Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Quiebra de GM
Eduardo García Gaspar
10 marzo 2009
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La noticia no era inesperada. Se refería a la situación de General Motors y su rescate financiero. Varios medios reportaron que, en pocas palabras, la quiebra de esa empresa tendría un costo superior al de mantenerla viva con inyecciones financieras.

El razonamiento empleado para justificar tal conclusión afirmaba que si no se daba más dinero público a General Motors, el gobierno de EEUU tendría que hacer desembolsos totales mayores en, por ejemplo, seguros de desempleo y otros rubros, además de que habría repercusiones siguientes en industrias proveedoras de componentes automotrices y que las consecuencias se sufrirían en todas partes.

Total, resulta más económico, según los reportes, mantenerla viva que dejarla quebrar, todo por las consecuencias que ello produciría: una cadena de eventos sin fin en todo el mundo.

La noticia es un extraordinario ejemplo de la falacia que explican los libros más simples de lógica. En inglés la llaman slippery slope, algo como una pendiente resbaladiza

Es irresistible la tentación de analizarla y demostrar que es falsa. Quizá no sea nada más allá de una acción de relaciones públicas de los sindicatos automotrices y de los grupos de cabildeo.

• Una de sus fallas es tan obvia que sorprende que no haya sido mencionada. Si se afirma que es menos caro mantener viva a GM que dejarla quebrar, debería haberse dado el dato de lo que se necesita para hacerla redituable.

No se dio el dato, por lo que la comparación no existe y todo el argumento se invalida. Todo lo que se dijo es que necesita unos 60 mil millones más en 2009. Nada se dijo de años siguientes.

• Otra falla es la de la falacia que supone una secuencia inevitable y consiste en razonar que una realidad conduce sin remedio a otra y ésta a otras más, en una cadena nefasta y sin interrupciones.

Si GM desaparece, entonces la gente se queda sin empleos, lo que reduce el consumo y esto se aumenta porque los proveedores también serían afectados y se elevaría el desempleo, lo que a su vez deprimiría aún más el consumo… todo en una secuencia absoluta que afectaría a todos sin posibilidad de remedio.

El problema es que esa secuencia es falsa y la realidad lo muestra. Significaría que la quiebra de cualquier empresa, en cualquier momento, tendría que ser evitada. Ninguna empresa podría quebrar, ninguna.

Rescatar a GM sólo, además, sería un acto de injusticia y trato desigual ante la quiebra de otras empresas, de cualquier tamaño, en cualquier industria.

El error de la falacia es obvio: supone que las personas se quedan inmóviles y nada hacen, que no toman decisiones, que permanecen estáticas dejando que la secuencia suceda sin poderla detener.

Todo en la realidad niega esa inmovilidad. Las personas deciden y actúan, se adaptan a las circunstancias y toman decisiones que aprovechan las situaciones. Significaría que la primera quiebra tenida en el mundo, aún se seguiría sufriendo hoy y habría paralizado al mundo.

Si rescatar a una empresa en quiebra siguiera ese proceso inevitable, además, no podría dejarse que quebraran las firmas que producen bienes obsoletos con tecnologías atrasadas. Los gobiernos seguirían subsidiando la producción de bulbos, coches ineficientes, faxes y una larga lista de empresas fracasadas.

• Hay más aún. Si las empresas fracasadas tuvieran que ser mantenidas a flote, que es lo que razona esa nota, ello representaría un daño general a toda la economía. Se crearía pobreza de manera intencional. Tendría que quitarse una buena cantidad de recursos a las personas que sí son productivas para dársela a quienes no lo son.

Las empresas y personas productivas y eficientes contarían con menos recursos, crearían menos adelantos, bajaría la productividad y la economía se convertiría en un sistema de cabildeo de empresas para pedir favores estatales. Es lo mismo que la sucede a las empresas eléctricas en México.

Lo más fascinante de la noticia que menciono es la credibilidad que puede tener. No importa que sea una falacia, que carezca de información completa, que no tenga un apego a la realidad, la lógica superficial que contiene es pegajosa. Será creída por muchos y se apoyará una medida que es contraria a lo que debe hacerse, dejar que las empresas, todas, sean responsables de su existencia.

En fin, todo lo que he querido hacer es llamar la atención sobre una noticia que reporta una afirmación que puede demostrarse al menos como algo muy dudoso.

Post Scriptum

Una columna de A. Vargas Llosa, Que quiebren los bancos, dice entre otras cosas que,

… El motivo que se invoca para no permitir que el Citigroup, el Bank of America, Wells Fargo y otros entren en bancarrota es que el crédito debe seguir fluyendo para evitar que la recesión derive en una depresión. Pero ese razonamiento está al revés. El crédito no es el padre sino el hijo de la prosperidad económica… El modo de resolver esta crisis es permitir que los bancos “zombis” prosigan su camino al infierno, que los bancos que necesitan reestructurarse comiencen a hacerlo y que aquellos que se encuentran en posición de llenar el espacio dejado por las instituciones quebradas lo ocupen cuanto antes…

El 29 de marzo de 2009, hubo los siguientes reportes

News Alert from The Wall Street Journal

The Obama administration used the threat of withholding more bailout money to force out GM Chief Executive Rick Wagoner and administer harsh medicine to Chrysler, marking one of the most dramatic government interventions in private industry since the economic crisis began last year.

• Breaking News Alert The New York Times

The White House on Sunday pushed out the chairman of General Motors and instructed Chrysler to form a partnership with the Italian automaker Fiat within 30 days as conditions for receiving another much-needed round of government aid.

El 1 de junio de 2009, El Universal (México) reportó:

General Motors Corp., el caído icono del poderío industrial estadounidense, solicitó el lunes protección federal por bancarrota ante un tribunal de quiebras en Nueva York, la mayor bancarrota industrial en la historia de Estados Unidos… Funcionarios de la Casa Blanca informaron el domingo por la noche que el gobierno federal inyectará 30 mil millones de dólares a GM, que ya recibió 20 mil millones del dinero de los contribuyentes, para ayudar a su reestructuración mientras está en el tribunal de bancarrotas.

¿Bancarrota? No lo parece en realidad: el gobierno federal de EEUU quedará como possedor de 60% de las acciones, el gobierno canadiense con más del 12%, el sindicato con más del 17% y el resto para poseedores de bonos. Las decisiones empresariales de la empresa serán por necesidad tomadas con criterios políticos, como la garantía dada al sindicato de no importar carros más eficientes que hacen fuera de EEUU y prohibirle a Opel su entrada a ese país y a China (WSJ, 1 de junio de 2009).


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas. 





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras