Significado y características del tirano y la tiranía. Comenzando con una historia que los describe, se mencionan elementos, características y consecuencias.

9 minutos

Pero, primero, una historia

Hace siglos, en Siracusa. La ciudad era gobernada por un tirano, Dionisio. Todos lo odiaban. Impacientes, deseaban que muriera. El siguiente gobernante no podía ser peor. Los ciudadanos hubieran deseado darle muerte, pero no se atrevían.

Nadie había en Siracusa que no odiara a Dionisio y su despreciable gobierno. Nadie, excepto una anciana que oraba y hacía sacrificios religiosos rogando por Dionisio, para quien pedía a los dioses una muy larga vida.

La fama de la anciana

Tan excepcional era la conducta de la anciana que se convirtió en una celebridad. Todos hablaban de ella y su locura.

Tal fama alcanzó la anciana, que el mismo Dionisio llegó a oír hablar de ella. Sabía el tirano muy bien que todos en la ciudad deseaban su muerte pronta y sintió curiosidad por conocer a la única persona en la ciudad que pensaba lo opuesto.

Fue así que a las pocas semanas de enterarse de su existencia, Dionisio mandó llamar a la anciana a su palacio.

El tirano y la anciana

Llegó la vieja al lugar y después de los saludos y ceremonias de rigor, enfrentó la pregunta que corroía la mente de Dionisio.

«Dime anciana venerable —dijo el tirano— cuál es la razón por la que a diario acudes al templo de la ciudad a rezar a los dioses para que me concedan una larga vida. Todos en la ciudad oran en sentido opuesto y tú, sin embargo, quieres que viva yo por muchos años más».

La anciana permaneció en silencio unos instantes, moviendo los ojos de un lado a otro y sin atreverse a mirar a la cara al tirano. La anciana, entonces, miró a los ojos a Dionisio y comenzó a hablar.

La respuesta de la anciana al tirano

«Hace muchos años, cuando yo era una pequeña niña, esta ciudad era gobernada por un malévolo gobernante que tiranizaba a todos. Igual que el resto de los ciudadanos, mis padres me llevaban al templo donde orábamos por su muerte pronta. Los dioses oyeron nuestros ruegos y el tirano fue asesinado. Su sucesor y asesino fue aún peor, tanto que mis padres llegaron a hablar con nostalgia del anterior».

Dejó de hablar un momento la anciana recuperando así su aliento y continuó:

«Este nuevo tirano gobernó por muchos años, a pesar de que toda la ciudad rogaba por su muerte. Fue así que ya siendo una mujer madura, este tirano murió y le sucedió otro, que para sorpresa de todos, fue aún peor que los anteriores. Años después comenzó el gobierno de Dionisio, que fue todavía más tirano que todos los anteriores. Por lo que en mi sabiduría de anciana, ruego que Dionisio tenga larga vida y no sufra la ciudad un siguiente gobernante aún peor».



Tirano y tiranía, significado

Una forma de comprender esos dos términos es ver sus sinónimos: «opresión, yugo, abuso, autoritarismo, dictadura, autocracia, totalitarismo, absolutismo, despotismo, imposición, injusticia, crueldad».

Lo obvio es que una tiranía es el gobierno o mandato que ejerce un tirano. Pero, entonces, ¿qué es tiranía?

«Abuso o imposición en grado extraordinario de cualquier poder, fuerza o superioridad. Dominio excesivo que un afecto o pasión ejerce sobre la voluntad». dle.rae.es

Dos connotaciones

Por tanto, hay dos posibles usos del término.

Primero, el uso político. El significado del abuso fuerte de cualquier autoridad. Aunque se refiera centralmente a gobernantes, podrá ser usado para describir al director general de una empresa, o al líder de un sindicato.

Segundo, el uso como figura de lenguaje. Como cuando alguien describe a su alcoholismo como una tiranía, o de la misma manera a su pasión por una mujer.

Tiranía, definición

📌 Tiranía es un tipo de régimen político en el que una persona, en posición de poder, abusa de esa posición de manera extrema imponiendo su voluntad diaria sin apego a ley alguna. Usa la fuerza de forma consistente y caprichosa en contra de quienes no son sus incondicionales e incluso contra ellos.

Ha sido bien descrita de esta manera:

«La tiranía […] era el régimen de poder absoluto, de ordinario unipersonal, instaurado por un tirano; el gobernante que había accedido al poder mediante la violencia, derrocando al anterior gobierno de una polis (las ciudades-Estado griegas), gracias al apoyo popular (el del demos, «pueblo») o mediante un golpe de Estado militar o una intervención extranjera». es.wikipedia.org

O, más específicamente de esta manera:

«En el pensamiento clásico, una forma corrupta de monarquía en la que una persona gobernaba en su propio interés. De manera más general, el abuso de la fuerza coercitiva del estado en ausencia del estado de derecho. Esta ausencia sugiere más particularmente un gobierno por la voluntad del tirano y el trato arbitrario de los ciudadanos, si no el uso sistemático del terror». McLean, Iain,McMillan, Alistair. The Concise Oxford Dictionary of Politics (Oxford Paperback Reference) (p. 539). Oxford University Press. Kindle Edition.



Características de la tiranía

Su comprensión puede afinarse atendiendo a sus rasgos y elementos:

1. Una forma corrupta de gobierno

Esto significa un régimen de autoridad política que se desvía notablemente de su objetivo. En lugar de funcionar para el bien común trabaja para el bien del gobernante y el daño del resto.

2. Un gobierno de una persona

Esta característica apunta al rasgo de la existencia del tirano, una persona bien identificada y conocida que acumula y centraliza el poder. Y lo usa para su gozo y beneficio.

3. Acceso al poder

La creación de una tiranía puede ser por la vía violenta, como un golpe de estado, la imposición de una potencia extranjera, o una guerra civil. Aunque también por la vía de la popularidad mayoritaria que apoya al tirano.

4. Abuso extremo de poder

Característica clave de la tiranía es el abuso excesivo del poder, incluso hasta la crueldad extrema con los opositores. La ley dentro de una tiranía es la palabra del tirano, exactamente lo opuesto a un estado de derecho.

5. Ilegitimidad

La tiranía es un poder ilegítimo, es decir, usurpado, tomado o mantenido por la fuerza.

6. ¿Maldad o bondad?

La tiranía abre una posibilidad fascinante, la del tirano bueno que gobierne realmente para el bien de los demás sin buscar su beneficio y, al mismo tiempo, sea un sabio prudente que tome decisiones adecuadas.

Una posibilidad remota que, sin embargo, alimenta aún hoy parte de las esperanzas políticas de la ciudadanía que vive bajo gobiernos similares.

7. Uso original

Son expresiones más inclinadas a ser usadas en referencia a gobiernos de la antigüedad y no a modernos.

A los regímenes de ese tipo, en estos tiempos, se les califica más como dictaduras, aunque exista poca diferencia entre ellos —aunque la escala de sus acciones es muy diferente.



Los efectos de la tiranía

El juicio que reprueba a este tipo de régimen o gobierno se sustenta en las bases y consecuencias negativas que tiene.

Viola a la igualdad de derechos

Es un régimen que, como algunos más, niega la existencia de la dignidad de las personas y sus libertades, las que somete a la voluntad y capricho de un gobernante.

Produce miseria

Al crear un ambiente de incertidumbre y desconfianza en las personas, impide el uso de talentos y habilidades, frenando a las posibilidades de progreso y prosperidad.

¿Qué tanto debe soportarse a un tirano?

La historia de anciana la narra Santo Tomás de Aquino (1225-1274) en una de sus obras, De Regimine Principum, una especie de tratado sobre los gobiernos. Está dentro de un capítulo que trata una idea fascinante: la de qué tanto debe tolerarse un mal gobierno.

Para Aquino, el mejor gobierno es el de un sólo hombre, pero que tiene un riesgo, el de la tiranía.



La pregunta era importante en esos tiempos y, lo maravilloso es que lo sigue siendo.

Sabiendo que los gobiernos son obra humana y que las obras humanas son imperfectas, podemos sacar una conclusión: no hay otro remedio que soportar gobiernos imperfectos. Buscar la perfección gubernamental es una locura.

¿Qué tanta imperfección debe tolerarse?

Una respuesta inspirada en Aquino propondría un fuerte uso de la prudencia: las consecuencias de deshacerse de un mal gobierno pueden ser peores que las de soportarlo.



Es aquí donde resulta importante la historia de la anciana que oraba por Dionisio: en su experiencia todos los cambios de gobierno habían resultado en algo peor.

Lo que Aquino pone sobre la mesa es darnos ideas de gran sentido común.

Primero, entender que querer un gobierno sin fallas es una misión imposible.

Segundo, entender que cambiar de gobierno es una medida extrema, realmente extrema, que haría sospechoso a cualquier propuesta que eso pida.

La tercera idea que nos inspira es la de ver a la democracia como un mecanismo imperfecto para cambiar de gobierno por la vía pacífica, siempre que ese nuevo gobierno también pueda ser cambiado de la misma manera.

Si no lo puede ser, entonces sí hay que hacerse la pregunta, ¿qué tanto soportar al que no puede cambiarse?



Conclusión

Han sido expuestas las características de la tiranía y los rasgos del tirano. Su naturaleza y consecuencias hacen de este un régimen indeseable de gobierno.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2021-01]