¿Qué es desregulación? Su significado y definición. Una gran política de retiro del control gubernamental sobre la economía que se justifica por el mayor dinamismo económico.

Desregulación, una definición

Ella es un proceso básicamente realizado por los gobiernos y que tiene como meta retirar controles innecesarios impuestos por la autoridad.

Ees un demantelamiento de los mecanismos de intervención económica, que persigue hacer que la economía sea más flexible y dinámica.

Ejemplos clásicos de desregulación es la anulación de los controles de precios, incluyendo al salario mínimo, los permisos y tarifas de importación, los subsidios a sectores y empresas, los controles monetarios y las leyes que impiden dinamismo económico.

La desregulación, por lo visto, es un proceso en dirección a la implantación de una economía más libre, más capitalista —menos intervenida, menos socialista, menos planeada centralmente.

La causa por la que se pide la desregulación es el tener una economía más dinámica y producir mayor prosperidad.

La desregulación es opuesta por quienes han derivado un beneficio del estado anterior de cosas, es decir, del intervencionismo económico.

Su esencia

Ella ha sido definida atinadamente así:

«La desregulación es el proceso de reducir o eliminar las normas que controlan una actividad económica con el fin de que sean las fuerzas de mercado las que determinen el equilibrio entre oferta y demanda». economipedia.com

O bien, de esta otra manera:

«Desregulación económica en el sentido amplio del término es la eliminación de una restricción, relacionada con alguna actividad económica, impuesta por el gobierno a los agentes. Se refiere a la liberalización de las fuerzas competitivas y la “no” obstaculización a la entrada y salida del mercado, que son sinónimo de la libertad de competencia». eumed.net

Desregulación: un proceso de transición

En otras palabras, la desregulación es un proceso de conversión o transición de una economía intervenida por el gobierno a una de libertad económica.

Consiste en el retiro de regulaciones, leyes, políticas y disposiciones gubernamentales que obstaculizan el funcionamiento de la economía.

Su justificación y razón

La desregulación se sostiene en la idea de que una economía libre produce mejores resultados que una economía intervenida o regulada. Un mercado libre, se dice, crea más prosperidad que un régimen de intervencionismo económico.

La evidencia da soporte a esa justificación. Uno de los ejemplos recientes más diáfanos es la experiencia sueca. Lo mismo que las comparaciones entre diversos países. Más la estrecha relación entre libertad económica y desarrollo.

Retirar obstáculos

La desregulación se comprende fácilmente como un retiro de obstáculos que frenan a las iniciativas económicas de los particulares, limitando el uso del talento de los ciudadanos. La desregulación busca liberar el talento de las personas porque así se logra mayor dinamismo económico.

Es la aceptación de que existen economías frenadas por culpa propia de políticas intervencionistas.

Políticas que toman diversas formas. Por ejemplo, créditos, impuestos y subsidios; regulación de precios y su control; cuotas y tarifas de importación y exportación; precios de garantía y control de cambios.

Y en general, las medidas derivadas de la rectoría estatal de la economía del país, con medidas aislacionistas y políticas de autosuficiencia.

Esos son los obstáculos que se retiran y desmantelan en un proceso de desregulación económica.

Conceptos relacionados

La desregulación se asocia a la liberación general de la economía. Y, por eso, está relacionada con las ideas de privatización de empresas manejadas por el gobierno.

La desregulación es prácticamente un equivalente a la noción de las reformas estructurales. Y se le relaciona también con el Consenso de Washington.

Los opositores a la desregulación

Los opositores a la desregulación son tradicionalmente empresas que tienen privilegios como la protección contra importaciones, las empresas que gozan de patrocinio estatal para evitar la competencia nacional y, claramente, las empresas propiedad del estado.

También se oponen a la desregulación otros, como los sindicatos que reciben privilegios estatales y cuyos afiliados derivan condiciones de trabajo excepcionales.

Igualmente se oponen a la desregulación en general, los grupos de presión política, que obtienen fondos estatales a cambio de apoyo político. Eso que es descrito como capitalismo de amigos.

La desregulación es un ataque frontal al modo de vida de empresas, sindicatos, personas y organismos que han hecho del intervencionismo una forma de vida.

Y, es claro también, que a la desregulación se oponen los partidarios doctrinarios del intervencionismo y del socialismo, siempre enemigos del neoliberalismo.

La frase usual para justificar al intervencionismo económico es la de «entrar a corregir las deficiencias del mercado libre», que sin duda las tiene. Pero presuponiendo que el intervencionismo no las tiene mayores.

Discusión

Precisar el significado de capitalismo y de desregulación es útil para asociarlos entre sí y comprender algunas causas de sucesos actuales:

• La desregulación contiene propuestas promovidas por quienes quieren una economía capitalista, de libres mercados —lo que justifican con la mucho mayor capacidad del capitalismo para generar riqueza y mayor bienestar.

• Las solicitudes de la desregulación son opuestas por dos grupos, los que resultarían afectados en sus bolsillos y privilegios, y también por quienes son partidarios desinteresados del socialismo, del intervencionismo y sus similares.

Y otras cosas para el curioso…

Conviene ver una o dos de las siguientes columnas: