¿Qué es ambientalismo? Definición, significado, elementos. Una forma de activismo que pone especial énfasis en la conservación de la naturaleza.

Estimated reading time: 6 minutes

Definición y características o elementos

La definición de ‘ambientalismo’, también llamado ‘ecologismo’, puede ser mejor lograda examinando los elementos que forman al concepto:

1. Una posición personal

El ambientalismo es una posición, una manera de pensar acerca de la naturaleza y los recursos naturales. Ella se sostiene en un propósito de conservación o preservación. De allí que suela ser usada la palabra ‘conservacionista’ aplicada a quienes tienen esta posición.

2. Un tipo de activismo

Aunque utiliza conocimiento e información de las ciencias, el ambientalismo no es una ciencia, sino un activismo. Es decir, un movimiento político o social que defiende un punto de vista, el de la conservación natural.

3. Carácter intenso

El ambientalismo se manifiesta por medio de conductas intensas y visibles que persiguen difundir sus opiniones e influir directamente en la opinión pública y la política gubernamental.

El ambientalismo contiene un activismo de intensidad variable y que puede ir desde lo más razonable hasta el ecoterrorismo: el uso de prácticas terroristas para apoyar causas ambientales. Puede incluso ser fundamentalista y dogmático.

Su propósito es implantar sus propuestas de conservación.

4. Faceta política

El ambientalismo es un movimiento que se ha incorporado a la política, ya sea mediante «partidos verdes» o por medio de ONGs. Suele asociarse con posiciones de izquierda que proponen una alta intervención estatal en la economía.

Sin embargo, también existe una versión de ambientalismo ligada a la libertad económica —la que razona que el cuidado de los recursos es estimulado por la propiedad personal.

5. Contra innovaciones

El ambientalismo, en muchas de sus versiones, es una fuerza crítica de innovaciones tecnológicas y científicas, así como industriales a las que acusa de desperdiciar recursos y alterar a la naturaleza. Como, por ejemplo, a los alimentos transgénicos.

6. Tácticas de propaganda

Como activismo, debe advertirse que el ambientalismo utiliza métodos de propaganda política para presentar favorablemente sus opiniones. Como el llamar «frankenfoods» a los alimentos modificados en su genética, la exageración y el uso de escenarios apocalípticos.

El ambientalismo ha sido incluso acusado de censura o manipulación de resultados científicos:

«[…] ocultar, inventar y manipular datos empíricos para ajustar la realidad a sus preferencias teóricas […] ajustar la teoría a ámbitos ajenos a la ciencia: a la propaganda, a la política, a la financiación de sus proyectos […] perseguir y tratar de eliminar de la comunidad científica a aquellos colegas que no estuviesen de acuerdo con unos datos que ellos mismos estaban manipulando». libertaddigital.com

Una visión valiosa

El ambientalismo, tomado con seriedad, incorpora a la discusión política un elemento valioso, aunque no único, que merece ser altamente considerado y valorado. El cuidado del medio ambiente y recursos limitados.

La comprensión correcta del ambientalismo debe diferenciarlo de la Ecología como ciencia:

«Ecólogo es un profesionista, científico, dedicado al estudio de la Ecología, mientras que, ambientalista es una persona que se preocupa por el deterioro del Ambiente». biocab.org

Exageración ecológica

Quizá todo empezó con Stephen Schneider, un ecologista, quien dijo en 1989 que ellos «tienen que ofrecer escenarios de miedo, hacer simplificaciones dramáticas y no mencionar las dudas que tenemos…».

Es claro lo que se intenta: exagerar simplificando con certeza algo que no tiene certidumbre. Una palabra describe mejor esto, mentir.

Luego, en 2006, una entrevista a Al Gore. Le hicieron una pregunta sobre la mejor manera de comunicar a la gente lo del calentamiento global.

Respondió que para lograr que la gente creyera que existe el problema, «yo creo que es apropiado tener una exageración de las presentaciones de hechos… como un predicado para abrir a la audiencia a que escuche».

Antes, en 2004, Jim Hansen, de la NASA, escribió [ya no disponible] que, «el énfasis en escenarios extremos pudo haber sido apropiado en algún momento» cuando la gente y los gobernantes no estaban totalmente conscientes del problema. Es parte del lenguaje ligero de nuestros tiempos.

Para atraer la atención a una idea del ambientalismo que algunos tenían, esos tres justificaron acciones como crear escenarios apocalípticos, simplificar, dramatizar, exagerar.

Y hacerlo para atraer la atención de la gente y los gobernantes hacia sus ideas y teorías. Esto es lo que hacen algunos cantantes para elevar su celebridad, crear situaciones controvertidas que los medios reporten.

Ambientalismo tratado sin respeto

Las exageraciones, distorsiones, censuras, ocultamientos que cometen algunos ambientalistas no son propias de la Ciencia.

Primero, para señalar que el ambientalismo un tema científico, que como todos es complicado, complejo y que tiene reportes que son incomprensibles para los legos en la materia. Ni modo, así es la ciencia de nuestros días.

Segundo para señalar que no se trata de un tema posible de solucionar por medios democráticos ni de opinión pública. Lo que la gente piense, así sea la mayoría, no tiene correlación con una verdad científica. No puede ponerse a votación si existe la antimateria o no.

Y, lo peor, cuando al juego entran los gobernantes todo se prostituye. A ellos encanta la idea de que exista un problema enorme. Se van a ofrecer a resolverlo al mayor costo posible. Harán conferencias mundiales. Propondrán cambios imposibles. La ONU declarará que el futuro humano depende de ella y la cooperación mundial irrestricta bajo sus lineamientos.

Todo basado en un truco de medios basado en la exageración de escenarios simplificados basados en teorías dudosas.

En resumen

Con los elementos anteriores puede lograrse un entendimiento del ambientalismo como un activismo político, económico y social que coloca su atención en el cuidado y atención del medio ambiente y la naturaleza.

Uno que puede presentar intensidades muy variables de conductas, algunas altamente cuestionables.

Ambientalismo (activismo) y Ecología (ciencia) deben ser claramente diferenciados. No son iguales ni equivalentes y difieren significativamente en objetividad.

La protección del medio ambiente, su conservación y mejora, son propósitos dignos de admiración y, sin duda, positivos para la calidad de vida de las personas. No resulta razonable suponer que son los únicos propósitos políticos, económicos y sociales.

Finalmente, definir términos como ‘ambientalismo’ es una tarea un tanto ingrata, pues son conceptos que cada persona puede entender como más le agrade.



Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2021-02]