El lenguaje incomprensible suele convertirse en éxito intelectual. La íntima asociación entre lo ininteligible y la admiración académica que eso provoca.

Introducción al tema

Sugiero una conexión del lenguaje confuso e incomprensible con el éxito y la admiración académica e intelectual. Cuanto más incomprensible sea el lenguaje usado, más fascinación provocará en muchos.

La siguiente cita muestra el lenguaje al que me refiero —con la disculpa de omitir la fuente que he perdido.

«Las estructuras de la modernidad neoliberalista no son sino las arcanas divagaciones de los intelectuales generadores de la burguesía justificada como realidad histórica, traídas a épocas que ya las trascendieron en cuanto a su utilidad social estando exentas de las cualidades que ahora son consideradas válidas y legítimas, en una concepción postmoderna donde no caben las hegemonías del capital y donde sólo es posible una concepción dinámica de la ética, la moral, así como lo es la del avance científico».

Mi tesis es que ese tipo de escritura, rebuscada y oscura que impide el entendimiento claro, causa más respeto y admiración académica que su opuesto. En otras palabras, el lenguaje incomprensible lleva al éxito y la popularidad intelectual.

Otro ejemplo que refuerza la descripción del tipo de texto al que me refiero.

«La afirmación hecha, sin duda simplista en sus proyectos palmariamente intemperantes, seguramente está causada por un menoscabo de juicio de la metamorfosis positiva del proceso de clases sociales que pone atención en lo efímero de una etapa justificada en el procedimiento a una meta que no es penetrada por quien sin duda de sufre de cartabones intelectuales que le imposibilitan sufragar lo que no entiende».

Descripción del fenómeno

La existencia de un lenguaje difícil y oscuro, que entorpece el entendimiento de su contenido, tiene una buena descripción en una de las novelas de Agatha Christie, al describir a uno de sus personajes:

«… y se veía también que había perdido la costumbre de explicar las cosas sencillamente. Las palabras se habían convertido para él en un medio que le servía para oscurecer los hechos…, no para aclararlos. Era un entusiasta de la frase conveniente; es decir, de la frase que suena bien al oído y carece por completo de significado» Los Establos de Augías

Una prueba en favor de la tesis sostenida es la siguiente, encontrada en Hazlitt, Henry, The Failure of the New Economics, dode se citan palabras de Paul A. Samuelson comentando el famoso libro de Keynes, General Theory of Employment, Interest and Money:

«Es un libro mal escrito, mal organizado; cualquier laico que, engañado por la reputación anterior del autor, compró el libro fue engañado por sus 5 chelines. No es adecuado para uso en el aula. Es arrogante, malhumorado, polémico, y no demasiado generoso en sus reconocimientos. Abunda en descubrimientos ilusorios y confusiones. . . . En resumen, es una obra de genio». The Development of Economic Thought, ed. by Henry William Spiegel (New York: Wiley, 1952), p. 767

Una evidencia de la idea que propongo: el éxito intelectual y académico de un texto esta asociado con su lenguaje incomprensible.

Otra evidencia

En la famosa obra de Hegel (1770-1831), Elementos de la Filosofía del Derecho, una de sus ediciones contiene una introducción que es digna de notar. Muestra el fenómeno que trato:

«Sus escritos son difíciles, incluso enojosos —cargados con un lenguaje impenetrable y pretencioso, del que su significado puede ser separado sólo con cirugía hábil y cuidadosa, incluso usualmente no sin riesgo de daño mortal». Hegel, Georg Wilhelm Friedrich, Wood, Allen W, and Nisbet, Hugh Barr (1991). Elements of the philosophy of right. (Allen W. Wood). Cambridge [England] ; New York. Cambridge University Press.

En otras palabras, Hegel es ilegible y si acaso alguien trata de encontrarle significado, de seguro comprenderá cosas distintas a las de otros que hagan lo mismo. El mismo Hegel escribe en el prefacio que considerará a cualquier crítica que no sea expresada como una discusión científica como una aserción aleatoria que «será tratada con indiferencia».

Un test para el lector

A continuación se presentan dos citas —y se solicita al lector decidir cuál de ellas es real y cuál ha sido inventada con el propósito de engañar.

1. «A pesar de todo, en la obra de Fuentes como de Cortázar, los temas abstractos no son propiamente los de una teoría acabada y formalizada, sino más bien valientes trozos de un paradigma de realidades pre-teóricas en un sentido cuasi dialéctico. Su discurso semántico es, como gran paradoja, post semántico y eso es lo que los vuelve significantes en nuestros tiempos».

2. «La narrativa del escritor/observador, en argumentos de actualidad atemporal, de ambos autores, los une si bien no temáticamente, sí una postura neoconceptual y postmoderna, muy al estilo de lo que alguna vez trató Sartre y, antes que él, Kierkegaard. El valor resulta obvio en un sentido expresionista de concientización jerárquica de develaciones hegemónicas».

Solución: las dos citas son falsas y han sido escritas con la intención de mostrar un lenguaje incomprensible que inspire respeto —usando palabras «pesadas» y al azar.

Otro breve test

Ahora determine si el siguiente texto es real —está bien, se lo digo antes de leerlo, sí, es real, de Hegel

«El sonido es el cambio en la condición específica de segregación de las partes materiales, y en la negación de esta condición; meramente una idealidad abstracta o ideal, como fuere, de esa especificación. Pero este cambio, concurridamente, es en si mismo inmediatamente la negación de la subsistencia material específica, la que es, por tanto, idealidad real de gravedad y cohesión específicas, v. gr.: calor. El calentamiento de cuerpos sonoros, como golpeados o frotados, es la aparición de calor, originados conceptualmente con el sonido».

El escándalo Sokal

El asunto llegó a un clímax con una broma conocida como el escándalo Sokal en 1996.

Alan Sokal, un profesor de Física, envió para su publicación un texto con el título La transgresión de las fronteras: hacia una hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica. Fue publica con toda seriedad a pesar de ser una tomada de pelo — un texto sin sentido.

El fenómeno del lenguaje incomprensible convertido en éxito intelectual es fascinante. Es la acreditación seria y formal de escritos que son charlatanería absoluta, rollo sin sentido, oscuridad locuaz.

Con una adición que hace toda la diferencia —se consideran ideas respetables producidas por mentes brillantes que suelen tomar expresiones de ciencias exactas aplicándolos a otros campos.

Un rasgo de la posmodernidad —el encandilamiento frente la oscuridad; el deslumbramiento frente a la opacidad.

Explicar la admiración de lo ininteligible, incoherente y oscuro es algo que debe llamar la atención, especialmente cuando su origen es el círculo de la intelectualidad académica.

De ella debía esperarse entre muchas otras cosas, una cualidad obligatoria, la claridad y precisión de ideas, conceptos y significados. Todo lo que hace posible la transmisión de pensamientos de una mente a otra. Para eso sirve el lenguaje, el que con esa charlatanería pasa a ser un instrumento opuesto a su propósito.

No pase envidia, usted puede escribir así

Si el lector desea escribir textos con lenguaje incomprensible y de esa manera construir una reputación de intelectual, hay una herramienta para hacerlo —vaya a genius.com (postmodernism-text-generator) y sin esfuerzo genere sus propios textos ilegibles.

Yo lo hice y generé lo siguiente —con la esperanza de obtener algún reconocimiento académico.

«La narrativa contextual foucauliana es la causa central del estado situacional presente, lo que implica un paradigma realista al mismo tiempo que ficticio, desde dentro y hacia afuera, que coloca al lector en la posición dialéctica del escritor, pero sin posibilidad de revertir los roles semióticos derridianos».

«En los planos subestructurales de la interpolación neocapitalista se encuentra la contextualidad descontextualizada del significado posmoderno marxiano aunque mejor escenificado en el plano gramsciano de la estasis sexoparadigmática que explica la explotación posmoderna».

«El tema central es, en las obras de Mann, la futilidad cuántica e incluso hasta podría decirse que el colapso diatónico de la sociedad entera, por acción de la iconografía capitalista que adquiere al lenguaje como un total parcializado, en un sentido de las teorías subsestructurales en las que la verdad equivale a la significación desmitificada del conductor del texto».

Una reconversión del lenguaje

El uso de un lenguaje incomprensible que facilita el éxito intelectual y académico es, en realidad, una reconversión del lenguaje.

El lenguaje, originalmente creado para trasladar información de una persona a otra, tiene un nuevo uso —el ocultar el significado de esa información trasladada. Es decir, se ha convertido en una herramienta para distorsionar y ocultar significados.

No siempre, no en todos los casos, pero sí en demasiados. Tal vez convertido en regla, más que excepción. Es como un nuevo cuento en el que cada persona define el significado de las palabras que usa y la mayoría de esos significados son incomprensibles, incluso para quien los crea.

En el país de las maravillas

«”Cuando yo uso una palabra” —dijo Humpty Dumpty— “esa palabra significa lo que yo quiero que signifique, ni más ni menos”».

Eso lo escribió Lewis Carroll en los libros de Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del espejo. Humpty es uno de los personajes de las rimas infantiles inglesas.

Si alguien dice, «Bebí la ventana y después comí la pared» las personas no le entenderán. Humpty Dumpty puede decir que para él ‘mentir’ significa ‘estudiar’ y que ‘estudiar’ significa ‘descansar’.

Un caso de leyes

Las quejas sobre el uso de lenguaje incomprensible son comunes, aunque quizá no tanto como debieran —como en el caso de la aplicación de la justicia y las leyes.

«Nada peor que los ciudadanos comunes intenten entender el Derecho. ¿Por qué algunas élites de las ciencias, finanzas, impuestos, medicina o jurisprudencia tienen la errónea creencia de que, a mayor complejidad del lenguaje, más elevado o profundo es su mensaje?» forbes.com.mx

Donde se ilustra una consecuencia del lenguaje incomprensible —el de convertirse en un idioma propio de grupos, cuyos miembros son los iniciados que se entienden y admiran entre sí.

Lenguaje incomprensible, éxito intelectual

El error ha sido expresado así, «…no confunda oscuridad con profundidad: lo más oscuro no es lo más profundo», una frase de Manuel Atienza (ibídem). Pero eso es lo que sucede en la realidad.

Lo oscuro es sinónimo de lo profundo, lo ilegible de lo penetrante, lo ininteligible de lo agudo, lo confuso de agudo, lo incoherente de lo inteligente. Y es así que el lenguaje incomprensible e ininteligible se convierte en una condición del éxito intelectual y de la fama académica.

Con un ingrediente adicional, ese lenguaje es usado no por la Ciencia que no lo admitiría —sino por quienes se mueven en los terrenos de lo social y etéreo.

Y unas cosas más para los curiosos…

Conviene ver alguna de estas columnas sobre el lenguaje:

En dos obras recomendables que he leído se comenta el llamativo fenómeno: Modern Culture de R. Scruton y otro del mismo autor, Fools, Frauds and Firebrands: Thinkers of the New Left.

La idea está bien expresada así:

«Conforme las sociedades decaen, el lenguaje también decae. Las palabras se usan para disfrazar, no para iluminar, acción: usted libera una ciudad destruyéndola. Las palabras son para confundir, de manera que en tiempo de elección la gente con solemnidad votará en contra de sus intereses». Gore Vidal