Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Amabilidad en Línea
Selección de ContraPeso.info
1 julio 2014
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Fernando Pascual. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación. El título original de la columna es Amabilidad en público y en privado.

Internet tiene amplios espacios públicos donde cualquiera puede leer un comentario, un saludo, una reflexión.

En esos espacios encontramos de todo: educación o insultos, cortesía o desprecio, claridad o confusión.

A veces uno se sorprende al encontrarse con personas que en redes sociales responden y participan con un buen nivel de cortesía, y luego descubrir que esas mismas personas, en privado, se muestran duros, fríos, incluso maleducados.

Desde luego, pasa también lo contrario: hay quienes “desatan” sus tensiones en comentarios muy duros en Internet, y luego en privado actúan con educación y respeto hacia los demás.

Alguno pensará que es imposible lo anterior: quien es educado lo sería siempre, y quien es violento también, sobre todo cuando Internet le permita escribir bajo un pseudónimo.

En realidad, resulta sumamente fácil comportarse de un modo en el trato que tenemos con personas con las que se convive habitualmente, y de otro modo cuando en un medio como Internet uno actúa ante un público más o menos amplio.

Por eso es bueno preguntarnos sobre nuestro modo de actuar en el complejo mundo de la Red y en las relaciones habituales con quienes tratamos habitualmente “en la vida real”. ¿Hay una diferencia entre los comportamientos en ambas esferas?

Si encontramos cierta diferencia, de nuevo hay que analizar de dónde procede.

¿Tengo miedo a quedar mal si sé que me observan muchos? ¿La confianza que da un trato frecuente con alguien me lleva a olvidar detalles básicos de educación? ¿El anonimato desata aspectos de mí mismo que en la “vida real” escondo cuidadosamente?

Es necesario esforzarnos siempre por ser educados, en todos los ámbitos de nuestra existencia.

No por tratar diariamente a alguien ya estamos eximidos de ofrecerle señales de afecto y respeto. No por entrar en un espacio público, como Internet, ya tengo que ser más cuidadoso en mis modales.

Sólo cuando aprendamos ese hermoso arte del cariño interior, seremos capaces de ofrecer a todos, cercanos o lejanos, “reales” o “virtuales”, en Internet o en una reunión de familia, gestos y palabras de auténtico afecto que tanto agradecen quienes nos tratan cara a cara o detrás de una pantalla electrónica.

Nota del Editor

La breve columna de F. Pascual exhorta a mantener la amabilidad en todo trato humano, sea o no en Internet. Tiene razón y pone sobre la mesa un fenómeno digno de considerar: el segmento de comentarios en Internet que violan esa buena costumbre.

Puede hacerse una lista de las faltas más comunes de amabilidad:

1. Lenguaje vulgar, es decir, la utilización de términos soeces. Son rudezas y ofensas.

2. Insultos, es decir, uso de improperios y groserías destinadas contra alguna persona o grupo de ellas. Son también descortesías.

3. Gramática equivocada, es decir, errores de ortografía y sintaxis que indican descuido y desatención al trato que merecen los demás.

4. Falta de razonamiento, es decir, olvido de explicaciones y razones para justificar las posiciones propias.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras