Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Caridad de Garage
Eduardo García Gaspar
15 junio 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La noticia es interesante. Fue reportado que Hugo Chávez, el dictador venezolano, mandó una orden a sus seguidores, la de desprenderse de las cosas que no necesitan. Puede que sea un refrigerador, o cualquier otra cosa. Cosas que les sobran. Más o menos como en una venta de garage, pero por la fuerza y en aras del socialismo único que él comanda. Es una caridad de garage.

Las palabras concretas fueron reportadas por Grupo Imagen. Dijo el dictador que “El que tenga una nevera que no necesite, póngala en la plaza Bolívar, el que tenga un camión que no necesite, un ventilador, una cocina, despréndase de algo, no seamos egoístas. ¡Yo lo exijo!“. Y agregó que donaría 250 mil dólares que recibió en un premio que le fue otorgado en Libia: “lo pido y voy a comenzar a dar el ejemplo“.

Por mi parte, yo donaría algunos libros, que no me sobran, pero que allá se necesitan con urgencia: de Tocqueville, Bastiat, Smith, Mises, Hayek, Friedman y otros. No lo hago porque supongo que no los aceptaría el dictador. Sea lo que sea, el reporte de ese hecho tiene ángulos interesantes.

El más claro de ellos es el de la caridad por la fuerza, lo que ya no puede ser caridad. Hay otra parte, que es eso de definir qué es lo que “sobra”. Los esfuerzos que conozco por definir eso son infructuosos. Si tengo seis bolígrafos, ¿cuántos me sobran? Nadie lo puede saber. Pero el asunto de fondo es el de la distribución, donde está el real problema.

Imagine usted que entendiendo las órdenes dadas, algunas personas van a esa plaza y dejan neveras, ventiladores, sillones, ropa, lo que sea. La motivación principal para hacerlo será la de quedar bien con el mandamás. Pero ahora, con todos esos bienes, llega la oportunidad de oro para cualquier buen dictador, la de repartirlos. ¿A quién le doy cada nevera, o cada sillón?

No hay un número infinito de ventiladores, ni de radios. Tiene que decidirse a quién darle esas cosas y eso es lo que aman los dictadores: son sus premios a la lealtad. Los van a dar a sus favoritos, a esos que sean sus incondicionales o puedan serlo. Y es así que llega el momento en el que alguna persona se vende por un regalo del dictador, al que verá como un bienhechor que quizá otro día le regale otra cosa… una esperanza que el dictador aprovechará.

Es eso viejo que se dice, “en el conteo está el ganeo”. El que distribuye gana siempre porque las cosas pasan a su poder y él las concede a los que le son leales. Este es el problema del socialismo y es su atención obcecada en la distribución. Fíjese en esto que es realmente de llamar la atención: Chávez no facilita la producción de los bienes, quiere redistribuirlos como si ya existieran todos los necesarios y algunos tuvieran de más.

Según el dictador eso es el socialismo del futuro. Andrés Oppenheimer lo ha calificado como narcisismo-leninismo, algo mucho más cercano a la realidad. Bárbara Tuchman, la historiadora, lo habría calificado de estupidez: la terquedad del gobernante aplicando políticas que no funcionan sin hacer caso de la realidad. Lo de Tuchman es lo que mejor describe el asunto.

Tiene ya Chávez problemas de inflación, escasez y descontento. Por eso mismo es básico para él cerrar la pinza y controlar a los medios. Un régimen de esa clase tiene que controlar a los medios para que ellos difundan la existencia del mundo con el que el dictador sueña que está logrando. Lo mismo que en Cuba, en Corea del Norte, en Burma, en Zimbabwe, en Sudán; igual con el fascimo, el nazismo.

Pero hay algo  adicional que llama la atención: a pesar de todo existen algunas personas que apoyan al dictador. Recuerde usted a algunos miembros del PRD felicitando al dictador, lo mismo que algunos actores de Hollywood. Esto es lo que realmente no se entiende. Porque al fin, quien recibe un refrigerador donado por Chávez tiene un motivo para apoyarlo, pero estos nada reciben.

No puede esto causar sino asombro a cualquiera y, de nuevo, quizá sea aplicable la explicación de Tuchman: quizá también en estos haya trazas abundantes de estulticia y terquedad. Pero también puede ser que esté en operación eso de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Chávez se ha declarado enemigo de las libertades ciudadanas y eso coincide con las creencias del PRD y otros más.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes



No hay comentarios en “Caridad de Garage”
  1. Guillermo Rodriguez Dijo:

    Hasta ahora nadie ha dejado neveras ni camiones en las Plazas Bolívar, y lo que sigue repartiendo el gobierno es el producto del alto precio del petróleo en sus “misiones”. No se que recibirán otros, pero de los actores de Hollywood Danny Glover que es el más cercano a Chávez ya tiene un financiamiento del gobierno venezolano por 17 millones y medio de dólares para una película. No creo que el caso de los intelectuales y políticos de EE.UU. o México amigos de Chávez sea diferente, mas que en los montos de cada caso.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras