Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Eco, Eco, Eco
Eduardo García Gaspar
9 septiembre 2002
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuando, hace ya muchos años, Televisa inició un ambicioso servicio informativo al estilo de CNN en inglés, usó un nombre que tuvo un humor involuntario, ECO.

El eco es un fenómeno no inteligente de repetición indiscriminada.

Usted puede hacer que el eco repita a Shakespeare, pero también que repita al peor de los escritores.

Esta idea de hace muchos años, llegó de nuevo a mis neuronas hace unos días cuando en un noticiero de radio escuché una noticia menor, pero reveladora.

Allí estaba uno de los comentaristas de radio, de esos que tienen fama nacional y son vistos como el ya-no-hay-más de las noticias. Lo que este hombre repitió fue que en México se estaba importando carne, lo que lastimaba a los productores nacionales de ese producto y, lo peor, que esa carne importada tenía diez años de refrigeración.

El tono era de indignación dado el hecho de tener carne importada vieja.

Lo que quiero probar es que, al menos en esa ocasión, existió el fenómeno del eco: ese comentarista repitió algo sin que eso pasara por sus neuronas. No pensó, no discriminó, no razonó.

Eso es precisamente lo contrario de lo que se supone que debe hacer quien da noticias.

Del comentarista se espera inteligencia, que este hombre no mostró. Se espera capacidad de discriminar entre las noticias, lo que este individuo no hizo.

Si le parece, vamos a examinar el caso de la carne refrigerada diez años, lo que es un buen ejercicio para quienes estudian comunicaciones, pero sobre todo para quienes creen lo que dicen los noticieros. Vamos a ir paso a paso.

Primero, la duda de la posibilidad. ¿Es posible que la carne permanezca en buen estado refrigerada durante diez años? La pequeña investigación que hice me indicó una respuesta negativa. Un capitán de restaurante me dijo que refrigerada la carne no podía aguantar más de unas pocas semanas. Un experto en alimentos me dio una respuesta similar.

Añadieron información: si fuera congelada duraría más de esas semanas, si estuviera al alto vacío igualmente. Pero, afirmaron que era una cuestión imposible el que la carne llegara a tener diez años refrigerada o congelada.

Hasta aquí, nuestra labor de detectives indica que la noticia dada es falsa, al menos en uno de sus elementos, el de una carne de hace diez años que es mandada a otro lugar como un desperdicio.

Pero esa investigación arrojó otro dato: sí existe la carne añejada durante algún tiempo, semanas en un refrigerador, lo que la hace más tierna y sabrosa, pero eleva su precio sustancialmente. Y esto me dio otra pista.

Segundo, la duda de la rentabilidad. ¿Es negocio el vender carne refrigerada durante diez años? La respuesta es negativa.

Si es que es posible tenerla diez años en un refrigerador, eso hace que esa carne sea sustancialmente más cara. Digamos que la tasa real de interés sea de 4 por ciento anual, lo que sin remedio produce un efecto que es la necesidad de elevar el precio de esa carne al menos ese porcentaje cada año.

Por cada mil pesos de carne en el primera año, usted deberá cobrar al menos unos 1,500 pesos en el año diez a precios constantes. Y esto sin incluir el gasto del refrigerador, la electricidad y la administración de ese negocio.

Puesto de otra manera, para que sea negocio la venta de carne refrigerada diez años, al menos debe duplicar su precio en valor constante. La carne añejada vale mucho más que la carne recién cortada y, por tanto, no puede competir en precio con la carne más nueva.

Pero, si es que alguien quiso deshacerse de esa carne y la vende a precios bajos, pues se trata de una rebaja importante de precio y quizá deba aprovecharse. No va a suceder con frecuencia.

Le digo, existen razonamientos fuertes que indican que la venta de carne vieja refrigerada no es un evento probable. Presenta problemas físicos de conservación y problemas económicos de negocio, lo que no importó a ese comentarista para que él sirviera de eco a algo que no tiene mucho sentido.

La labor de esos lectores de noticias es en buena parte filtrar la calidad de los sucesos y, de cierta manera, educarnos con sus comentarios y razonamientos.

Al final, en una segunda opinión, me preocupa que se dé ese fenómeno de eco indiscriminado que termina por producir aún más ignorancia en una nación de por sí poco educada.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras