Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Modelos Económicos
Santos Mercado Reyes
29 marzo 2005
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Todo ciudadano responsable, desde el obrero hasta el gran empresario debería preocuparse por entender algo de teoría económica y discutir abiertamente el modelo económico que queremos en México.

Por suerte que la teoría económica señala que no hay muchas opciones en cuanto a modelos económicos puros. En realidad solo se cuenta con dos modelos: el centralizado o el descentralizado.

Centralización

El modelo centralizado consiste en dejar que un centro, llámese gobierno, buró, partido, presidente o dictador sea el que tome todas las decisiones económicas que permitirán producir bienes y servicios a fin de que la sociedad pueda sobrevivir.

Este centro es el que decidirá qué producir, a quién distribuir, cuánto asignar a cada persona y organizará la fuerza de trabajo para colocar a cada hombre en un punto de la maquinaria estatal de producción. El sistema centralizado recibe muchas denominaciones. Se le puede llamar: sistema esclavista, feudal, socialista, fascista, nazi, soviético, maoísta, comunista, economía de estado, etc.. La máscara puede ser diferente pero la esencia es la misma: centralización.

El sistema centralizado requiere la abolición de la propiedad privada y por lo tanto la prohibición del comercio entre los particulares. La producción de zapatos, por ejemplo, no la decide el empresario sino el centro (el gobierno). La norma fundamental de funcionamiento se basa en la disciplina u obediencia absoluta al poder central.

Descentralización

El sistema descentralizado consiste en establecer que los individuos sean los protagonistas fundamentales de la economía. Quiere decir que cada individuo tiene la libertad de decidir la actividad que quiera, ya sea en la producción o en la distribución.

Este individuo debe elegir si se dedica a producir pan, zapatos o cohetes. O bien, si desea comercializar lo que otros producen. En tal caso, nadie tiene el derecho de coartar la libertad de otro. Si se me da la gana, me pongo a fabricar satélites y nadie me lo debe impedir, ni el gobierno, ni la competencia.

Por supuesto, esto implica que use mis propios recursos y asuma las consecuencias de mi éxito o fracaso. El sistema descentralizado establece como normas de funcionamiento el respeto a la propiedad de los demás individuos así como el respeto a la libre competencia. Este sistema tiene también distintas denominaciones: sistema capitalista, sistema de libre empresa, liberalismo económico, economía de mercado, neoliberalismo, etc.

Estos son los dos modelos puros de la economía. Sin embargo, hay que considerar que son solo modelos teóricos, abstracciones del pensamiento. No existe ningún país completamente capitalista, ni completamente comunista. Las economías reales son una especie de combinación entre los dos modelos: Hay sociedades que tienen más mercado que estado, por ejemplo, Hong Kong, Singapur, Taiwan, etc. Otras sociedades tienen más Estado que mercado, por ejemplo, Corea del Norte, Cuba, China, etc. EEUU, por ejemplo, se puede decir que es un 30% socialista y 70% capitalista.

Modelos de Marx y Keynes. ¿Por qué hay economías mezcladas?

Una explicación radica en que es muy difícil definir el proyecto de estado que desea cada sociedad. Se requiere tener teóricos que comprendan perfectamente los dos grandes paradigmas (modelos) de la economía. Pero, el pensamiento económico que ha dominado desde principios de este siglo ha sido el que se fundamenta en las ideas de Carlos Marx y John Maynard Keynes.

Marx estableció las bases teóricas para la creación de una economía sin propiedad privada, de allí su prédica desde el “Manifiesto Comunista” para abolirla. Esta teoría inspiró a mucha gente para construir los sistemas centralizados y por lo tanto autoritarios. Keynes estableció la teoría para legitimar la intervención del estado en la economía. En realidad ambos autores empujaban hacia el mismo lado, es decir, hacia el centralismo económico.

Por lo tanto unos países se declararon abiertamente socialistas, fascistas o nazis y otros simpatizaron con las ideas keynesianas de permitir que los gobiernos dirigieran la economía, controlaran los mercados, regularan la producción, y manipularan la moneda. De esta manera, el sistema de mercados libres sufrió un descalabro, se eliminaron las libertades económicas (y por lo tanto, políticas) de los individuos y la burocracia gubernamental tomó el papel estelar de la película.

Hacia una Economía de Mercado

Hoy en día, parece que hay un despertar en todo el mundo para recuperar aquel sistema que permite aprovechar las capacidades y talento de cada ciudadano, Se empieza a ver las bondades del mercado, la competencia, las motivaciones económicas de los individuos, etc.

Es un renacimiento del liberalismo económico sintetizado por mentes brillantes como la de Adam Smith, León Walras, Carl Menger, Bohm von Bawerk, Ludwig von Mises, Friedrich von Hayek, Israel Kirzner, Milton Friedman, etc. Autores que, por cierto, quedaron proscritos de los programas de economía de muchos países latinoamericanos, especialmente en México.

Uno de los grandes problemas que enfrentan los países latinos es que hay muy poca gente experta en el pensamiento del liberalismo económico. En contraste hay demasiada gente contaminada por las ideas marxista-keynesianas. De esta forma es muy difícil crear un proyecto de nación que tenga una clara definición hacia el establecimiento de una economía de mercado.

Sin embargo, la oleada histórica que estamos viviendo favorece el desarrollo de economías de mercado. Países que antes veneraban la centralización (URSS, Cuba, China, Polonia, etc.) han tomado la decisión de cambiar su modelo de economía estatal para implantar la economía de mercado. ¿Qué tan exitosa será esta transformación? Depende del clima intelectual que logren en la sociedad. Por ejemplo, en el caso mexicano, se intentó caminar en este plan de transformaciones.

Pero la intelectualidad y todo el sistema educativo están estructurados en la filosofía de economías estatales. La conciencia de los jóvenes, docentes, periodistas y escritores está todavía conquistada por la ideología marxista-keynesiana. Esto dificulta enormemente el establecimiento del nuevo modelo económico. Sin embargo, la discusión de qué modelo tomar sigue tan necesaria ayer como hoy. En la elección del modelo está precisamente la clave para garantizar un mundo de prosperidad o uno de pobreza.

[Para una definición de los principales conceptos económicos, puede acudirse aquí, con definiciones más específicas de términos como mercantilismo, economía clásica, capitalismo y otros más; véase también la segunda parte del mismo autor aquí]


ContraPeso.info es un medio alterno de información y opinión que defiende a la libertad responsable y el sentido común.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras