Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Comunicación Ejecutiva
Eduardo García Gaspar
13 diciembre 2004
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Hace bastantes años, un ejecutivo norteamericano del que fui buen amigo, me hizo un comentario muy severo acerca de los ejecutivos mexicanos. Solíamos él y yo tomar un par de tragos después de salir de la oficina y filosofar sobre la vida y los negocios.

Fue en una de esas conversaciones que me dijo que los ejecutivos mexicanos que había conocido en sus varios viajes a México tenían dificultades para comunicarse. Le pedí que fuera más específico y lo fue.

Me dijo que muchos de ellos no sabían escribir con claridad y que la verbalización de sus ideas era deficiente. En pocas palabras, afirmó que había demasiados ejecutivos que no podían organizar sus ideas y que por eso no podían expresar con fidelidad lo que tenían en su mente.

Pensé que era una exageración lo que mi amigo dijo y no le hice mucho caso hasta que otra persona me hizo el mismo comentario. Pero esta persona me dio detalles concretos, el de un ejecutivo, su jefe, que le solicitaba escribirle sus cartas, memoranda, todo.

La razón de esas peticiones era la incapacidad de escribir del otro. Vaya no podía ser claro ni siquiera hablando. Y tenía un puesto muy alto en una empresa jumbo. Y a partir de allí comencé a poner atención en el tema, para concluir que, efectivamente, hay una buena cantidad de ejecutivos que no tienen habilidades de comunicación.

No hablo de errores de ortografía, lo que es dramático en una persona de nivel. Hablo de vocabularios limitado en extremo, de falta de organización de ideas, de vaguedad en los conceptos. ¿Cuántos tienen estas fallas? En mi experiencia, quizá un 30 por ciento, tal vez algo más.

Es una cantidad enorme. No hablo de ser un Shakespeare de los escritos de negocios, sino de las más mínimas de las habilidades para expresarse. Preguntando sobre el tema a otras personas, encontré una confirmación de mi temor. También ellas habían hallado ese defecto en buena cantidad de ejecutivos.

Pero lo más interesante eran sus explicaciones, las razones por las que no tenían habilidades de comunicación. Por ejemplo, la falta de lecturas, pues quien no lee no está en contacto con vocabulario adicional y organización de ideas. Otra causa que mencionaron fue una deficiente educación universitaria, en la que no se puso atención al lenguaje hablado ni escrito.

Como uno me dijo, “Salimos de la universidad con buena preparación ingenieril, pero creyendo que universidad se escribe con ‘h’.”

Desde luego, exageraba, pero quería mostrar un punto muy gráficamente, el de que los profesores quizá tampoco sabían escribir y por eso no podían corregirles. El asunto es grave.

Recuerdo haber leído que el 80 por ciento de los problemas que puede tener una empresa siempre tiene que ver con la mala comunicación dentro de ella. Quizá sean malas instrucciones dadas a subalternos, información malinterpretada, lo que usted quiera.

Pero la realidad está a la vista, probando lo que he mencionado: presentaciones mal hechas, cartas con faltas de ortografía, memoranda confusa, cotizaciones inentendibles. Vaya, hasta publicidad mal escrita y menús en restaurantes que tienen errores serios. ¿Ha tenido usted esta misma impresión? Ojala pueda usted comentarme un ejemplo de un caso de este tipo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Comunicación Ejecutiva”
  1. Rafael Jiménez Dijo:

    En mi experiencia te puedo decir que no comparto el punto de vista del personaje ya que el ejecutivo mexicano tiene una preparación adecuada en su gran mayoría. Donde puedo estar de acuerdo es que somos muy rolleros con un pensamiento funcional y nos falta ser más precisos considerando un pensamiento abstracto.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras