Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Muchas Moscas
Eduardo García Gaspar
30 enero 2006
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La presidencia de Vicente Fox hubiera sido muy diferente si él hubiera usado su boca de otra manera: en boca cerrada no entran moscas. En política hay muchas moscas y la boca de Fox tiene una gran tendencia a abrirse por cualquier motivo. En la última de ellas, mostró esa terrible incapacidad para quedarse callado.

Los medios reportaron que el presidente Vicente Fox salió hace unos días en defensa de los hijos de su esposa Marta Sahagún, que dijo que los hermanos Bribiesca Sahagún son parte de su familia y que no han incurrido en ilícitos, por lo que les tiene plena confianza. Y retó a presentar pruebas ante un juez a quienes involucran a los hermanos Bribiesca en tráfico de influencias.

Podía haberse quedado con la boca cerrada, pero no lo hizo, como tampoco lo hizo en Mar de Plata, ni con todas las ocasiones en las que López Obrador tiraba anzuelos que el presidente no tardaba en picar. Lo hizo, con terrible inocencia, al referirse a esos trabajos que ni los negros quieren realizar.

El pez por la boca muere, dice el otro refrán. Y a este defecto, se une otro, el de Marta, su mujer, deseosa de protagonismo con su fundación, sus deseos de puestos públicos y ahora sus hijos. La situación es una muestra más de lo obvio que pocos quieren reconocer: los gobernantes son seres humanos, con defectos y virtudes, y generalmente con más defectos que virtudes.

Otra cosa parece estar demostrando Fox: la inexistencia de políticos de gran calibre que el país requiere. Y si es que ellos existen, entonces se demostraría la incapacidad de detectarlos y votar por ellos.

Cerca del fin de la administración de Fox puede verse que él llegó a desbancar al PRI y que por eso pasará a los registros de la historia mexicana. No hay duda de ello. Sin embargo, ese hecho positivo será acompañado por otra realidad, la poca estatura política de Fox, un hombre de escasas miras, de cierta manera parecido a F .I. Madero, retirando a Porfirio Díaz pero incapaz de iniciar un sistema de libertades. Fox, peor aún, vivió confundido durante su presidencia.

La confusión se debió a su inhabilidad para distinguir entre el término de su campaña electoral y el inicio de su presidencia. Son etapas diferentes que él no supo diferenciar. Una vez en la presidencia, siguió en campaña electoral, fustigando a la oposición con la que ahora debería trabajar. No es sorprendente que se niegue a cooperar ése que es atacado.

Ha sido un gobernante inocente, de boca demasiado abierta, con poco contenido y demasiado marketing, porque hasta de locutor y modelo de comerciales la hizo. Fox no estuvo a la altura del momento que le tocó vivir y eso es muy claro. Pero la salida del PRI de la presidencia demostró que Fox no era la excepción.

Los partidos políticos se comportaron igual, mostrando su falta de oficio político, sus inexperiencias, sus bocas sueltas y su falta de visión. PAN, PRD y PRI fueron igual de inmaduros que la presidencia, lo que es bien demostrado en las ambiciones de poder que iniciaron con campañas adelantadas y candidatos tempranos. Es válida la crítica severa a Fox, pero de los mismos defectos adoleció el resto de los partidos. No tenemos gobernantes de altura, mucho me temo.

Examinar el pasado sólo tiene sentido si se hace con miras al futuro. Al pasado no se puede regresar y por eso no se debe intentarlo, so pena de terribles consecuencias. Y eso plantea la obvia pregunta, ¿son los candidatos actuales a la presidencia gobernantes con potencial de convertirse en estadistas? No hay certeza, pero sí podemos razonablemente pensar que no, que tienen todos la misma escasez de visión.

Es una hipótesis más sana que la de creer que alguno de ellos es supermán. De lo que sirve esta segunda opinión es para aprender del pasado y no cometer el mismo error de antes, bien ilustrado con Fox. Si a Fox se le vio con una ilusión y una esperanza descomunal, no hagamos lo mismo con los candidatos del próximo gobierno.

Por más que nos quieran convencer de lo opuesto, ellos son seres llenos de defectos, rodeados de personas iguales o peores. Ninguno de esos candidatos es respuesta a nada maravilloso. Fox tiene sus defectos y ya los conocemos, esos candidatos también los tienen y grandes, pero aún no los conocemos. Desarrollar esperanzas alocadas es una tentación humana, pero una en la que no hay que caer.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras