Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Motivación Humana
Eduardo García Gaspar
7 diciembre 2016
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Son cosas que fascinan. El proponer tres motivos básicos de los humanos llama la atención.

Cuando los alumnos escuchan cosas como estas en una clase, de inmediato las anotan. ¡Es algo simple!

Tomemos una propuesta de eso precisamente, la clasificación de los motivos humanos. Usted esperará cosas como esta:

«Los motivos pueden clasificarse según las necesidades del hombre y se agrupan en básicas o fisiológicas, sociales, psicológica y existenciales» PsicologiaBachi.blogspot.mx

Y a eso suele seguir una larga lista de necesidades obvias, como la respiración o el tener éxito. En fin, nada que no se sepa con anticipación y con una fuerte capacidad para no sorprender.

Aunque a veces, sí hay sorpresas. Una de ellas en un libro que he usado ampliamente, en la parte que examina las ideas de A. Schopenhauer (1788-1860). Resulta que propone tres motivaciones humanas.

La primera es una que no causa sorpresa alguna, el interés propio. Usted se lo imagina, eso de buscar el beneficio personal y que podría admitir una exploración potencialmente rica si se habla del interés personal ilustrado. Pero olvidémonos de esto.

Vayamos a la tercera motivación, que es la de ayudar a otros, eso que conocemos como compasión. Tampoco produce sorpresa, aunque su unión con el interés propio podría crear posibilidades muy ricas para explorar.

La segunda motivación humana, según Schopenhauer, es lo que realmente causa sorpresa. Al menos yo no hubiera esperado encontrarla entre una muy limitada lista de tres motivaciones humanas.

Es la malicia. Usted puede imaginarla con otras palabras: maldad, malignidad, perversidad. Hasta aquí solo llama la atención el que haya sido incluida como segunda motivación y eso es revelador: tenemos la motivación de ser malos. La maldad nos mueve. Cruda realmente es la afirmación.

Muy bien, hay sorpresa, pero ella es aún mayor con lo que sigue.

No nos extraña mucho la conducta malvada de quien busca así un beneficio personal. El mal causado en el otro representa un bien producido en mí. Este es el acto malvado al que estamos acostumbrados. Pero Schopenhauer no lo ve tan inocente como eso.

Más bien, él se refiere a la malicia gratuita, a la que no tiene una justificación de beneficio propio. Por ejemplo, la tragedia personal de alguien que alegra a otro a quien ningún beneficio produce, excepto una alegría ante el mal ajeno. Esto es lo que se llama malicia realmente y resulta desilusionante que sea considerada una motivación humana.

La cosa va más allá para incluir al que causa un mal en otros sin que haya un beneficio propio excepto el del placer de ver sufrir a un tercero. Aquí puede citarse el experimento de P. Zimbardo en Stanford; pero sobre todo a la idea de sadismo.

La idea de Schopenhauer de seguro nos causa tristeza al reconocer que podemos caer en la malicia y que algunos han caído, pero esa reacción debe ser pasajera. Tome usted a la tercera motivación que es la opuesta, la de sentirse movido hacia la compasión por otros.

No sé usted, pero ponerse a pensar en estas cosas encontrando ideas de ese tipo, lleva a hacerse preguntas acerca de nosotros mismos. Quizá podamos ver a nuestra vida como un escenario de escaramuzas en el que enfrentamos decisiones para seleccionar entre interés propio, malicia y compasión.

Sí, no es tan simple como eso, pero hay allí algo de razón: tomamos decisiones meditándolas antes siquiera un poco y tenemos opciones de buscar nuestro bien, buscar el bien de otros, querer el mal ajeno, producir o desear el mal en otros (incluso sin que eso nos dé otra cosa que placer interno).

Y quizá sea ese el drama de nuestra vida. el de seleccionar entre conductas posibles teniendo la capacidad de pensarlas antes. Somos así productos de nuestras decisiones en una situación de posible corrección y de posible caída. La vida es como caminar un sendero que se bifurca a cada paso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

ContraPeso.info en Twitter

Recuerde, estamos ya en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.