Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ciencia y Relaciones Públicas
Eduardo García Gaspar
21 diciembre 2004
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Quizá sea que hay un traslado de las tomas de decisiones, moviéndose del terreno al que pertenecen hacia los medios de comunicación. Me refiero a eventos como los siguientes.

El fallo sobre la culpabilidad o inocencia de una persona, que debería ser hecho por un juzgado, pasa a los medios de comunicación y de allí a la opinión de la gente. El juzgado, el juez y la ley van a segundo término. Otro ejemplo, la ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente modificados.

De un terreno científico/legal, pasa a un terreno de acciones de relaciones públicas y de allí a los medios. Es el caso reciente reportado por El Universal, donde se escribió que

“Integrantes de la organización ambientalista Greenpeace ingresaron al salón de sesiones de la Cámara de Diputados para manifestarse en contra de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados por considerar que atentan contra la naturaleza.” (15 diciembre)

La nota periodística señala que,

“A pesar de la protesta, la propuesta fue aprobada en lo general con una votación de 319 en favor, 105 en contra y 17 abstenciones. Fue precisamente en el momento cuando se tomaba la votación en el pleno, cuando Alonso Ortiz, acompañado por otros dos jóvenes, ingresaron a una oficina que cuenta con una ventana abierta que da al salón… Ortiz bajó a rapel… Ataviado con un casco y con arneses por todo el cuerpo, el manifestante fue retirado del salón por el personal de seguridad de la cámara, mientras sus dos compañeros que quedaron en la oficina también eran sacados a empujones.”

Casos como éste muestran esa transferencia a la que me refiero. Asuntos como el de los alimentos transgénicos, el de la emisión de dióxido de carbono, o el juicio a una persona, corresponden a personas especializadas. Pueden ser legisladores, científicos, expertos, jueces, los que usted quiera, pero que saben del asunto o deben saberlo.

Sin embargo, el dictamen experto se anula y pasa a solicitarse el juicio de otros, sean grupos de presión como Greenpeace o los medios y así se traslada el tema a la ciudadanía, es decir, a todos los que no son expertos. La fórmula para hacer esa transferencia es simple. No se busca la discusión, ni la argumentación, ni el raciocinio. Se pretende la visibilidad de la posición.

Por eso, para protestar contra algo se acude al uso de machetes, al quitarse la ropa, o a hacer otras cosas que garantizan la cobertura de medios. El bajar de una ventana al estilo alpinista es una imagen atractiva, curiosa, folclórica, que de seguro será reportada en los medios. No hay diálogo, ni explicaciones, ni análisis. Nada de eso que ayude a entender.

Tan sólo es una cuestión de tener una posición, la que sea, incluso insostenible, pero darle una vestimenta lo más llamativa posible. Eso es todo. Las evidencias científicas serán puestas de lado sin el menor recato y se dará entrada al reportaje curioso, sugerente y provocativo. Ya no hay necesidad de pensar, sino de mostrar lo más atrevido que pueda imaginarse.

La discusión de los transgénicos o del calentamiento global se torna así un duelo de imágenes para los medios. El objetivo no es pensar, sino impresionar. Demasiadas veces, por estar tan dentro del bosque sólo se ven las hojas tiradas en el piso, ni siquiera se ven las ramas y muchos menos el bosque mismo.

Nos está sucediendo eso precisamente. Por ver al alpinista que baja descaradamente por la pared de la Cámara de Diputados y comete un delito, no vemos la ley aprobada, mucho menos el significado de los alimentos modificados. Los medios, demasiados, sucumben a esa tendencia que lleva a usar imágenes y no palabras.

En esos medios lo importante no es hacer pensar, sino poner a ver a la audiencia. Ver lo puede hacer cualquier ser vivo, hasta una mosca. Pensar es otra cosa, mejor, pero más compleja. En fin, todo lo que he querido proponerle es una idea. La de que quizá esté sucediendo esa transferencia que lleva a las decisiones que deben tomar los expertos a ser tomadas por los inexpertos en el tema que más llaman la atención.

Es decir, se nos lleva a imponer sobre el resto lo que desean los grupos inexpertos que mejor manejan a algunos medios que con inocencia sucumben a la sustitución del pensamiento por la vista.

Uno de los ambientalistas lo explicó, Stephen Schneider dijo en 1989, que ellos “tienen que ofrecer escenarios de miedo, hacer simplificaciones dramáticas y no mencionar las dudas que tenemos…” Y demasiados son atraídos por los escenarios apocalípticos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras