Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sueño Latinoamericano
Eduardo García Gaspar
21 julio 2005
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , ,


Leí en algún sitio hace tiempo que la tragedia de América Latina es la incapacidad de llevar gente de sentido común al poder.

Los gobiernos de la región han estado consistentemente en poder de corruptos, dictadores y, peor aún, iluminados por algún sueño utópico que quieren imponer en el resto. Los ejemplos de Perón, Castro, Echeverría y muchos más ilustran la idea.

En la actualidad, tenemos a uno muy claro, Hugo Chávez. Tomo datos recientes de la BBC para mostrar esto.

La mente de este gobernante está encuadrada en una idea que él mismo expresó con estas palabras, “O el capitalismo que es el camino al infierno, o el socialismo para esos que quieren construir el reino de Dios aquí en la tierra.”

Tener ese esquema de pensamiento lleva necesariamente a la dictadura. Cuando alguien piensa así nunca dejará el poder, pues si lo hace, según él, eso llevará al infierno. Hay que salvar a la población y llevarla al cielo y esto es lo que hace obligatorio quedarse en el poder a toda costa.

El pronóstico es simple: Chávez estará dispuesto a todo para seguir como mesías del pueblo. Esto es precisamente un caso de la tragedia latinoamericana, el dar poder a este tipo de gobernante.

Y luego implantar medidas que eviten “el perverso modelo del capitalismo.” por usar sus propias palabras, expropiando empresas, como ya lo está haciendo. Bajo la idea de que están ociosas, el gobierno venezolano las toma para sí.

Chávez ha dicho que hay 700 empresas ociosas en su país, de las que 136 ya se examinan para ser expropiadas. México está ahora en riesgo de sufrir el mismo error, es decir, llevar al poder a un soñador.

Tomo datos de El Universal de la capital mexicana. Una de sus notas reporta el lanzamiento oficial de la campaña presidencial de López Obrador, el más popular de los candidatos según las encuestas. Las propuestas de este candidato incluyen el “abatir la pobreza, propiciar el bienestar, impulsar el crecimiento económico y la generación de empleos.”

Además, “pagar la deuda histórica con las comunidades indígenas… pensión alimenticia para adultos mayores de 70 años.”

Habló de “un gobierno de trascendencia histórica” y realizar una consulta pública a la mitad de su período para continuar o no con su presidencia. Y, según Grupo Reforma, dijo no a las reformas económicas: no a cambios en la industria energética, ni a los impuestos.

E igual de trascendente será el cambio de la residencia presidencial. Igual que Chávez, López Obrador es enemigo declarado de las medidas liberales. Su opción es indudablemente socialista en la versión antigua.

Son ambos vendedores de sueños y esperanzas que sólo pueden cumplirse si ellos llegan al poder. Son ellos dos ejemplos de esa tragedia latinoamericana que por alguna razón lleva al poder a gente con ideas no propicias al desarrollo. El votante de la región, mucho me temo, tiene una idea equivocada de la política que explico a continuación.

En la mente de los ciudadanos se dan dos posiciones políticas básicas. Una es la que entiende al gobierno como un salvador y solución universal de problemas. Bajo esta mentalidad, el problema político se resuelve llevando al poder a quien mejor se vende entre el electorado como el mesías esperado.

Todo lo que tiene que hacer el votante es elegirlo y darle todo el poder. Es una posición pasiva y perezosa y que llevó a Fox a la presidencia. La otra posición es la del votante que entiende al gobierno como la autoridad necesaria para mantener un estado de orden, derecho y confianza que haga posible el trabajo de los ciudadanos y el aprovechamiento de sus logros.

Bajo esta mentalidad el problema político se resuelve teniendo un gobierno eficiente y confiable, que aplique la ley y deje trabajar. Es una posición activa y esforzada.

La realidad indica que predomina en la región la primera de las posiciones, la pasiva y perezosa. Y con esta mentalidad prevaleciente, las campañas electorales son duelos de promesas excesivas y soñadoras, cuya tendencia es colocar en el poder en medio de aplausos a gobernantes con ideas que causan más pobreza.

POST SCRIPTUM

La revista The Economist reportó el 18 de julio que, “

More bad news for Andrés Manuel Lopéz Obrador… auditors announced that about $30m was unaccounted for from funds to build an elevated highway (or “Second Floor”)… many of the columns propping up the new road were not as strong as they should be… the highway now boasts plenty of pillars with no road on top… The finished sections are often clogged with traffic, and its inexplicably sharp turns and narrow shoulders make it remarkably unsafe… While apparently not personally corrupt, the mayor clearly has been unable to keep such abuses out of his administration…”

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras