Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Zanahoria Del Demagogo
Eduardo García Gaspar
8 noviembre 2003
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Dentro de una democracia, como dentro de un mercado libre, pueden encontrarse abusos. La diferencia entre ambos, sin embargo, es grande.

Si se elige un mal gobernante, las consecuencias son terriblemente más funestas que si se elige una televisión o un auto de mala calidad.

Pongo un ejemplo actual y muy claro. Hugo Chávez. el presidente de Venezuela. participó en un golpe de estado en 1992 y fue encarcelado durante dos años.

En 1998 salió a la superficie de nuevo ganando la presidencia sobre una plataforma política que se sustentaba en la lucha de clases y el poder del gobierno para quitar la riqueza de unos y dársela a otros. Es un admirador de Castro y la llevaba bien con Sadam Husein.

No siendo tonto, Chávez ha emprendido acciones a favor de la educación popular, llevando a miles de niños maestros y materiales, incluyendo la promoción de esas actividades con transmisiones obligatorias para los canales de televisión (en una de ellas, él hacía de maestro y escribió una palabra con una falta de ortografía).

Igualmente, se dan créditos a las clases más necesitadas para reparar sus casas, sembrar y cosechar, e incluso abrir negocios pequeños. Los créditos para la compra de casa, dados por la autoridad, impiden a su dueño que esa casa sea vendida, excepto con una autorización gubernamental.

Por el otro lado, al sector privado, lo califica de fascista y es el chivo expiatorio de lo malo que sucede en el país. Ya que la televisión privada no presenta las bondades de su gobierno, se pondrá una televisora estatal para que ella sí provea al pueblo con lo que realmente hace su gobierno.

En fin, usted sabe de la situación de Venezuela y no hay mucho más que añadir aquí. Pero lo que sí se puede agregar es un par de consideraciones muy sencillas.

La primera es obvia: Chávez llegó al poder porque existe una buena cantidad de personas pobres que creyeron en las promesas de Chávez, aunque ellas fueran inverosímiles y falsas. Se demuestra así que el sistema democrático de elección no garantiza la elección de los mejores, lo que no debe sorprender a nadie.

eso tiene que hacernos pensar en que un gobernante puede subir al poder utilizando engaños, como el mágico remedio a la pobreza que hace de los ricos unos villanos y de los pobres unas víctimas.

La gente creerá eso, en buena proporción, a pesar de que las propuestas del candidato no resistan ningún análisis. Más aún, ya en el poder, el gobernante se conservará en el poder con más engaños y acciones populistas, como los de Chávez.

Necesita cautivar a sus clientes, como también lo está haciendo López Obrador allá en el DF con sus pensiones alimentarias a la tercera edad.

Ése es el punto que quiero hacer: él necesita clientes a quien engañar para subir y mantenerse en el poder. La palabra clave es “clientes”.

A esos clientes, que son los pobres y escasamente educados, los debe seducir con cosas como créditos para su casa, aunque de ella no sean propietarios, y otras similares que en esencia son regalos obtenidos de manejos irresponsables de las finanzas públicas (y causen mayor daño a la larga a esos a quienes pretende ayudar). Pero, hay algo más, vital para el populista.

El día que se acabe la pobreza él perderá el poder. Por tanto, para el populista es de sumo interés mantener la pobreza y la escasa educación de grandes masas de personas. Una población educada y de ingresos razonables jamás lo hubiera elegido. Por eso, las acciones del populista son visibles, pero no efectivas; atraen, pero no solucionan; embelesan pero no resuelven.

Por eso, esas acciones necesitan medios de comunicación, para engañar al mayor número posible de sus clientes, que pobres y sin educación, siguen al más visible y gritón mesías. El discurso del populista tiene el cimiento de la pobreza, por eso, repito, es en extremo importante mantenerla a niveles suficientes como para seguir en el poder.

Visto en resumen, la democracia es terreno fértil para elegir al peor gobernante cuando un país posee altos niveles de pobreza y bajos niveles de educación. A esos, que son la mayoría, el populista los puede engañar muy fácilmente. Un escenario posible para México en el 200.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras