Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Publicidad y Tabaco
Eduardo García Gaspar
23 diciembre 2002
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La decisión del gobierno americano de retirar la publicidad del tabaco de la televisión hace varias décadas tuvo un efecto retardado en México y en la Unión Europea que ahora adoptan medidas similares.

El asunto es de importancia por sus consecuencias de muchos tipos. ¿Va a desaparecer el tabaco del mercado?

No, a pesar de la prohibición de su publicidad. Podemos pensar que su consumo disminuirá en el largo plazo, pero que en el plazo corto sus ventas mundiales tendrán variaciones escasas, pues seguramente la demanda de tabaco es inelástica.

La presión social, las campañas en contra del tabaco funcionarán en cierta medida más en el largo plazo que en el corto.

Pero prohibir el tabaco sería un acto de profunda miopía política, pues crearía de inmediato un mercado negro, ilegal, igual que el del alcohol en la primera mitad del siglo pasado y el de las drogas en la actualidad.

Más aún, lo atractivo de lo prohibido podría crear un nuevo impulso al consumo del tabaco. Lo más que pueden esperar los gobiernos con cierta inteligencia es la prohibición de la publicidad y la promoción del tabaco, sin impuestos especiales grandes que fomenten a los mercados negros.

¿La prohibición de la publicidad del tabaco será de beneficio?

Puede tener a la larga repercusiones en los niveles de salud de la población y alargar la expectativa de vida, lo que se considera bueno. Pero hay efectos colaterales de consideración que deben mencionarse.

Uno de los más obvios y mencionado en diversas publicaciones es el de una presión más alta en los fondos de pensiones, lo que producirá tensión en los presupuestos gubernamentales.

Otro de los más obvios es el de los medios y los negocios periféricos que sufrirán reducciones en sus ingresos y, por tanto, en sus niveles de empleo. El tabaco era una buena entrada de dinero a los medios, como la televisión y la radio, y ya no la tendrán, pues las disposiciones gubernamentales causarán una reasignación de recursos de las tabacaleras a otros medios que sí puedan usar.

Quizá los periódicos en México elevarán sus ingresos por la publicidad relocalizada de las tabacaleras. Lo que es cierto es que empleados de medios, agencias, productoras, investigadores de mercado y muchas otras personas, aunque no sean fumadoras, van a sufrir consecuencias de esas medidas. Consecuencias no muy gratas en la mayoría de los casos.

Por otro lado, si internamente el costo de marketing se reduce en las tabacaleras, quizá puedan reducir sus precios de venta, lo que elevará la cantidad demandada, pero será compensado por impuestos especiales que serán más atractivos a los gobiernos, quienes se encontrarán en una posición extraña, la de derivar ingresos de un producto que desean prohibir.

El asunto es complicado en serio. Todo lo que intento mostrar es que nuestra sociedad es un ente muy complicado en el que las medidas que toma un gobierno con buenas intenciones tienen también consecuencias negativas que pueden dar un saldo final negativo para las personas.

Por mi parte, creo que un producto legal tiene libertad de expresión y que limitarla es igual a censura que puede contagiarse.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Publicidad y Tabaco”
  1. SAUL NEREO Dijo:

    Tiene razón lo legal tiene derecho a la libertad de expresión. En el caso del tabaco la cosa es diferente, a pesar de que se a demostrado que el tabaco es mortal para el humano, se sigue respetando el derecho de consumirse y eso responde a la libertad. Pero le guste o no los gobiernos en materia de salud tienen la obligación de procurar salud a sus pueblos. NOTA DEL EDITOR: ése es precisamente el punto, que con el pretexto de cuidar la salud acumulan más poder y limitan libertades, como la del propietario del bar que quiere tener un lugar en el que se fume. Recuerde que ese miismo pretexto de la salud dio origen a la Prohibición.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras