Una exposición que usa a la belleza como una justificación religiosa. Los argumentos religiosos en el arte. Explicación y ejemplos.

3 minutes

Introducción

La idea es al menos original. Algo fuera de lo trillado. No recurre a lo acostumbrado.

No usa lógica, ni apologética. Recurre a una faceta humana, muy humana. A la inclinación por la belleza.

Un campo de sentimientos, de nociones difíciles de expresar.

Los argumentos religiosos del arte

Difícil de explicar en palabras, pero mucho más simple de exponerlos con casos concretos.

Van der Weyden

Un ejemplo, el estar frente a un cuadro como El Descendimiento de la Cruz, de R. van der Weyden. Pintado en madera en la primera mitad del siglo 15, tiene la propiedad de producir placer. El placer de la belleza.

¿Qué es exactamente? No tengo idea. Todo lo que puedo hacer es aproximarme diciendo que viéndolo se descubren cosas, como la postura de Jesús igual a la de María. No puede dejar de verse, de querer saber más.

Caravaggio

O la pintura de Caravaggio, La Cena en Emaús, de unos 150 años después. Otra pintura que no puede dejar de verse. Y que muestra esos argumentos religiosos del arte.

La historia de dos discípulos de Jesús que no se dan cuenta hasta ese momento de la cena de que es Él, resucitado, quien les ha venido hablando durante horas antes.

La mano derecha de Cristo, las dos del discípulo a la derecha. son imposibles de describir más allá de tratarse de escorzos geniales que se suman a la postura del discípulo a la izquierda para mostrar un segundo solamente de lo allí sucedido.

La belleza, el arte, comienza a entenderse como otra cosa. Quizá el otro tipo de argumento, el que complementa a los de Santo Tomás.

Argumentos ricos, abundantes, puestos en otro idioma, como el de la música. Argumentos que son realmente humanos, entran por los sentidos y conmueven.

En música, los mismos argumentos del arte

Piense usted en el Requiem de Mozart, en la Missa Solemnis de Beethoven.

Ahora todo en su sitio

Ahora, coloque esas obras, pinturas y música, en el sitio para el que fueron creadas y que no es un museo ni una sala de conciertos.

Algo como la Sainte Chapelle, o mejor aún, la Catedral de León en España (4’):

Los argumentos religiosos del arte, conclusión

La posibilidad se presenta ya de manera muy obvia: la religión es verdadera porque es bella. Su historia es bella, su arte es bello. La posibilidad es también bella, la de mirar y escuchar cosas como las anteriores y pensar que ellas no son ficción, al contrario.

Tienen que ser reales porque son bellas, muy bellas. Porque mueven algo en nuestro interior y que llamamos alma.

Incluso puede hablarse de la otra cara, de los argumentos artísticos de la religión para plantear dos posibilidades simultáneas:

  • El arte tiene argumentos religiosos.
  • La religión tiene argumentos artísticos.

El asunto ahora es explorar la naturaleza de los argumentos de los dos y creo que es la belleza. Encontrada en ambas, la religión debe ser bella, igual que el arte. Sin belleza no existe ninguna de las dos.

[Las ideas de esta columna están furtemente basadas en las de Smith, James K. A. How (Not) to be Secular: Reading Charles Taylor. Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 2014.]


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-01]

Artículo anteriorLa ley de la contradicción
Artículo siguienteLos créditos blandos de gobierno
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.