La Razón Del Mal

Quien no ha tenido sufrimientos no es capaz de acompañar al prójimo ni en alegrías ni en penas; las penas de la vida son necesarias para humanizar nuestros sentimientos, para generar en nosotros las virtudes cristianas…