Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Subsidiar el Fracaso
Selección de ContraPeso.info
30 junio 2009
Sección: GOBIERNO, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de José-Fernando Rey Ballesteros. Agradecemos a Análisis Digital el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es apuntar realidades españolas de lo que los economistas llamarían incentivos perversos: el gobierno premia el fracaso y, por eso, lo eleva. El fenómeno es universal.

Muchos de ustedes, amigos lectores, y, desde luego, yo mismo, hemos conocido una sociedad en la que se premiaba el esfuerzo. En este tipo de sociedad, si un pequeño o gran empresario decide correr el riesgo de aumentar su plantilla contratando a trabajadores en paro, el Estado le “premia” con desgravaciones fiscales que avalen su apuesta, porque piensa que empresarios así benefician a un país.

Si un matrimonio decide ser familia numerosa, el Estado le respalda con descuentos y ayudas, porque reconoce que los hijos son un bien, no sólo para la familia, sino para toda la sociedad, que ve aumentada su capacidad productiva.

Y si un estudiante se esfuerza y obtiene calificaciones brillantes, el Estado le otorga una beca, porque sabe que premiar ese esfuerzo no es una dádiva, sino una inversión a largo plazo; al fin y al cabo, una sociedad de ciudadanos preparados es mucho más deseable que una sociedad de ineptos o de holgazanes.

En mis tiempos de estudiante universitario, pude comprobar con admiración el esfuerzo de algunos compañeros que se exigían a sí mismos por encima de lo debido, con el afán de no perder la beca que les permitía seguir estudiando. Alguno de ellos ha llegado muy alto en el mundo del Derecho.

Personalmente, entiendo ese modelo de sociedad, y opino que es el más deseable.

Pero podría comprender, dentro de unos esquemas de pensamiento más liberales, un Estado “neutro”, que se abstenga de cualquier tipo de ayudas públicas a los ciudadanos y deje que sea la misma sociedad quien recompense el fruto de sus esfuerzos.

Estaríamos, entonces, ante la sociedad ideal del “hombre hecho a sí mismo”, que comienza su vida laboral como conserje y la termina como presidente de una multinacional, amparado en el lema “no-le-debo-nada-a-nadie”.

No diré que me guste ese tipo de sociedad; me parece selvática, apta sólo para los más fuertes, y letal para los necesitados de ayuda, que son muchos. Pero, a pesar de todo, puedo entenderla.

Lo que ni comparto ni entiendo, salvo como una aberración superlativa, es ese modelo de sociedad donde se premia el fracaso y se incentiva la holganza. Me lo pueden intentar explicar por activa, por pasiva, y hasta por perifrástica, y no lograrán que lo entienda.

Parece que Rodríguez Zapatero, Bibiana, Gabilondo y sus muchachos están dispuestos a tirar el país por la ventana hasta que lo conviertan, precisamente, en ese tipo de sociedad.

¿Que hemos alcanzado los cuatro millones de parados? ¡Nada de ayudar al pequeño empresario para que pueda ampliar su plantilla o mantener los puestos de trabajo que aún conserva! Demos más dinero a los parados, para que coman gratis durante más tiempo, a ver si así alcanzamos los cinco millones.

¿Que las mujeres españolas no quieren tener hijos? ¡Nada de aumentar las ayudas a familias numerosas, nada de facilitar a la joven embarazada los caminos para que pueda sacar adelante su embarazo o entregar al niño en adopción! Ayudémosla a matar al bebé, a ver si así logramos crear una sociedad completamente estéril.

¿Qué el cine español es malo, y ni los propios españoles queremos verlo? ¡Démosles más dinero, para que nos arruinen a los demás en lugar de arruinarse ellos!

¿Que el nivel cultural de los jóvenes es cada vez más lamentable, y su motivación para el estudio es cada vez menor? ¡Nada de aumentar las becas a quienes se esfuerzan y obtienen buenas calificaciones! Premiemos a quienes suspenden con una beca, a ver si conseguimos alcanzar el ideal de la sociedad analfabeta lo más pronto posible.

Es la última hazaña del equipo ZP: la becas a los zotes, a los vagos, a los indolentes y a los pasotas. Según ha anunciado el ministro Gabilondo, a partir del curso que viene, los alumnos que no logren concluir con éxito los estudios de la ESO recibirán una beca de 1350 euros.

¡Toma, monín, que eres la alegría del país! Por no estudiar, por pasar de todo, por reírte de los profesores y de tus padres, papá Zapatero te regala 1350 machacantes para que te los bebas en un par de botellones. ¡Venga, tíos, a suspender, que ahora nos pagan!

Se lo he dicho alguna otra vez: estamos gobernados por porquerizos. Su único afán es convertir a España en una enorme piara donde todo el mundo coma, beba, copule y mate sin dar un palo al agua, con tal de que sigan votando a los cuatro mindundis que se han hecho con la moqueta y el coche oficial.

Al final, el tan manido “Estado de bienestar” está enseñando sus garras y mostrando su verdadero rostro: es el Estado del bienestar de los cuatro que gobiernan a cincuenta millones de fracasados con subvención. ¡Qué lástima!


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras