Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tienen Derecho a Vivir
Selección de ContraPeso.info
9 marzo 2009
Sección: Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Juan Moya, sacerdote y Doctor en Medicina.  Agradecemos a Análisis Digital el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es oponerse al aborto haciendo referencia a la situación en España, pero que tiene una legitimidad universal.

Sombras de muerte se acercan por el horizonte, y no es un decir: una tragedia aún más grave que la crisis económica está a punto de ser aprobada; más grave porque afecta no ya a los medios de vida, sino a la vida misma de miles de criaturas engendradas a las que se les negará el derecho a nacer.

No sé si la crisis económica podía ser evitable, pero desde luego la tragedia que se cierne sí lo es: bastaría que los que la promueven retiren su propuesta, como han dicho muchos expertos, ateniéndose a la constitución, a los tratados internacionales que protegen la vida, y a los derechos humanos.

Se pretende aprobar el derecho a matar al no nacido hasta un momento del embarazo fijado arbitrariamente.

 Cabría preguntarse ¿qué han hecho esas criaturas? ¿Por qué no quieren dejarles nacer? Señores legisladores que promueven el aborto, permítanme unas cuantas preguntas.

¿Les parecen pocos más de 100.000 abortos al año?

¿Lo que España necesita es aumentar los abortos? ¿Les parece ético emplear importantes recursos en facilitar los abortos mientras quedan sin atender determinadas necesidades primarias en años de crisis económica?

El simple deseo de abortar de la madre ¿puede prevalecer sobre el derecho a nacer del hijo? Qué país es más avanzado socialmente, ¿el que aumenta los abortos cada año o el que, consciente del valor moral y social de la vida humana pone los medios adecuados para que las mujeres que se planteen abortar puedan tener la ayuda necesaria y no caigan en una decisión precipitada y equivocada?

¿Qué es más grave, cazar sin licencia o que una menor de edad pueda abortar sin el consentimiento paterno?

Aprobar una ley que permite abortar sin necesidad de causa alguna, ¿es un avance social o un notable retroceso?; ¿qué es deseable, salvar vidas o suprimirlas? ¿Cómo compaginar esta ley con la necesaria protección del “bien jurídico” que, según la Constitución, es la vida del nasciturus?

¿Vale más una vida que un hipotético puñado de votos (tanto más si las vidas abortadas son miles)?; ¿no les dice nada su conciencia?…

Perdonen una pregunta más, no secundaria: ¿no se dan cuenta que, lo crean o no, todos tendremos que responder ante Dios de nuestras decisiones y nuestros actos libre y conscientemente queridos?

 Madre embaraza y padre progenitor, ¿verdaderamente creen que lo que se plantean abortar no es un ser humano, no es un hijo vuestro que lleva vuestra sangre y vuestros rasgos físicos, psicológicos, genéticos…?

¿Pueden creer sinceramente que tienen derecho a decidir poner fin a la vida que han engendrado? Médicos y enfermeras, ¿se sienten orgullosos de emplear sus conocimientos para matar y no para curar, por unos euros manchados de sangre?

 Unos y otros, partidarios del aborto, no se atreven a reconocer que lo que hacen al aprobar la ampliación del aborto o al practicarlo es matar a un ser humano inocente (¿puede esto ser un derecho?)

Y recurren a falaces argumentos que tergiversan la realidad biológica: niegan que haya una nueva vida humana originada a partir de la concepción. Se engañan a sí mismos diciendo que no habría vida hasta un determinado momento del embarazo.

Y aún admitiendo esa hipótesis errónea, ¿no les plantea ninguna duda o inquietud acabar con el desarrollo de ese “conjunto” de células –como dirían ellos- que “casualmente” tiene la peculiaridad –que en ningún otro “conjunto celular” se dará jamás- de originar una nueva vida, de la misma especie y dignidad que la de cualquier otro ser humano, nacido o abortado?

¿No les parece arbitrario y anticientífico decir “hoy” todavía no hay vida, “mañana” ya sí, y trazan una raya de separación (¡!) arbitraria para disimular lo que realmente sucede: la muerte de un ser vivo.

Y cuando el embarazo avance unas semanas y el cuerpo esté ya perfectamente formado, ¿qué dirán para justificar la sentencia de muerte? Es triste pensar que no necesitarán decir nada, porque la ley no exigirá motivos.

Una “ley” así, ¿es compatible con un Estado de Derecho?

 Nadie debe permanecer pasivo ante esta situación. Difícilmente cabe imaginar mayor injusticia, ¡y aprobada por ley! Pero no es irremediable; los “milagros” existen: los realizan los hombres y mujeres con valores morales que trabajan día tras día por vencer el mal haciendo el bien. Y derogando las leyes inicuas cuando existen.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras