Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Peor Error
Eduardo García Gaspar
20 diciembre 2004
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Es una impresión mía, quizá muy posiblemente una verdad, que las equivocaciones de estrategia son las peores por dos razones. Una, la obvia, es lógica, la estrategia marca una decisión esencial, que marca una dirección a tomar.

La segunda y más preocupante no es tan clara.

Una estrategia decidida implica el uso de una visión personal, una manera de entender el mundo y, si la estrategia es mala, será poco menos que imposible comprender el error que hay en ella. Un ejemplo de esto es la visión de los marxistas. Su manera de entender la realidad usa ideas como lucha de clases, plusvalía, explotación y demás.

Son ideas equivocadas y sobre ellas toman decisiones estratégicas, por ejemplo, para manejar la economía de un país. Esa economía fracasará por malas decisiones estratégicas. Pero será poco menos que imposible convencer a esas personas que el error se debe a que su manera de entender a la realidad está equivocada y por eso sus acciones fallan.

Otro ejemplo de error estratégico es la administración del poder ejecutivo federal mexicano.

El presidente Fox y su equipo personal cometieron un error estratégico muy claro. Su estrategia para ganar la presidencia fue la correcta: elevaron el nivel de conocimiento de Fox como candidato y lo colocaron como la única opción para vencer al PRI. El error consiste en haber mantenido la misma estrategia como candidato, pero ahora ya en la presidencia.

Como presidente, la estrategia debía ser diferente, muy diferente. El error de esa presidencia fue el no reconocer que la realidad había cambiado. Se entendió al mundo como igual, antes y después de ganar la presidencia. Obviamente, la realidad no es igual para un candidato que para un presidente.

Mi punto es sencillo: los errores de estrategia provienen en buena parte de que esas decisiones están basadas en la manera en la que uno comprende la realidad. Y si esa manera es errónea, las estrategias seleccionadas conducirán a traspiés y fallas, seguramente graves. Y a eso añado un elemento que no he visto tratado con amplitud.

Cuando se dan errores de estrategia, ellos serán muy difíciles de explicar a quien los cometió. Y será aún más dificultoso el hacer que sean corregidos. Las personas no somos propensas a cambiar, sin severas luchas, nuestra forma de entender la realidad.

Lo que eso produce es terquedad mental, un atributo no necesariamente malo en sí mismo, pero que lleva a una corrección lenta de errores básicos.

Otro ejemplo adicional es el de la negativa de algunos gobernantes para ceder terreno en la privatización del sector energético mexicano. Independientemente de motivos egoístas, mucho de ello se debe a una forma de entender la soberanía nacional, la de creer que ella es igual a la propiedad estatal de recursos esenciales.

Desde luego que soberanía tiene otras mejores interpretaciones. Sin embargo, cambiar esa manera de ver el mundo será tarea casi imposible.

Los negocios no se libran de este peligro. Tanto es así, que un emprendedor puede ser definido como alguien que percibe la realidad de una manera mejor que los demás y sobre ese conocimiento propio actúa para beneficio propio y ajeno. Un emprendedor no es otro que un tipo que sigue estrategias mejores, basadas en la realidad que otros aún no ven.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras