Gobierno del iluminado 

,

Ya que anticipo que México tendrá probablemente un gobierno en manos de místicos y videntes, que «basan sus afirmaciones en la intuición y no están preparados para someterlas a examen racional» —como escribió Mises—, imagino de utilidad explorar ese tipo de mente.

Para hacerlo, será de gran utilidad examinar a los marxistas, que pueden ser considerados como los grandes usuarios del reclamo de que lo que «su voz interna proclama es la revelación misma de la historia».

Esa certidumbre es un sentimiento único realmente —el de ser los escogidos poseedores de un conocimiento que no ha sido otorgado sino a unos pocos. Se plantea entonces una dualidad opositora, entre los escogidos y los comunes de quienes se espera solamente que dejen el campo libre a los escogidos.

Se tiene, por tanto, como herencia del marxismo, una posibilidad política —la del gobernante místico, esa especie de santo terrenal que deriva su posición personal de estados contemplativos con dosis de ascetismo y auto unción salvadora como parte de una evolución histórica.

Un ejemplo reciente de esa percepción propia en tiempos electorales recientes.

«El precandidato de la coalición Juntos haremos historia, Andrés Manuel López Obrador, dijo que de llegar a ser el Presidente de la República va a realizar la cuarta transformación del país, después de la Independencia, la Reforma y la Revolución mexicana». sdpnoticias.com

Regresemos a los marxistas para entender mejor esto. Si la doctrina no es la propia, dicen, ella está en el error —porque no es la doctrina proletaria que fue creada por dos escogidos, Marx y Engels, curiosamente no proletarios y enriquecida por Lenin, «el vástago de la nobleza rusa», como lo llama Mises. No fueron proletarios, pero sí esos escogidos poseedores de visiones no accesibles a otros.

&&&&&

Mi punto central al que quiero llegar y resaltar es claro: cuando se está en presencia del escogido, del portavoz de la historia, no existe manera de establecer un diálogo argumentativo. La razón y la lógica están por debajo de la visión que posee y que es incuestionable.

Este es el tipo de situación que enfrentará muy probablemente México —esa imposibilidad de poner en duda los mandatos salidos de la mente del místico visionario que ha entendido a la historia y que la transformará llevándola por caminos que solamente él es capaz de entender.

La herencia es marxista, pero la costumbre se ha extendido a otras doctrinas —muy en especial a las mentes de personajes peculiares que poseen esa inclinación a sentirse capaces de entender lo que otros jamás comprenderán y ambicionar ser guías incuestionables de los destinos del país.

Addendum

En esta columna he usado citas de la obra de Ludwig Von Mises, Human Action: a Treatise On Economics, 3rd ed. (Chicago: Henry Regnery Company, 1966), 73. Mi traducción.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *