Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Las Ventajas de la Amistad
Eduardo García Gaspar
28 julio 2003
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Tengo un amigo al que la agrada organizar reuniones a las que invita a alguna personalidad a hablar sobre temas de actualidad.

Es un tipo culto, inquieto, con el que tengo dos enormes coincidencias, pues ambos consideramos a la libertad como el gran valor humano, al mismo tiempo que tenemos ideas religiosas muy arraigadas.

En la última de las mesas redondas a las que asistí me encontré rodeado por unos siete sacerdotes católicos y expertos en historia y política mexicana. El conferencista habló de las relaciones iglesia-estado en el país, desde sus antecedentes.

Una de las conclusiones con la que todos estuvieron de acuerdo fue el ambiente de enemistad tradicional que existe entre ambas instituciones.

El liberalismo mexicano del siglo 19 vio a la religión como enemiga real, con una óptica jacobina extrema. Y la religión vio al liberalismo, con su defensa democrática, como un ataque especialmente dirigida a ella.

Con esos antecedentes es fácil explicar algunas disposiciones legales que regulan las elecciones actualmente y la controversia reciente acerca de las declaraciones de varios obispos, en la que los detalles oscurecían la existencia de una asimetría de derechos.

Como es costumbre en esas reuniones, al terminar de hablar el conferencista, todos nos servimos unos bocadillos a los que hacemos aún más agradables con un estupendo vino y conversaciones informales.

Quiero compartir con usted el contenido de una de esas conversaciones posteriores. Desde luego el tema fue la religión.

Fue comentada la existencia de muchas religiones, de lo que derivó el problema de cómo tratar legalmente a un número grande de ellas, cada una argumentando ser la verdadera. De allí salió el tema obvio, que es el mencionar que todas las religiones tienen algo de verdadero y que son todas respetables.

Es obvio que las religiones deben ser permitidas, todas, con las obvias salvedades de las que violan principios naturales humanos.

Por ejemplo, no podría ser tolerada una religión que realizara sacrificios humanos, pero sí se admitiría a una religión que sacrificara, por ejemplo, conejos, pues de hecho los matamos, los comemos y no está eso prohibido por la ley. Sería algo extraño, pero admisible.

Igualmente, no podría tolerarse a una religión que obligara a sus miembros a pagar una multa por dejar de pertenecer a ella. Nada fuera de la lógica. Sin embargo, el tema derivó en la conveniencia de admitir que todas las religiones son verdaderas de alguna manera y que da lo mismo ser de una que de otra. No lo creo.

Si usted pertenece a una religión concreta es porque usted está convencido de que ésa es la buena. Si no se tiene ese convencimiento fuerte, la tendencia personal será la de tomar de cada religión lo que a uno le conviene y tener la propia e individual, totalmente subjetiva.

Eso no es lógico. Las religiones se deben tomar en su totalidad o no tomarse. Es como el embarazo, o se está embarazado o no se está. Y digo que no es lógico porque las religiones presentan creencias integrales que deben tomarse todas o ninguna, lo que las hace bastante incómodas para todos.

Pero así son las buenas religiones, las que nos llaman a usar a la libertad como una oportunidad de hacer lo que debe hacerse por decisión propia. Y en cuanto a juzgar cuál es la verdadera religión, ése es un problema resuelto hace siglos. No hay juez terrenal que pueda dirimir ese asunto, ni gobierno alguno que lo determine.

La verdadera religión es la que uno admite como tal en lo personal y de manera inteligente, sin hacerse el tonto y sin seleccionar de cada una lo más cómodo… como hizo hace tiempo otro amigo.

Decía él, en serio, que algunas religiones orientales no consideraban pecado al sexo extramarital y que él seguía esa creencia con una extraordinaria frecuencia, pero que en el fondo seguía siendo católico, aunque no le acomodaba eso de ir a misa y no lo hacía.

En fin, sea lo que sea que usted piense, mi punto central es que hablar con gente que sabe, que usa la razón y que dialoga es un gran placer, aunque no se llegue a conclusiones ni a convencer a los demás. Uno termina renovado, con más riqueza mental y eso es lo que mi amigo persigue con sus famosas reuniones.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.

2 Comentarios en “Las Ventajas de la Amistad”
  1. antonio Dijo:

    hola quiero conocer amigos. NOTA DEL EDITOR: salga a la calle, vaya a lugares, de usted depende, no de lo que otros aconsejen.

  2. karla barrios Dijo:

    que bueno es habla de amistad





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras