Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Esencia Del Negocio
Eduardo García Gaspar
9 junio 2003
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Uno se encuentra lecciones de sentido común en los lugares menos sospechados. Le voy a contar un caso de esos.

Hace algo más de un año, una de las noticias que más impacto generó fue la de los abusos sexuales en algunas diócesis de los Estados Unidos. Por una inquietud mía personal, compré un libro que se llama The Courage to be Catholic, algo así como El Valor de ser Católico.

Su autor es un buen tipo y una fuente creíble, capaz de buenos razonamientos y sin pelos en la lengua. Se llama George Wiegel.

Ese libro trata el tema de los abusos sexuales en Estados Unidos y lo hace con valentía. Sostiene una tesis que es toda una lección de negocios. En esencia dice que las diócesis en las que esos abusos se dieron fueron las que descuidaron el verdadero papel que a ellas se les ha asignado.

Sus obispos se volvieron administradores y olvidaron la esencia de su papel. En vez de ser apóstoles fueron administradores. Ignoraron su razón de ser, eso que justifica su responsabilidad última y, desde luego, eso ocasionó problemas muy serios.

Ahora traslademos eso a campos más terrenales y saquemos una lección muy clara. Cada negocio tiene una justificación, una razón de ser, la que no debe ser olvidada jamás.

Cuando ella se relega a un rincón olvidado y el negocio se confunde con una labor administrativa, la empresa va a tener problemas. Pongo un ejemplo que jamás se me ha olvidado y que tiene treinta y tantos años.

Es algo que dijo el gran Leo Burnett, una de las más grandes figuras de la publicidad.

En un discurso al jubilarse, dijo que la razón de ser de su agencia de publicidad, Leo Burnett Co., es la creatividad que se da al cliente y que “el día que haya más contadores que creativos en su empresa”, él regresaría y quitaría su nombre a la agencia.

Más claro no se puede decir. Un síntoma de haberse olvidado de la razón de ser del negocio es, desde luego, eso, el tener más personal administrativo que personal que hace lo que el negocio vende.

Otro es el poner toda la atención de la empresa en los estados contables. Cuando todo lo que usted ve son estados financieros, usted sólo podrá utilizar remedios financieros.

Porque al final de cuentas todas las empresas, sin excepción, existen porque producen algo que llega a convertirse en un producto destinado al último consumidor, quien sólo busca elevar su bienestar personal.

Cuando la empresa deja de hablar de sus clientes, hace a un lado a quien le da para vivir y mantenerse.

Y no es una cuestión de olvidarse de las finanzas, sino una cuestión de poner en primer lugar al cliente y reconocer que lo que le sucede a las finanzas es el resultado de lo que los clientes hacen.

Si usted trabaja en una empresa, su sueldo no es pagado por la empresa, sino por los clientes de la empresa. Lo único que la empresa hace es administrar el dinero que los clientes le dieron. Y eso es incontrovertible. Sí, la razón de ser de la empresa es hacer algo bueno para los clientes.

No hay más. Si usted hace paletas heladas o computadoras o lo que sea, ésa es la razón de ser de su empresa: dar una paleta helada con valor para los clientes y ellos así eleven su bienestar.

Las anotaciones en los libros de contabilidad son un resumen de lo que los clientes piensan de su empresa, no la razón de ser de ella.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras