Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Responder o no Responder
Selección de ContraPeso.info
26 noviembre 2012
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación.

La idea central del escrito es tratar un dilema fascinante: ¿debe o no responderse a toda mentira?

Si Sócrates viviera hoy se quedaría afónico. O destrozaría sus dedos en el teclado de una computadora.

O, quizá, renunciaría a ver y a oír mentiras divulgadas por mil pantallas y altavoces para aislarse con un grupo de amigos deseosos de encontrar algo de luz en medio de nubes de tinieblas.

Porque Sócrates, según lo presenta Platón, no tenía permitido “ser indulgente con lo falso ni obscurecer lo verdadero” (Teeteto).

Por lo mismo, ante tantos sofismas baratos, citas manipuladas, artículos donde se mezclan gimnasia y magnesia, afirmaciones rimbombantes vacías de fundamento, mentiras gratuitas y frases descontextualizadas, Sócrates acabaría desesperado si intentase responder a cada falsedad, si quisiera denunciar las manipulaciones que salen de tantas bocas o de tantos teclados.

No sabemos, desde luego, cómo se comportaría Sócrates ante una situación tan peculiar como la nuestra.

La pregunta, entonces, se dirige a uno mismo: ¿hay que responder a cada mentira?

¿Hay que denunciar cada foto manipulada, cada mensaje lleno de falsedades sobre Marte o sobre un cantante famoso, cada calumnia lanzada contra unos o contra otros?

Vivimos en un mundo donde la libertad de expresión es entendida por algunos como pretexto para arrojar al viento cualquier mentira perfectamente calculada para engañar a los incautos, o cualquier ocurrencia divulgada desde la imprudencia de quienes hablan sobre lo que no saben.

Además, la frase según la cual la primera víctima de una guerra es la verdad vale también para el mundo de las finanzas, para los discursos de algunos políticos, para los escritos de importantes literatos, para los estudios de representantes de la ciencia que hablan de filosofía sin tener ideas claras sobre el tema…

Vivimos en un mundo donde millones de falsedades, medias verdades, mentiras avaladas por prestigiosos personajes, y afirmaciones confusas que no se sabe exactamente qué desean expresar, conviven con pocas verdades escondidas en hogares, libros o páginas de Internet; verdades que no acaban de brillar porque son pronunciadas desde voces discretas que se pierden en la marejada de oscuridad que nos rodea.

De nuevo, la pregunta: ¿hay que desenmascarar cada mentira? La respuesta no sería fácil ni para Sócrates ni para nosotros.

Pero lo que sí podemos hacer es suscitar en nuestra mente y en nuestro corazón un sano espíritu crítico.

A través del mismo seremos capaces de descubrir engaños, evidenciar errores, descorrer retazos de falsedad que giran por aquí y por allá, no dar por verdadero lo primero que leemos en una brillante página de Internet o en un famoso periódico.

Luego, en positivo, abriremos los ojos del alma hacia la verdad, venga de donde venga y la diga quien la diga.

Así lo verdadero no quedará oscurecido, sino que se hará más luminoso; primero en nosotros mismos, y luego en quienes se acerquen a nuestro lado y escuchen palabras ponderadas, serenas y sazonadas con un maduro y valiente amor a la verdad y a la justicia.

Nota del Editor

El dilema que expone F. Pascual es en extremo importante. La libertad de expresión origina, con la tecnología actual, una cantidad inmensa de opiniones y puntos de vista. Muchos de ellos caen en esa categoría de inexactitudes, falsedades, mentiras, juicios temerarios y demás.

Es cierto que no hay una respuesta simple al contestar o no a cada uno de esos casos. Pero creo que sí puede haber algunas guías, como las siguientes.

• Es imposible contestar a todas por parte de una persona, pero sí es posible responder a muchas de ellas por parte de quienes sientan esa obligación. El resultado neto será una buena cantidad de ellas examinadas.

• Dar prioridad a las mentiras de mayor trascendencia y consecuencias, ignorando las de escaso impacto.

• Dar prioridad al uso de argumentaciones lógicas y datos empíricos que permitan exponer su falsedad, dejando de usar razonamientos fallidos y falacias usuales.

• Aceptar diálogos en los que ambas partes acuerden buscar la verdad, dejando de lado los diálogos que sólo sean altavoces de terquedad personal.

• Ignorar casos ciertos de “ignorancia invencible”, en los que ningún razonamiento ni prueba producirá enriquecimiento mutuo.

• Dar prioridad a mentiras o inexactitudes emitidas por personas influyentes, dejando en segundo lugar a personas con escasa influencia.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras