Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Educación que Viene
Selección de ContraPeso.info
20 abril 2010
Sección: ESCUELAS, Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en: , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Pedro Luis Llera. Agradecemos a Análisis Digital el amable permiso de publicación.  La idea central del escrito es abrir el contenido de la educación sexual en la actualidad en España, con una especie de credo, al principio y en itálicas, de lo que los progresistas creen y hacen. El contenido coincide perfectamente con lo que se hace en México.

“[Nosotros los progresistas] Vivimos en una sociedad democrática donde no todo el mundo piensa igual en cuestiones como la sexualidad. Pero eso va a cambiar. Ya está bien de reaccionarios, y curas. Occidente ha estado marcado por la cultura cristiana que ha impuesto durante siglos su visión represiva de la sexualidad.

“Afortunadamente, ahora vivimos en democracia y nosotros, al fin, impondremos la fuerza de la razón y de la ciencia en este ámbito. Si queremos transformar la sociedad, tenemos que empezar cambiando al hombre. Y para conseguir una sociedad de hombres nuevos, hay que empezar por la escuela.

“Nosotros, los progresistas, consideramos que la sexualidad es una fuente de riqueza para el ser humano. Nosotros pensamos que el placer es un beneficio psicológico y un derecho de todo ser humano. Entendemos que la búsqueda del placer erótico es una necesidad en todas las edades, aunque se exprese de manera diferente en cada una de ellas.

“Las relaciones sexuales no están ligadas necesariamente a las afectivas, por eso no las vinculamos al ámbito del matrimonio. Para nosotros, la masturbación es un comportamiento saludable y las relaciones sexuales de los jóvenes son maravillosas (y cuanto antes mejor); por tanto, somos partidarios de informarles sobre los métodos anticonceptivos desde la más tierna infancia.

“Defendemos el derecho a interrumpir voluntariamente el embarazo, aunque es algo a evitar a través de la prevención (condón, píldora poscoital, etc.). Por otro lado, la sexualidad es una realidad muy diversa y que se puede expresar de distintas maneras: de este modo la homosexualidad, la transexualidad y otras formas de expresión son formas óptimas de vivir la sexualidad.

“Nosotros sí que somos partidarios de la educación sexual en la escuela: no como los casposos que se oponen al progreso y a la ciencia y se empeñan en enseñar y mantener vivas la superstición y la religión. Es necesario hacer la revolución sexual para liberar a las personas de la represión.

“Nuestro programa de educación afectivo sexual es científico y toma postura ante determinadas injusticias flagrantes relacionadas con la sexualidad humana, como son la desigualdad en las relaciones entre mujeres y hombres que, llevadas al extremo, se materializan en la violencia y la discriminación en razón de la orientación sexual tanto de gays y lesbianas como de transexuales y transgenéricos.

“Nuestro programa es el que necesita el sistema educativo de una sociedad plural en la que coexisten diferentes modos de entender la sexualidad, desde diferentes ideologías y creencias. En consecuencia, este programa pretende ser democrático en la medida en que está pensado para la mayoría (la que nos vota: que quede claro); no es un programa doctrinal, confesional ni dogmático.

“La democracia consiste en que cada cual piense como quiera. Todos son libres de defender lo que les parezca. Pero está claro que en la escuela hay que imponer una educación sexual progresista y democrática, igual para todos, que nos libre de siglos de yugo de la moral cristiana.

“La mayoría está con nosotros y sus votos nos avalan. Por lo tanto estamos legitimados para decidir qué se debe enseñar y qué no. Y si a los conservadores no les gusta, que se refugien en el Vaticano.”

Animar a los niños y a las niñas a que se masturben, como actividad saludable (igual que la dieta mediterránea y las prácticas deportivas); fomentar la promiscuidad y el uso de anticonceptivos; convencer a los niños de que el aborto es un derecho de la mujer; enseñar a los niños que las relaciones sexuales nada tienen que ver con el amor ni con la familia; extender la especie de que cualquier tipo de relación sexual es igualmente lícita y positiva, por depravada e inmoral que pueda ser en realidad: hedonismo asqueroso, ideología de género neomarxista, homosexualismo político agresivo y relativismo moral (lo que es bueno lo determina el consenso de la mayoría y lo regulan las mayorías parlamentarias).

Este es el plan de los progresistas patrios: créanme. Esto es lo que se disponen a imponer con la educación sexual que nos están preparando. Otra vez las dos Españas: la media España Progresista está lista para aplastar a la otra media España Conservadora y Católica en nombre del progreso y de la ciencia. No se crean que exagero.

¿A ustedes les gusta este tipo de educación sexual “progresista y democrática” que se nos viene encima? A mí, sinceramente, no.

¿Vamos a tragar con la imposición de la educación sexual que nos preparan los socialistas para pervertir a nuestros hijos? ¿Vamos a aceptar la dictadura de la ideología de género y del relativismo moral? Yo, no.

Esto supone dar un paso más en su proyecto de adoctrinamiento ideológico y de ingeniería social, tras el éxito que han obtenido con la imposición de Educación para la Ciudadanía.

La nueva educación sexual que viene forma parte de su estrategia para propagar la inmoralidad, la promiscuidad y la perversión sexual en nuestros jóvenes a través del sistema educativo.

Lo había anunciado el movimiento homosexual recientemente en la última marcha del orgullo gay: después de conseguir la legalización del matrimonio homosexual, ahora vamos a por la escuela. Y lo están consiguiendo.

Sólo necesitan que callemos y nos quedemos cruzados de brazos. Mearán sobre nosotros y tendremos que decir que llueve.

En cuestiones morales, la mayoría nunca suele tener la razón. Los santos siempre han estado en minoría frente a quienes les echaban a los leones. Pero se impone la denuncia y la coherencia. Callarse ante lo que nos pretenden imponer y bajar la cabeza sumisamente sería, simplemente, cobardía.

El César vuelva a querer meter sus narices en lo que es de Dios y de la conciencia de cada uno. 

Por último, me inquieta una pregunta: ¿Se podrá adaptar también la nueva educación sexual “progresista” a los idearios de los colegios católicos españoles?

Nota del Editor

En Curso: Promiscuidad I, está página hace citas textuales de libros de secundaria para escuelas mexicanas, destinados a niños de unos 13 años. En Curso: Más Promiscuidad está una continuación del tema. Y en Educando en la Esclavitud se demuestra cómo la educación para la ciudadanía adoctrina a los niños de esa edad para depender del estado.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “La Educación que Viene”
  1. María Elena Dijo:

    México: cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar.

  2. felix regino Dijo:

    yo estoy de acuerdo en la libertad ademas es exagerado la postura que puso de los progresistas es opcional masturbarse o ser homosexual no se impone creo que esta tratando de tergiversar las cosas ni la iglesia ni el estado deben imponerse a la libertad humana de hacer las cosas que mejor convenga siempre… NOTA DEL EDITOR: ¿sería también opcional mentir? La confusión es no distinguir entre poder hacer y debe hacer.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras