Un producto del capitalismo

¿Es o ha sido México un país con un régimen capitalista? La respuesta es no, no lo ha sido realmente nunca. Pero México sí tuvo posibilidades capitalistas hace varias décadas, en los años 40 del siglo pasado. Sería otra la historia si ellas hubieran pasado a ser realidad.

9 minutos

.

Introducción

El texto comentado es una selección de una conferencia dada por su autor en el Ludwig von Mises Cultural Institute de la Ciudad de México, en septiembre de 1998. Véase «Mises on Mexico»

Se celebraba la publicación en español de Los Problemas Económicos de México: ayer y hoy de Ludvig von Mises. El texto de Mises fue escrito en 1943, pero publicado hasta 1997.

Bettina Graves encontró el texto referido en 1997, entre los papeles inéditos de Mises. El tema es el de los problemas económicos del país. Y, por extensión, las posibilidades capitalistas de México.

Las notas ignoradas de Mises

Turrent señala al inicio que la preocupación central de Mises iba más allá de la situación de ese tiempo en México —Mises se enfocó a las cuestiones estructurales, las políticas socialistas mexicanas y universales.

México en 1943 tenía como presidente a Manuel Ávila Camacho (1940-1945), pero antes había pasado por la presidencia de Lázaro Cárdenas (1934-1940).

Por suavizadas que se vean ahora las situaciones de ese entonces, no creo que haya duda que para un observador objetivo, el país era gobernado bajo un sistema socialista y así seguiría por décadas, con un alto intervencionismo estatal. Las posibilidades de un régimen capitalista en México eran al menos reducidas.

Fue la época del llamado milagro mexicano o desarrollo estabilizador: la serie de políticas sustentadas en la sustitución de importaciones y la reforma agraria: dos políticas equivocadas y que produjeron lo lógico, un crecimiento menor al potencial y una situación de pobreza crónica que aún se sufre.

El principio

El primer punto de Turrent, sobre las notas ignoradas de Mises, es señalar la confianza de Mises en los mexicanos —capaces, como se demuestra en los trabajos de épocas anteriores y de tiempos actuales, e incluso en una geografía favorable en general, a pesar de zonas desérticas.

No hay problemas en estos terrenos. Lo que debe examinarse es la política económica y que ella sea prudente para lograr una prosperidad continua de largo plazo. ¿Hay posibilidad de seguir políticas capitalistas en México? Sí, pero…

El punto es claro —los recursos naturales son de escasa importancia relativa. Lo que importa es el manejo de esos recursos, es decir, la gran política económica adoptada.

Para desfortuna de México, la herencia cardenista de los años 30 fue mantenida en las décadas siguientes, con el estado jugando un papel opuesto al desarrollo. El proteccionismo era un callejón sin salida y populismo fue su continuación lógica, incluyendo las crisis siguientes.

A continuación presento un resumen puntual de lo dicho por Turrent en ese texto —a lo que he añadido comentarios míos.

El dinero fácil, las políticas de Keynes crean inflación y son una falacia

La estabilidad monetaria es parte de la política general económica prudente —una idea que brilla por su ausencia en, por ejemplo, la época populista, aunque por un tiempo pareción ser una creencia sólida.

Sin estabilidad monetaria no hay formación de capital y sin capital no hay crecimiento —con dinero fácil los resultados son de corto plazo, pero en el largo plazo surgen crisis que lastiman a todos, especialmente a los más pobres. La estabilidad no es una meta, sino una condición necesaria.

Es de señalarse la en general política conservadora en el manejo de las finanzas públicas durante el milagro mexicano —a la que se renunció durante el populismo y que excepto por casos aislados ahora parece ser una lección aprendida.

Déficit público, salud fiscal, gasto público

Las notas ignoradas de Mises fueron en contra de la sabiduría convencional de ese tiempo atacando al gasto público desequilibrado y que por eso necesita financiamiento —produce inflación si está subsidiado por el banco central y transfiere recursos si se financia con deuda.

El gasto público presupone que el gobierno gasta mejor que la gente, y esa reducción de recursos privados reduce los recursos de los emprendedores y el ingreso de los necesitados.

La idea de la abundancia de recursos mexicanos que predecía prosperidad fue contrariada por Mises, igual que por Daniel Cosío Villegas —la reforma agraria originaria de la revolución mexicana dañaba al país:  menores cosechas en 1937 de maíz y trigo que en 1907, y en frijol, menor que en 1897.

Ya que no había derechos claros de propiedad, la tierra no era cultivada con eficiencia, un punto en común con Manuel Gómez Morín, ni era capaz de atraer las inversiones necesarias. Copiar el sistema soviético era negativo.

En otras palabras, la reforma agraria fue un error gigantesco, causante de pobreza crónica mexicana que aún hoy se sufre y, en algunas mentes, debe conservarse.

Los subsidios al campo son un lujo que México no podía darse, ni entonces ni ahora. Mises afirma que la reforma agraria es un sistema que sustituye unos privilegios por otros, igual de negativos.

Las posibilidades capitalistas de México fueron anuladas por la mentalidad que pensaba de esa manera, en el intervencionismo gubernamental.

Demografía, población, comercio exterior

México era comparativamente sobre poblado, con exceso de población agrícola no productiva, lo que significaba ingresos bajos —la solución era la industrialización productiva que sea respuesta a oportunidades reales de negocio.

Mises, en sus notas ignoradas, abogó por lo opuesto que se hizo durante décadas —un mercado de fronteras abiertas, el que llegó cuarenta años después y que en ese tiempo debió parecer revolucionario. Otro México existiría hoy de haber hecho caso a las notas de Mises.

La gran idea era tener una industria creciente en un ambiente abierto produciendo a precios que permitan elevar niveles de vida y generando exportaciones que permitieran las importaciones —el problema mexicano era el de patriotas sufriendo las falacias mercantilistas tan de moda en ese tiempo.

El proteccionismo daña a la agricultura impidiendo sus exportaciones; eleva los precios de los bienes industriales que no pueden ser adquiridos por la población rural; y los altos precios de los bienes de industrias protegidas frenan su exportación y eso impide tener divisas para importar.

La industria protegida crearía empleos, pero los precios altos de los bienes actúan en contra de los ingresos de los trabajadores —el crecimiento sostenido del nivel de vida no sería posible. El proteccionismo era un callejón sin salida y perdurarían los bajos estándares de vida. La recomendación de Mises: la apertura unilateral.

Salarios, ingresos de los trabajadores

La apertura comercial, dijo Mises, debe ser acompañada de una política de salarios para dar resultados —alejarse de los salarios por decreto, lo que disminuye la competitividad y el empleo.



El secreto estaba en la expansión de la industria, con cada planta creada elevando más demanda de trabajadores, que es lo opuesto del resultado de salarios por decreto que únicamente elevan los ingresos de quienes mantienen sus empleos e impiden la creación de empleos para otros, los que tienen ingresos muy bajos.

Fotografía de la calle en la Ciudad de México«Fotografía de la calle en la Ciudad de México» by kevin dooley is licensed under CC BY 2.0

Ferrocarriles, petróleo, electricidad, capital

La iniciativa de Mises proponía la participación privada en esas industrias —sin confianza no puede haber inversiones. Igualmente, las cooperativas no pueden funcionar como las empresas privadas, lo que fue visto con claridad al principio de los años 70.

Lo que México necesita es capital venga de dónde sea, para mejorar el bienestar de la población —el desconocimiento de la deuda y la expropiación de inversión extranjera atacan a la propiedad y elevan riesgos de inversión al percibirse arbitrariedad y falta de seguridad.

Los impuestos excesivos paralizan la inversión, por lo que recomendaba no hacer eso.

Las posibilidades capitalistas de México

Nada de lo que dijo Mises tuvo efecto, a pesar de lo razonable y sólido de sus razonamientos —Turrent especula sobre el por qué esas posibilidades dasaparecieron.

Las ideas de las notas ignoradas de Mises estaban en franca oposición a las ideas sostenidas entonces y en las siguientes décadas —y, desde luego fueron contrarias a los intereses de grupos que hubieran sido dañados: sindicatos, la burocracia agraria, los administradores de empresas públicas, los empresarios protegidos y los maestros que enseñaban la nueva religión del estatismo, dice el autor.

Pero sobre todo, las ideas de ese tiempo en México —lo que deja a la imaginación volar: el destino de México hubiera sido otro, creo, mucho mejor, de haberse hecho caso a esas notas de Mises.

No habría existido eso que suele llamarse milagro mexicano y se hubiera tenido un crecimiento sostenido, sólido y sin las crisis que acontecieron años después.

Una de las partes de ese manuscrito de Mises dice que,

«El atraso económico de una parte de la población agrícola de México justifica la intervención del gobierno. Está bien que el gobierno aconseje a los peones cómo establecer y administrar cooperativas. Se pueden defender incluso pequeños subsidios para las cooperativas recién formadas. Pero sería un error subsidiarlos permanentemente o otorgarles privilegios fiscales. De nada sirve enmascarar el fracaso de ninguna institución con tales medidas. México no es lo suficientemente rico como para darse el lujo de desperdiciar». Mi traducción

Conclusión

La lección que puede obtenerse es simple: existen ideas que son opuestas al desarrollo —no hablo de los objetivos de crecimiento que por igual comparten los socialistas y los liberales, sino de las políticas económicas que son mejores para lograrlo.

México, en el principio del siglo 21 mantiene en algunos sectores las mismas ideas a las que se opuso Mises y ellas han tomado nuevo ímpetu.

Las notas de Mises de los años 40 siguen siendo igual de válidas décadas después y conviene recordarlas para no cometer el mismo error una vez más.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2021-04]