Es el cimiento sobre el que el presente se sostiene. No puede ignorarse sin graves riesgos de destrucción futura. El valor de la tradición. Su real significado y beneficios.

6 minutos

Introducción

Como seguramente usted, he estado de turista en varias partes y en algunas de ellas he visitado universidades extranjeras, entre las que recuerdo la Universidad de Illinois, MIT, Harvard, Oxford, MacGill, Notre Dame, Salamanca y otras más.

Yo no sé usted qué reacción haya tenido al ver esas instalaciones, pero al menos yo me he llevado una impresión principal, la de la existencia de una tradición de largo tiempo, muchas decenas de años de existencia. Y siglos también.

La tradición es fácilmente percibida en los edificios, con años y años de vida, y arquitecturas antiguas que acarrean ideas de solidez y de permanencia.

Hay edificios con nombres de benefactores de muchos años atrás y hasta vestimentas extrañas de profesores con diferentes rangos y cargos, que siguen la costumbre de tiempos idos. Hay todos los adelantos que usted quiera, pero igualmente se respeta eso que solemos llamar tradición.

HDR SALAMANCA UNIVERSIDAD PONTIFICIA«HDR SALAMANCA UNIVERSIDAD PONTIFICIA» by Don Pableras is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

¿Qué es tradición?

No sé cómo definirla exactamente, pero tradición significa todo lo que denotan las palabras de raigambre, respeto a las generaciones previas, costumbres mantenidas, herencias admiradas.

Y que incluso pueden llegar a lo aparentemente tonto e irrelevante, como esas togas y birretes de colores llamativos.

Ella puede ser entendida en la acumulación de ideas como estas:

«Transmisión de noticias, composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha de generación en generación. Doctrina, costumbre, etc., conservada en un pueblo por transmisión de padres a hijos. […] Conjunto de rasgos propios de unos géneros o unas formas literarias o artísticas que han perdurado a lo largo de los años. […] Conjunto de los textos, conservados o no, que a lo largo del tiempo han transmitido una determinada obra». dle.rae.es

📌 La naturaleza de la tradición está en la idea de la conservación de algo anterior, muy anterior, que se transmite al presente con la idea de también llevarlo al futuro. ¿Qué se trasmite y conserva? Elementos de la cultura de una sociedad: arte, costumbres, ideas, historia…

La idea de qué es tradición se redondea con sus sinónimos: costumbre, hábito, práctica, usanza, estilo, creencia, leyenda, historia, pasado, acervo, clasicismo, folclore, rito, mito, solera, testimonio.

Reacciones ante la tradición

Ante esto, me imagino, hay dos actitudes, la de quien desecha todo lo viejo y la de quien admite que hay valor en la tradición.

Mi punto debe ser claro: necesitamos más tradición, o mejor dicho, más reconocimiento de la tradición, de quienes nos precedieron y sin los que no estaríamos donde estamos. Me robaré una idea de G.K. Chesterton aplicándola a este caso. Si realmente tenemos una mentalidad democrática y nos preocupamos por las generaciones siguientes, no hay razón por la que no incluyamos en esto a las generaciones anteriores.

Sin ellas, repito, no seríamos lo que somos y de ellas hay mucho qué aprender y mantener. Si las generaciones siguientes deben influir en nuestras decisiones de hoy es perfectamente razonable que consideremos también a las generaciones anteriores.

La figura más usada para definir eso es la muy citada idea de que nuestra generación puede ver más lejos que las anteriores porque estamos parados en los hombros de esas generaciones anteriores, las que hicieron aportaciones geniales que tomamos gratuitamente, como si no hubieran costado trabajo.

Un detalle me parece muy representativo: muchos estudiantes actuales no tienen idea de raíces latinas y griegas, con lo que limitan severamente su conocimiento de la realidad. He encontrado estudiantes de economía que no han leído a Adam Smith, ni a Mill, ni a Mises, ni a Vitoria, ni a Bastiat (siquiera un poco).

La pasión por lo nuevo

Todo lo que han hecho es vivir en el presente inmediato, sin la menor perspectiva histórica. Es un desperdicio tonto que se fomenta con una adoración sin sentido por todo lo que es nuevo.

Igualmente, me he encontrado a muchos que en religión hacen de lado a san Agustín o a santo Tomás, viéndolos como obstáculos en su fervor exclusivo por el último grito teológico.

Visto de otra manera, cuando no hay respeto a las tradiciones y ellas son relegadas al desván de lo inútil, hay una culpa grave de soberbia que hace suponer que solo lo creado por la generación presente es valioso.

Reconocer y honrar a quienes nos precedieron es un buen acto de sumisión y humildad que rinde tributo a genios de todos los tiempos.

Sin hacer eso arriesgamos un presente blando y frágil que nos puede llevar a peligros indecibles. También, me parece, uno de los terrenos en los que esto es más obvio es el de la religión en el que la tradición tiende a ser ignorada por muchos que la ven como un lastre, cuando en realidad sin la tradición la religión sería como una bandera en medio de tormentas de caprichos humanos en cada generación.


«Las tradiciones sociales existen porque permiten que una sociedad se reproduzca. Destrúyelos descuidadamente y quitas la garantía ofrecida por una generación a la siguiente»

— Roger Scruton, Conservatism: An Invitation to the Great Tradition

El real significado de la tradición

Lo anterior lleva a la consideración del concepto esencial que existe detrás del llamado al respeto de la tradición.

1. Es de utilidad presente

Ella contiene la sabiduría de quienes generaciones previas, su conocimiento acumulado acerca de sus experiencias y lecciones. No es algo que pueda desecharse sin costo elevado pues significaría empezar todo de nuevo, desde base cero, lo que es imposible.

Ella plantea una alternativa razonable, la de dar voz y voto a los ancestros. Es mostrar respeto y reconocer sus talentos y capacidades y ponerlas a nuestro servicio y ventaja.


«La tradición significa dar votos a la más oscura de todas las clases, nuestros antepasados. Es la democracia de los muertos. La tradición se niega a someterse a esa oligarquía arrogante que simplemente anda por ahí».

— Gilbert K. Chesterton

2. Hace posible el hoy

La tradición es como un almacén de cimientos de los que poco tienen noticia y sobre los que se asienta el presente. Es la idea de J. R. R. Tolkien: «No desprecies las tradiciones que nos llegan de antaño; ocurre a menudo que las viejas guardan en la memoria cosas que los sabios de otro tiempo necesitaban saber».

Exactamente la opuesta a la de K. Marx: «La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos».

3. Manda a trasmitir al futuro

No significa solamente dar voz y voto a quienes nos han precedido, sino también a quienes vendrán después, dejando un legado rico y de provecho, de belleza, verdad y sabiduría. Esto completa el sentido de permanencia y transmisión del pasado al futuro, colocando al presente en una posición de responsabilidad marcada.

4. Necesita virtudes

La tradición, bien entendida, no es un concepto fundamentalista que obligue a una interpretación ciega del respeto al pasado. Por eso necesita de virtudes, valores convertidos en hábitos, especialmente de la prudencia y el sentido común.

Esto significa un sano equilibrio entre los inevitables cambios y adelantos, y la experiencia del pasado a la que se valora y estima.

Conclusión

En esta columna se ha definido a la tradición como un deber presente que liga a las generaciones anteriores con las futuras, en una transmisión virtuosa de elementos culturales que definen a las personas y hacen mejor su vida.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2021-09]