Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Las Barbas Del Vecino
Eduardo García Gaspar
6 diciembre 2005
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El 29 de noviembre, varios medios noticiosos dieron una noticia sobre Honduras. Una noticia que será muy aplicable a México en julio de 2006. Se refería a incertidumbre electoral, en palabras sencillas, conocer y reconocer al ganador de la carrera por la presidencia. Había discusión al respecto y eso es precisamente lo que ninguna democracia necesita.

Una incertidumbre así la pueden soportar las democracias maduras, como en los EEUU hace ya varios años… pero no una democracia infanta, que está dando sus primeros pasos, como la mexicana. El domingo anterior en Honduras, el 27, hubo elecciones y el martes 29 existía aún duda al respecto del ganador (aún sigue).

Se reportó que el presidente Ricardo Maduro había dicho que aún no se tenían un ganador. A eso respondió el opositor José Manuel Zelaya que se estaba jugando con fuego.

Y jugar con fuego es lo que puede acontecer el México ese primer domingo de julio y los días siguientes. Además, el tribunal electoral de Honduras había hecho una declaración opuesta a la de Maduro, sí había ganador y era Zelaya, no Lobo el candidato oficialista.

Entre las razones por las que los resultados en Honduras fallaron se encuentra la de una falla en el sistema electrónico de envío de datos, un suceso de muy amarga memoria en México y por el que Manuel Bartlett pasará a la historia en las elecciones de 1988. Pero lo que puede verse en esto es un posible futuro mexicano.

Partamos del mundo ideal. Las elecciones mexicanas se realizan ese día, con irregularidades razonables y de escasa trascendencia. Poco tiempo después, ese mismo día por la noche, o por la mañana siguiente, se anuncia el ganador. Éste acepta su victoria y los perdedores aceptan su derrota. Y asunto arreglado, comenzando la siguiente etapa del proceso para la transición de gobierno.

Todos contentos y felices. Pero puede suceder otra serie de cosas. Básicamente las siguientes. Primero, que se retrase el anuncio del ganador más allá de lo razonable. El efecto de esto es una elevación de la incertidumbre.

Si el retraso se debe a resultados demasiado cercanos como para proyectar ganador con confianza, no habrá tanto problema como si se trata de fallas en el sistema y los procesos. Más nos vale que las personas encargadas de ese proceso hagan bien su trabajo.

De la calidad de esa labor dependerá la confianza en los resultados. Y aquí es donde entra una variable potencialmente riesgosa, el voto de los mexicanos en el extranjero y su proceso, sobre el que no se tiene experiencia. Los peligros son serios.

Pero ahora vayamos a la segunda posibilidad de sucesos indeseables. Con o sin resultados de confianza en los conteos de votaciones, se necesita algo invaluable, el reconocimiento de haber perdido por parte de los derrotados. El declarado ganador de seguro aceptará la victoria, pero el que reconozcan su derrota los perdedores es otro paseo muy diferente.

¿Qué sucede si no la reconocen? Lo obvio, la incertidumbre se eleva y mucho. Es decir, la madurez de los candidatos es vital para esta naciente democracia. Veamos esto del otro lado y los ejercicios se los dejo a usted para que saque sus propias conclusiones.

Los organismos electorales que realizan la elección deben ser profesionales y deben también realizar un trabajo de enorme calidad. Esto incluye el manejo de los votos del exterior, una tarea sobre la que no se tiene experiencia previa y cuyo mal manejo puede arrojar dudas sobre los resultados. ¿Cree usted que lo pueden hacer?

La otra. Es realmente crucial estudiar la personalidad de los tres candidatos mayores para ver si ellos tienen la madurez que requiere el reconocimiento de una derrota. Eso se lo dejo a usted como ejercicio mental y quizá tema de discusión entre amigos. ¿Hay al menos uno que se crea que en caso de perder no vaya a reconocer su derrota?

No es una pregunta sencilla, pero es vital. Si uno o más de los candidatos no reconocen su derrota, eso tendrá consecuencias serias para el país, dando entrada a protestas masivas y violencia política severa. Una manera de ayudar a evitar esto es tener un proceso electoral impecable, digno de toda confianza y creíble, con el que pueda tenerse un anuncio pronto y oportuno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras