Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Burbuja Sentimental
Eduardo García Gaspar
8 diciembre 2016
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


Nuestros tiempos tienen sus rasgos. Uno de ellos es el de un especial entendimiento de la vida.

La vida comprendida especialmente por la generación de los «millenials».

Sean o no de esa generación, hay en nuestros tiempos rasgos que marcan un estilo general de vida propia y que pienso que bien vale una segunda opinión.

• La exaltación del sentimiento, del feeling y de la piel delgada, por encima de la razón y el pensar.

«He comentado lo importante q son las emociones y los sentimientos.No solo por el hecho d es lo q tenemos en comun con el resto de animales humanos o no.Creo q es la forma rapida de comunicarse con cualquier forma de vida.Para convivir y respetar cualquier forma de vida.Porq todos los animales con sistema nervioso sienten.Todos podemos hablar el lenguaje de los signos y las emociones.El 4 chakra es eqilibrio entre lo animal y lo divino». Foro Vegetariano (sic para todo)

A lo que se une el reclamo de respetar los sentimientos propios, demandando a los demás que no hieran los sentimientos personales de nadie, en lo que el uso del lenguaje políticamente correcto es el instrumento por excelencia.

El problema es obvio: los sentimientos son subjetivos y solo puede percibirlos el afectado, lo que los vuelve irrelevantes en cualquier discusión sana. Si es ofensivo escuchar opiniones contrarias a las propias, la única solución posible es el refugiarse en confinamiento solitario, en una burbuja.

• La creencia de poder ser y hacer lo que sea, y que en caso de fracaso produce el rol de víctima.

Entre buena parte de los jóvenes, creo, se encuentra esa idea de que es suficiente la voluntad para alcanzar lo que sea, creyendo ser un ser excepcionalmente dotado. La realidad es que pensar que uno es muy creativo no basta, aunque lo hayan dicho los papás y los amigos.

Y el mundo es imperfecto. No siempre reconoce talentos y, peor aún, está lleno de cosas indeseables, como el tener que trabajar mucho para ganarse la vida. No, no se tendrán grandes ingresos estudiando ciertas carreras y, más todavía, las matemáticas son necesarias en casi todo trabajo.

Cuando alguien piensa que sus talentos no son reconocidos, adopta el papel de víctima social, pensando que es injusto que no se celebren los obvios talentos que tiene. Se verá a sí mismo como víctima, un caso de discriminación injusta.

Hay que reconocer que en la realidad el tener un grado universitario en ciertos campos de estudios puede ponerlo a uno en desventaja. Sí, hay carreras con muy escasa utilidad y estudiarlas es responsabilidad propia, por lo que no puede justificarse la queja posterior. Si alguien se hace especialista en «estudios de género», que no espere mucho.

• La idea de que se tienen derechos amplios sin sus correspondientes obligaciones.

La posibilidad de hacer algo, lo que sea, es clasificada como un derecho que hace un reclamo a los demás, el respeto automático. Es una burbuja de derechos sin responsabilidades, dentro de la que se piensa que el sexo es un derecho al placer con reparto gratuito de condones y abortos pagados con fondos públicos.

Una burbuja dentro de la que está la idea de que todo es un derecho, de que todos son sentimientos y de que todo puede hacerse. Una burbuja que se rompe fácilmente cuando se enfrenta cualquier opinión opuesta y ocasiona el reclamo de tolerancia exaltada al máximo.

Una burbuja asimétrica que demanda ser respetada exigiendo protección: los demás no pueden opinar sobre mí, pero yo sí de ellos. Se crea así un mundo en el que se busca el aislamiento de toda amenaza posible, especialmente de opiniones opuestas,

Opiniones que se ven como ataques personales y son contestadas sentimentalmente.

En fin, lo que he querido hacer es poner atención al fenómeno del sentimentalismo que parece haberse establecido entre muchos (vea las reacciones ante el triunfo electoral de D. Trump, por ejemplo).

Un sentimentalismo que impide pensar y manda a acciones tontas, como el aislamiento comercial de Trump, a la ayuda atropellada a los pobres, a los excesos de la libertad y, sobre todo, a la renuncia de la razón.

Post Scriptum

Para esta columna tomé como punto de partida «7 Harsh Realities Of Life Millennials Need To Understand» de Tyler Durden.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

ContraPeso.info en Twitter

Recuerde, estamos ya en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.