¿Qué es actitud? La definición de una predisposición personal frente a estímulos. La forma de reaccionar ante cosas y eventos.

7 minutos

Actitud, definiciones amplias

La definición de la palabra ‘actitud’ suele referirse a «el estado de ánimo que se expresa de cierta manera».

O bien, comprenderse como:

«un procedimiento que conduce a un comportamiento en particular. […] el comportamiento habitual que se produce en diferentes circunstancias. Las actitudes determinan la vida anímica de cada individuo. Las actitudes están patentadas por las reacciones repetidas de una persona».

Y, más aún, suele incorporarse un elemento de optimismo versus pesimismo, en aclaraciones como esta:

«Aquellas disposiciones que nos ayudan a desenvolvernos frente a las exigencias del ambiente pueden englobarse en lo que se denomina actitud positiva. […] la actitud negativa es fuente inagotable de sinsabores y sentimientos derrotistas».

Es entonces posible llegar a una definición que resuma con exactitud el significado de actitud:

Actitud es la manera concreta con la que una persona reacciona cuando percibe un estímulo externo y que corresponde a una predisposición previa ante ese estímulo.

Actitud, sus elementos

Como todo elemento abstracto, ‘actitud’ admite ser definida de diversas maneras, soliendo contener elementos como los siguientes.

1. Persona

Un elemento personal o subjetivo, propio de cada individuo y variable entre ellos.

Ese elemento de variedad podría ser usado para construir distintas tipologías de actitud. Como la positiva/constructiva versus la negativa/destructiva, aunque puedan existir muchas más.

Por eso se habla de actitudes egoístas, altruistas; emocionales, racionales; sensibles, insensibles; impulsivas, reflexivas; y demás.

2. Predisposición personal

Contiene un claro elemento de predisposición personal que se manifiesta en el momento en el que la persona está frente a eso ante lo que tiene predisposición.

La persona, por su actitud, tiende a reaccionar de la misma manera todas las veces que tiene frente a sí un mismo estímulo o estímulos similares. Como el ateo frente a la religión en general, ante un rabino o ante el Papa.

3. Intensidad

Un elemento de intensidad variable de esa predisposición, que puede ser muy bien ilustrada en la actitud intensa de los fans de equipos de futbol ante equipos contrarios, especialmente los enemigos más marcados.

4. Conducta observable

Un elemento observable, típicamente conductual, que manifiesta una forma de comportarse frente al estímulo. Como cuando se habla de observar actitudes provocativas, de desinterés y otras más.

Este elemento observable podrá mantenerse oculto mientras la persona no tenga frente a sí al estímulo que es su objeto.

5. Patrón consistente

Otro elemento de consistencia en el tiempo que da lugar a un patrón de conducta observable y consistente. Esto puede ser ilustrado en la actitud machista que quien tiene esa cierta actitud frente a las mujeres.

6. Conocimiento

La predisposición que contiene la actitud necesita de un elemento cognitivo, es decir, de conocimiento del estímulo y sobre el que se presupone saber algo. Como puede sucederle a quien «sabe» que todos los hombres son violadores y actúa en consecuencia.

En la predisposición actitudinal hay contenidos esos contenidos de «conocimientos» considerados reales por la persona y que le conforman una inclinación que puede ir de favorable o desfavorable en intensidades muy variables.

Esto es lo que lleva a, por ejemplo, considerar siempre como positivo todo lo que hace y dice el candidato favorecido por la persona. Incluso desechando lo malo que se diga de él, quizá por medio de explicaciones extremas.

7. Direccionalidad específica

La actitud es claramente direccional y específica. Está orientada a un objeto que es el estímulo que permite observar la actitud, aunque esto puede ser a veces muy difícil.

Necesita un objeto externo a la persona hacia el que se dirige la actitud, es decir, esa predisposición interna a la persona.

Afinaciones

Puede ser comprendida como una disposición previa en el ánimo de la persona al enfrentar estímulos diferentes, pero de manera consistente ante estímulos iguales o similares.

Las actitudes se forman en el tiempo por una mezcla compleja de factores como educación familiar, escolaridad, experiencias, influencias de terceros —y mucho más.

Esta formación paulatina de actitudes muestra que su cambio no puede ser veloz y que en lo general requerirá también tiempo.



Historias, ejemplos de actitudes

Un buen ejemplo de actitud es la del novato que jugó su primer partido junto a Michael Jordan, anotó dos canastas y declaró que después que se sentía muy bien. Dijo: «Entre Jordan y yo anotamos 60 puntos».

👁 El amo y su perro

Por años, el dueño había entrenado al can a jugar póquer. A tal destreza llegó el can que podía calcular probabilidades mejor que una computadora.

El amo tenía en mente un objetivo, llevar a su perro a Las Vegas y sentarlo a jugar en las mesas de los apostadores fuertes para hacerse de una gran fortuna en corto tiempo. El perro jugaba mejor que casi cualquier humano, pero su dueño tenía una muy triste actitud.

Cuanto mejor jugaba el perro, más tristeza sufría su amo. La razón: cada vez que su perro tenía una buena mano, movía la cola en proporción directa al valor de esa mano… y no lo podía evitar.

👁 El niño y su regalo de Navidad

La vieja historia del niño que se levanta muy temprano por la mañana y corre hasta el árbol de Navidad para ver sus regalos, encontrando tan solo estiércol. Ante eso, abre los ojos, se da media vuelta y corre hasta la recámara de sus papás, a los que despierta con enormes gritos, diciendo: «Papá, mamá, el Niño Dios me ha traído un caballo pero aún no lo encuentro».

👁 La isla con buen clima

Una pequeña isla situada en tal posición que gozaba de un clima maravilloso todo el año. Los días eran templados y las noches frescas. Y esto fue siempre parte de los sermones que por años daba un sacerdote. No había domingo ni fiesta de precepto en la que el cura no hiciera mención del clima, pidiendo a sus feligreses que se unieran a él para dar gracias a Dios por ese clima bendito.

Años y años transcurrieron así, alejados de los terribles huracanes que eran frecuentes en otros lugares cercanos, pero no en la isla. Hasta que un cierto mes de septiembre, un lunes un terrible huracán llegó a la isla produciendo grandes desastres.

Los habitantes, unos días después, comenzaron a preguntarse lo natural. ¿De qué hablaría el sacerdote el siguiente domingo después de lo sucedido?

Conforme pasaban los días, la expectación creció hasta que llegó el domingo y la iglesia se llenó más de lo acostumbrado. Comenzó la misa y la gente esperaba la hora del sermón, la que por fin llegó.

El sacerdote dijo: «Señor, como todos los domingos te damos las gracias por el clima con el que has bendecido a esta isla y a sus habitantes y te damos gracias por habernos enviado el huracán de hace unos días, para recordarnos los pocos huracanes que nos has mandado».

Resumiendo

Una gran manera de resumir lo anterior es la siguiente, en una página que merece ser visitada para este tema:

«Conjunto de creencias y de sentimientos que nos predisponen a comportarnos de una determinada manera frente a un determinado objeto» psicologia-social-roiel.blogspot.mx/

Y que contiene tres elementos centrales:

  • Cognitivo: el conocimiento que la persona presupone tener acerca del objeto de su actitud,
  • Afectivo: la opinión resumida general, favorable o no, del objeto de la actitud.
  • Conductual: la predisposición orientada a la conducta de patrón consistente.

Las actitudes tienen un gran terreno de observación y estudio en la Política:

«La actitud política es una disposición persistente que condiciona las reacciones ante situaciones políticas. Se manifiesta en diversos modos de afrontar las relaciones con el poder: frente a la autoridad (obediencia, aceptación, rebeldía); frente al gobierno (aceptación, indiferencia, cuestionamiento) ; y en diversas representaciones sobre los fines que debiera cumplir el poder, o reacciones frente a estímulos políticos diversos: tensiones internacionales, conflictos sociales, problemas financieros, cuestiones religiosas, etc». eumed. net

Incluso, las preferencias políticas de muchos podrían verse como ejemplos de actitud frente a, por ejemplo, mercados libres por parte de un socialista, un liberal, un conservador, un capitalista, o cualquier otro —ante los que ellos mostrarán diversas intensidades favorables o desfavorables.


Otros lectores también leyeron…