Significado y definición de una cualidad curiosa: el humor es un fenómeno exclusivo de los humanos, en algunos más que en otros. Una constante humana universal que produce eso tan llamativo como las risas y las sonrisa. ¿Qué es el sentido del humor?

5 minutes

Introducción

«Tiene un humor de los mil diablos», se dice para describir a personas malhumoradas. Describe una disposición propia, un ‘humor’ irritable, enojado. Lo opuesto al buen ‘humor’, la disposición opuesta de jovialidad, alegría.

Ese buen ‘humor’ adquiere un giro en el significado de la frase «sentido del humor» que es una disposición clara que inclina hacia una actitud exclusiva del humano que es capaz de percibir los aspectos graciosos, ligeros, cómicos, absurdos de su alrededor.

Es eso que crea y permite apreciar algo como esto:

«Le pregunté a mi compadre, el gordo, que qué talla de cintura usaba. Me dijo que era talla 32, pero que con la talla 44 ya puede respirar».

Y que sentencia cosas como «No soy supersticioso, pero debo confesar que sí soy un poco sticioso». O, «¿Porqué nunca gana la lotería un adivino?».

Sentido del humor

Si se insiste en tener una definición, la siguiente es aceptable: «la tendencia de experiencias a provocar risa y proveer diversión». Ella reconoce cualidades esenciales del sentido del humor.

1. El humor es visible a otros en sus resultados externos: risas, sonrisas, carcajadas; o quizá más sutiles, menos visibles, en una reacción de alegría y diversión.

2. El sentido del humor es variable entre personas. Unas lo tienen más desarrollado que otras, pero es algo universal, una constante humana. Una capacidad para comprender el significado del humor: diversión, risa, alegría, gracia, chistes.

Una curiosa observación cultural:

«En ninguna sociedad [mexicas e incas] hay evidencia de que alguien tuviera sentido del humor, mientras que los españoles siempre estaban riéndose». Thomas, Hugh. The Golden Empire: Spain, Charles V, and the Creation of America. (Kindle Locations 4120-4121). Random House Publishing Group. Mi traducción.

Ignoro la evidencia y cómo podría medirse en sentido del humor. ¿Por risas y carcajadas? ¿Por bromas y chistes? No lo sé. Y no comprendo que existan instructivos para aprender a tener sentido del humor, donde se pide evitar ridiculizar y ser sarcástico. ¡Ah, los efectos de la corrección política!

Quizá sea que hay diferentes sentidos del humor, al mismo tiempo que capacidades variables para entenderlos. ¿Entendía Margaret Dumond el humor de los Hermanos Marx?

3. Es uno de los humores, de las predisposiciones humanas, que designa a una inclinación a lo gracioso, incluso en circunstancias serias. Se contrapone al humor, temperamento o talante negativo, serio y pesimista.

Se le llama simplemente «sentido del humor» interpretando al término ‘humor’ con connotaciones alegres y divertidas de gracia, chiste, e ingenio. Está irremediablemente asociado con contento, gozo e hilaridad.


«Nunca he visto a un fanático con sentido del humor, ni a nadie con sentido del humor que sea un fanático».

Amos Oz

Burla y más allá

El sentido del humor es la posibilidad de perder seriedad cuando eso es una ayuda para entender las cosas. El exceso de seriedad es un extremo igual de indeseable que la insensatez continua. En medio de ellos está el sentido del humor: reír y sonreír usando como material a la realidad, sus problemas y dramas.

4. Tiene numerosas manifestaciones. Hay sentido del humor en los chistes, las bromas, el sarcasmo, la ironía, las burlas, las guasas, la comedia y las bufonadas.

Es decir, va desde la vulgaridad de chistes soeces hasta la elegancia de la ironía sutil. Desde la obviedad primitiva hasta la elegancia delicada. Cubre todos los temas, a los que enriquece mientras permanezca es ese punto medio.

5. ¿Función terapéutica? Se le atribuye algún efecto curativo en un sentido de modificar malos humores y predisposiciones.

«El sentido del humor es una actitud que nos permite enfrentar las diversas situaciones de la vida sin dejarnos atravesar por la derrota. Como si fuese una especie de baluarte, las personas con sentido del humor son capaces de salir adelante de los asuntos más delicados dejándose guiar por la esperanza y la certeza de que las cosas pueden mejorar». ladefinicion.com

Tiene un punto eso quizá más que terapéutico, como una actitud virtuosa que evita extremos indeseables de seriedad pesimista y de irrelevancia ignorante.

6. Un fin en sí mismo. Hay algo en el sentido del humor que lo hace un fin en sí mismo, sin ulterior beneficio. Algo deseable por valor propio. Conjunta él una combinación irresistible de ingenio, imaginación y eso que es tan necesario, la sumisión de la seriedad.

Me refiero a lo hierático, esa actitud de seriedad solemne extrema que no se abandona y que llega a la inexpresividad pomposa. El sentido del humor ataca ese extremo y recupera nuestra humanidad imperfecta.

Algo sin lo que nuestra existencia está incompleta porque es parte de la libertad y un producto de la mente. Es el contraste que existe entre estas dos posiciones.

«El motor de la historia es la lucha de clases». Carlos Marx.
«Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo». Groucho Marx.

7. Ejercicio mental. El sentido del humor, además, requiere usar la mente. Es un ejercicio mental que necesita imaginación para ser creado y talento para ser comprendido.

La sola realidad puede ser transformada en algo humorístico, com en este caso:

Y, por supuesto, el mejor chiste jamás escrito:

Conclusión

El sentido del humor es una constante humana exclusiva que se manifiesta en la predisposición a percibir la realidad bajo una óptica de alegría y gracia, produciendo sonrisas y risas. Es eso que produce frases como «Me encantaría tomarte en serio, pero si lo hago, eso sería ofender tu inteligencia» (G. B. Shaw).


Otros lectores también leyeron

[Actualización última: 2022-03]

Artículo anteriorEl dilema del legislador
Artículo siguiente¿Cómo responder a un relativista?
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.