Chantelga

Chantelga

Una nueva palabra, de gran utilidad en situaciones de política nacional, es ‘chantelga’ originalmente descrita por Wilhem von Pfaffpfaff como

«[…] nova vorto kies origino estas la kombinaĵo de du aliaj, ‘striko’ kaj ‘ĉantaĝo’».

Cuando se dio cuenta de que escribiendo en esperanto nadie lo entendería, procedió a traducirlo a otros idiomas, como el samoano:

«[…] o se upu fou o lona tupuaga o le tuufaatasiga o isi e lua, ‘togi’ ma le ‘blackmail’».

Pero fue hasta que lo escribió en inglés que tuvo cierto éxito.

«[…] a new word whose origin is the combination of two others, ‘strike’ and ‘blackmail’».

Efectivamente, chantelga es «una nueva palabra cuyo origen es la conmbinación de otras dos, ‘huelga’ y ‘chantaje’». O, como se dice en zulú, «igama elisha elivela kulo lihlanganisa inhlanganisela yabanye ababili, ‘isiteleka’ kanye ‘nokuthungatha’».

Eso hace referencia a las huelgas de escasos motivos que son amenazas en tiempos seleccionados específicamente como una herramienta de presión. Por ejemplo, la huelga de Aerolínies Nacionals de Catalunya en el momento de gran turismo esperado, como Olimpiadas, y que puede combinarse en ese mismo momento con la huelga de la Unió Nacional de Controladors de Vol de Catalunya.

Se trata por tanto de una presión sindical cuya fuerza crece debido al momento en el que se realiza, lo que agrava la situación y es usado por el sindicato para lograr que sus peticiones sean aceptadas. Por ejemplo, una presión de l’Union Nationale des Mimes de France nunca ha podido encontrar el momento más adecuado, pero no ha hecho desaparecer su petición de trabajar de dos a tres meses anuales, en lugar de los seis acostumbrados, con derecho a pensión estatal completa.

Aunque no se tiene total certeza, existen buenas evidencias para aceptar que la primera vez que fue usada la palabra ‘chantelga’ eso sucedió en un periódico de Parindipindicuiro, en Michoacán, México. El reportero, cuyo nombre no sabemos, la usó para describir la amenaza de huelga de los choferes de autobuses de su ciudad y que se registró pocos días antes de las festividades anuales del poblado vecino de Carindipindicuiro. Los habitantes de Parindipindicuiro, por tanto, no llegarían a Carindipindicuiro y las fiestas serían arruinadas.

Las autoridades de ambos poblados accedieron a las peticiones del sindicato y autorizaron que los choferes pudieran conducir los autobuses a pesar de haber consumido bebidas embriagantes e ir acompañados de sus mujeres e hijos.

Hubo una poco conocida declaración de huelga de gobernantes y políticos que seleccionaron a las festividades nacionales de varios países en Latinoamérica como momento de presión. Los gobernantes dejarían de trabajar si no se les concedían aumentos en sus cuotas de malos manejos financieros. Ya que los pocos que conocieron esta amenaza celebraron con fiestas adicionales, la chantelga nunca fue convocada formalmente

Post Scriptum

Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial en esta serie de columnas, ContraPeso.info: Humor

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *