Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Reinos de Falsedades
Selección de ContraPeso.info
24 enero 2008
Sección: GOBERNANTES, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Pablo Docimo. El autor es periodista argentino y la idea central del autor es señalar la coincidencia entre gobiernos y falsedades. Unas universales, como la que afirma que se tienen enemigos extranjeros que desean mantener pobres a los países. Otras locales, como las de gobierno argentino, que Docimo explica. La conclusión es la obvia: los gobernantes mienten si ello favorece a sus intereses personales.

Desde hace muchos años, en la Argentina vivimos una mentira constante; si bien es cierto que algunas falacias perduran en el tiempo, otras se van renovando y también aparecen nuevas.

Una de las principales mentiras que nos han inculcado desde varias generaciones atrás es aquella de que nuestro país [Argentina] es una nación sometida y oprimida por fuerzas extranacionales, siendo esa la principal causa de nuestro empobrecimiento y el motivo de la falta de desarrollo. Nada es más alejado que la realidad ya que, si por caso obligáramos a empresas multinacionales a abandonar el país, nuestra economía se vería sensiblemente afectada.

Por otra parte, nada tienen que ver estas supuestas “fuerzas del mal” con problemas reales que tenemos, como un sistema impositivo perverso y distorsivo o nuestra propia burocracia administrativa, que se debe nutrir, precisamente, de ese mismo sistema impositivo para cubrir el gran gasto de un Estado ineficiente, en lugar de destinar esos fondos a un mejor sistema de educación, sanitario, desarrollo social o, invertir en infraestructura.

También sería interesante saber qué relación existe, por ejemplo, entre estos fantasmas externos y las jubilaciones de privilegio, los suculentos sueldos que ganan nuestros funcionarios —donde podemos incluir a diputados, senadores, ministros, intendentes, concejales, gobernadores, incluyendo el séquito de secretarios y asesores que los secundan—, los gastos de choferes, teléfono y otras cuestiones, que son totalmente inútiles para el desarrollo de nuestra sociedad pero se solventan con los fondos recaudados por ese perverso sistema impositivo, sólo por citar un ejemplo.

Otra mentira que data de muchísimos años es aquella de hacernos creer que “hay quienes quieren que haya cada vez más pobres”, o “existe un plan para que haya cada vez menos gente educada, para poder someterlos”.

Esta idea absurda fue creada por el socialismo científico de Carl Marx a fines del Siglo XIX, popularizada por el anarquismo, a principios del Siglo XX y luego adoptada por los dirigentes del comunismo como propaganda. Más allá de ser una aseveración totalmente contradictoria en su concepción filosófica —ya que precisamente fue el comunismo el que propició la “estandarización” de las personas ya sea ideológica, social y culturalmente, para poder someter al proletariado—, es totalmente contraproducente, a menos que se quiera implementar un régimen totalitarista.

Este pensamiento, que todos hemos oído en muchísimas oportunidades, no es más que una mentira utilizada especialmente por políticos populistas que gustan de inventar algún enemigo, generalmente extranjero, y poder encontrar un culpable para luego pronunciar discursos plagados de frases retóricas pero siempre, absolutamente siempre, desprovistos de hechos concretos… ¿le suena?

Creo, en lo personal, que pensar que existe un plan para que cada vez haya más pobres o una población sin educación sería sobreestimar la capacidad intelectual de nuestros gobernantes… también sería bueno que alguien nos diga, de una vez por todas, quién o quiénes son los que perpetran dicho plan, o por qué existe una continuidad entre un gobierno y otro, incluso de distintos signos políticos.

Pero, supongamos que esto fuese cierto… ¡es peor aún! Ya que si sabemos que las fuerzas del mal —que no sabemos quiénes son— llevan a cabo este plan desde hace décadas y no lo pudimos o supimos solucionar, es que nuestros dirigentes son incapaces o negligentes… o tal vez las dos cosas.

Para aquellos ingenuos que creen que es cierto que alguien poderoso quiere que haya cada vez más pobres, es aconsejable que conozcan el Fordismo, sistema fundamental del desarrollo de los EEUU donde, de manera empírica, se demuestra básicamente que cuantas más personas haya con un mejor poder adquisitivo, más se benefician todos los sectores, creando así un círculo virtuoso.

Las mentiras de hoy

Parece ser que en nuestro país, la práctica de la mentira se ha convertido en un deporte nacional y los gobiernos, a medida que se van sucediendo, compiten para ver cuál es el que más y “mejor” miente.

Podríamos comenzar, para no retrotraernos demasiado en la historia y no ser tan extensos, recordando aquella mentira de “el que apuesta al dólar pierde”, o la lamentable “los argentinos somos derechos y humanos” o la tristísima “vamos ganando” durante la guerra de las Malvinas, y la mentira de hacernos creer que éramos ricos cuando íbamos a Miami y nos identificaban con el “deme dos”.

Luego, ya en democracia, “con la democracia se come, se educa, se cura” o “la casa está en orden”. No nos podemos olvidar de la “revolución productiva”, el “salariazo” o los “viajes a la estratósfera” y el “1 a 1”, para pasar luego a la mentira de “voy a ser el maestro, el policía y el médico de cada uno de ustedes”. Hasta que llegamos a una buenísima: “el que depositó dólares, recibirá dólares”, sólo por nombrar algunas de las más “populares”.

Como podemos apreciar, las mentiras se van sumando, y cuando parecería que nuestra capacidad de asombro llegó al límite, aparecieron las mentiras “K”.

En este punto de la historia podríamos desarrollar un extenso glosario, pero para no ser redundantes o repetitivos con artículos ya publicados, citemos las más tristemente célebres o actuales, como por ejemplo: la mentira de la repatriación de los fondos de Santa Cruz, la mentira de la “sensación” de la inseguridad, la mentira de los Derechos Humanos, la mentira de la sobrevaluación del dólar 3 a 1 —que es igual que el 1 a 1 pero al revés— la mentira de los índices de desocupación e inflación, sostenida  por otra mentira, la del INDEK, la mentira de los subsidios, la mentira del precio del petróleo, y las tres últimas…

La mentira de la versión oficial sobre la valija venezolana, la mentira del título de abogada de la Sra. Fernández de Kirchner y la mentira del anuncio de un ridículo plan, que consiste en la “maravillosa y revolucionaria” decisión de adelantar el uso horario y aconsejar el uso de lámparas de bajo consumo para solucionar el problema de la crisis energética, que en cierta manera dejó de ser otra mentira, ya que finalmente se reconoció que estamos en crisis y esto se ocultaba.

Lamentablemente, como podemos ver, la mentira en nuestro país parece ser una cuestión cultural, y la pregunta es: ¿hasta cuándo nos seguirán mintiendo? O en tal caso ¿hasta cuándo dejaremos los argentinos que nos sigan mintiendo?

Nota del Editor

La idea que sostiene esta página es la de que ninguna persona o grupo de ellas, por capaces que sean, tienen el suficiente conocimiento para gobernar. De allí que los gobiernos, que sí son necesarios, deban tener límites muy claros y concretos, que les impidan entrar a terrenos en los que los ciudadanos harán una mejor labor. Y, más aún, los gobiernos deben tener una estructura de poder fragmentado que evite la concentración del poder en una persona o grupo de ellas.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras