Cada Uno su Mundo

La conclusión de una total separación, según Locke, entre los asuntos eclesiásticos y los asuntos gubernamentales, es lo que hace que ninguna persona puede ser afectada en sus bienes civiles por causa de la religión que profesa.

Mi utopía y la tuya

La única solución posible es un arreglo social en el que sea factible que cada ciudadano haga realidad su propio plan personal, en el que cada persona pueda realizar su propia utopía y no uno en el que alguien imponga su utopía sobre los demás.