libertades culturales
Pluma: símbolo de libertad cultural EGG 2001

¿Que es lo políticamente correcto? Su significado y esencia, pero sobre todo, el análisis, efectos y consecuencias de la corrección política. Un concepto basado en la clasificación de grupos sensibles que no se permite ofender.

.

Corrección política, definición

Lo políticamente correcto puede ser entendido como una exigencia:

«estar de acuerdo con la creencia de que el lenguaje y las prácticas podrían ofender las sensibilidades políticas (como en asuntos de sexo o raza) deben ser eliminadas». merriam-webster.com. Mi traducción

La esencia de lo anterior se mantiene en esta otra definición:

«El término corrección política, adjetivamente «políticamente correcto», comúnmente abreviado “P.C”, por sus siglas del inglés “Political Correctness”, se utiliza para describir el lenguaje, las políticas o las medidas destinadas a evitar ofender o poner en desventaja a personas de grupos particulares de la sociedad». es.wikipedia.org

Y otra definición más personal:

«Si tú dices que alguien es políticamente correcto, quieres decir que es muy cuidadoso de no ofender o inquietar a ningún grupo de personas en la sociedad quienes tengan una desventaja, que han sido tratadas diferente por su sexo, raza, o incapacidad». collinsdictioary.com

Ejemplos reales

Fue reportado que la palabra en inglés ‘brainstorming‘ (literalmente tormenta de cerebro), fuese cambiada en el Reino Unido a thought showers (duchas de ideas) —con el propósito de no causar ofensa a los epilépticos.

Es lo que ha sido comentado: ciego o sordo se convierte en minusválido, «la palabra cárcel (seis letras) o prisión (siete) por establecimiento penitenciario (de veintiocho)» y, con sarcasmo, «Si un negro vive en USA, habrá que llamarle afro-americano. Si en África, subsahariano. Por la misma razón todos los europeos, vistos desde África somos norsaharianos».

O bien, el retiro de símbolos religiosos en escuelas.

«Palabras tales como “gitano” y “oriental” son derogatorias. En su lugar, utiliza “roma” por “gitano” y “asiático” en lugar de “oriental”. Hasta las palabras “novio” y “novia” pueden ser políticamente incorrectas cuando no conoces a la persona, porque ambas asumen la heterosexualidad […] También es buena idea evitar el uso del término “Dios” o “dios”. Cada grupo religioso tiene nombres diferentes y reglas distintas para mencionar el término. Las personas de la fe judía no hablan igual de dios, los musulmanes se refieren a su dios como a Alá y los hindúes adoran a muchos dioses diferentes […] puedes decir “Estimada concurrencia” en lugar de “Damas y caballeros” cuando intentes obtener la atención de un grupo». Wikihow

Lo políticamente correcto y el lenguaje

La intención de los ejemplos extremos anteriores facilita entender que la corrección política es esencialmente un reclamo de palabras adecuadas y otras reprobables —según ellas lastimen o no sensibilidades seleccionadas.

«El lenguaje políticamente correcto va más allá de los eufemismos. Está relacionado con la intención de no ofender a otros, que pueden ser minorías raciales o de género. Por ejemplo, aunque el uso correcto del español permite usar la expresión ‘asociación de padres de familia’, por corrección política, no falta el que prefiera decir: ‘asociación de padres y madres de familia’ para no excluir a las mujeres». eltiempo.com

Por tanto, es posible entender a las corrección política como una censura de palabras, a las que clasifica en libres o censurables. Como con humor muestra lo siguiente:

«Siempre pensé que era pobre. Pero un día me dijeron que no era pobre sino ‘necesitado’. Más tarde supe que era contraproducente pensar en mí mismo como necesitado: en realidad era ‘desfavorecido’. Luego escuché el término ‘desafortunado’ pero ya estaba en desuso: hoy soy ‘desaventajado’. Sigo sin tener un centavo; pero he ganado un gran vocabulario». Jules Feiffer, citado en disidentia.com

Censura de palabras según sensibilidad supuesta

Buena parte de lo políticamente correcto consiste en la sustitución de palabras o expresiones —bajo el supuesto de que eso es muestra de sensibilidad hacia otros que de otra manera s sentirían ofendidos.

Por ejemplo, recomendaciones de no usar ‘dialectos’ sino ‘lenguas indígenas’, o no decir ‘enfermos de SIDA’ sino ‘personas que viven con SIDA’ y no decir ‘abuelitos’ sino ‘personas adultas mayores’.

O bien, no decir ‘ilegales, refugiados, exiliados’ sino ‘personas en movilidad humana’.

Estructura de la corrección política

Es posible analizar el esquema de su construcción son los elementos siguientes.

  • Una persona o más pertenecientes a un grupo clasificado como «sin desventajas». El grupo A.
  • Una persona o más pertenecientes a otro grupo clasificado como «con desventajas», el grupo B.
  • La suposición de que el grupo B es sensible y se ofendería en algunas situaciones que traten su desventaja.
  • El reclamo de que el grupo A no use palabras ni trate temas que puedan herir la sensibilidad del grupo B.

Tratamiento asimétrico

Una característica esencial de la corrección política es su asimetría de tratamiento. Es decir, protege solamente las sensibilidades y susceptibilidades de ciertos grupos, no los de la totalidad de las personas.

Protege al grupo B que clasifica como débil y en desventaja, pero no al A, al que supone como fuerte y con ventajas. Esto significa que lo políticamente correcto permita lo que pueda herir las sensibilidades de A, pero prohiba lastimar las de B.

Esta asimetría es, por eso mismo, discriminatoria y alimenta la tendencia a fabricar formas de censura, no solamente de palabras.

Censura de temas ofensivos

La corrección política, entonces, implica una modificación en el uso de palabras, recurriendo a un vocabulario permitido y otro prohibido. Esta censura recomendada de palabras, sin embargo, lleva lógicamente a otro plano.

Como consecuencia, produce otro listado, el de temas permitidos y prohibidos, según se piense que lastimen o no las sensibilidades de los grupos clasificados como en desventaja.

Como escribió A. Makine: «Lo políticamente correcto es una forma de totalitarismo occidental». Es una censura de temas y de palabras sustentada en el deseo de no herir susceptibilidades.

Esta es una consecuencia inevitable de lo políticamente correcto: la prohibición de usar términos y tratar temas que sean vistos como ofensivos para ciertos grupos.

Si la expresión x o el tema w hieren las sensibilidades de un grupo considerado en desventaja, x y w son retirados de conversaciones, discursos, publicaciones. Pero no, si esos mismos temas lo fueran para un grupo considerado en ventaja.

Verdad versus sentimientos

El efecto de lo anterior es el sacrificar a la búsqueda de la verdad ante la posibilidad de herir sentimientos. Si una investigación, un editorial, un artículo apuntan una opinión racional y quizá verdadera, pero que pueda lastimar a un cierto grupo, todos ellos deben ser censurados.

Los sentimientos, las sensibilidades y susceptibilidades son percepciones subjetivas, variables y vagas, que no admiten criterios objetivos sujetos a exploración racional. Es decir, el criterio de censura es igualmente subjetivo, variable y vago.

Si, por ejemplo, una investigación histórica revela un suceso real que hiere los sentimientos del grupo B, ella será atacada y censurada, pero no si hace eso mismo con el grupo A. Es así que la verdad deja de importar, al igual que el razonamiento y la lógica.

Formas de censura

Para poder funcionar, la corrección política debe tener una manera efectiva de implantar castigos a quienes usen los términos o traten los temas prohibidos. De otra manera no tendría éxito.

Lo políticamente correcto recurre a la fuerza gubernamental para las prohibiciones que solicita, por ejemplo, para castigar legalmente el uso de algunas palabras.

Puede también recurrir al ostracismo, es decir, al aislamiento de los que se atreven a violar sus preceptos. Esto toma la forma de despidos, aislamiento de publicaciones. Por no mencionar ataques en redes sociales y, en lo general, eso que temió Mill, a la mayoría como fuerza opresora de la libertad.

Políticamente correcto, resumen

Se ha examinado el concepto de la corrección política, exponiendo su naturaleza, mecanismo, estructura, elementos, pero sobre todo su consecuencia negativa en la libertad de expresión.

Una buena intención sustentada en el deseo de tratar a las personas con corrección, educación y buenas maneras, ha sido ampliada hasta convertirse en una poderosa arma de censura.

Una historia breve

El presidente de Harvard, Lawrence Summers, en 2005 habló sobre un hecho a examinar: las diferencias entre hombres y mujeres para explicar la razón por la que existen más hombres en campos científicos.

El tema es válido, la realidad generaba curiosidad y había otra evidencia consistente: entre los reales genios con IQ de 170 o más, hay 30 veces más hombres que mujeres. Los datos podían ser falsos o incompletos, pero es obvio que deben investigarse.

Esa es la conducta racional, la de hacer preguntas. El resultado fue la terminación de Lawrence Summers en su puesto y el nombramiento de Drew Gilpin Faust, una feminista radical.

Para terminar, algunas frases de George Orwell:

«En tiempos de engaño, decir la verdad es un acto revolucionario»

«Todos los animales son iguales, pero hay unos animales más iguales que otros»

«La manera más efectiva de destruir a las personas es negar y arrasar su propio entendimiento de su historia»

«Pero si el pensamiento corrompe al lenguaje, el lenguaje también corrompe al pensamiento».



.

Y unas pocas cosas más…

Debe verse:

Un manifiesto contra la censura

Otras ideas relacionadas:



[Actualización última: 2020-08]