Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aborto: Problemas de Defensa
Leonardo Girondella Mora
29 septiembre 2011
Sección: ETICA, LEYES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Ha surgido, de nuevo, el tema del aborto en México —las modificaciones constitucionales de varios estados del país, que establecen que la vida comienza en el momento de la concepción, son sujetos de análisis por parte de la Suprema Corte de Justicia.

Eso ha dado pie a expresar opiniones diversas sobre el tema —a favor y en contra—, algunas de las cuales examino en lo que sigue.

 

• Unos dicen que no se saben cuándo empieza la vida, si instantáneamente o semanas después y, por eso solicitan que ello se determine legalmente para resolver así la incógnita.

Esta solución es de un pragmatismo extremo: pide que la ley establezca una verdad por la fuerza —pero la realidad no puede ser determinada por una ley, todo lo que puede hacerse legalmente es reconocerla, no decretarla.

Esta posición —de decir que no se sabe cuándo comienza la vida— es el resultado neutral de las dos posiciones opuestas: la de decir que comienza en el momento de la concepción o sostener que comienza tiempo después. Ya que existen esas dos posiciones, una solución es decir que no se sabe cuándo y dejar que la ley lo establezca.

La solución es ilusoria y artificial —muy parecida a, en la economía, dejar que los precios de los bienes sean fijados por la autoridad. La ley tiene límites y no puede ella decretar verdades ni realidades.

Más aún, si es aceptado que no se sabe en qué momento inicia la vida de la persona, la mejor solución de todas es tomar una posición segura y aceptar que comienza en el momento de la concepción —lo que evita la posibilidad de aceptar una hipótesis falsa y cometer un error muy grave.

 

• Otra de las facetas que tienen diversas opiniones sobre el aborto hace referencia a las consecuencias que las mujeres tienen en caso de permitirlo o en caso de prohibirlo.

Una línea de argumentación razona diciendo que prohibir el aborto es igual a castigar a las mujeres —sostiene que la mujer tiene el derecho a decidir hacerlo dependiendo de sus circunstancias: existen, según esto, situaciones en las que la mujer sin actuar con ligereza quiere abortar.

Esta manera de pensar es endeble al reconocer que el aborto es una acción excepcional en la práctica, pero que debe ser dejada libre según en criterio de quien decide. Explicado de esta manera, la defensa del aborto queda incompleta —el mismo razonamiento podía usarse para autorizar el asesinato, dejando la decisión al criterio personal sin limitación explícita (la defensa personal de la vida).

Esta línea de razonamiento tiene la misma base de la mucho más primitiva y muy usada razón de que la mujer tiene derecho sobre su cuerpo —lo que se interpreta de manera que justifique el deshacerse del niño según voluntad de la madre y sin limitación alguna. La única manera de dar solidez a esto es reconocer que sí se sabe que la vida inicia tiempo después de la concepción.

 

• Vuelvo al tema del inicio de la vida —que es el centro de la discusión y en donde radica la solución a las controversias. La postura que establece que no se sabe cuándo comienza la vida alude a algunos hallazgos científicos.

Por ejemplo, se dice que desde el momento de la concepción el nuevo ser ya tiene un ADN propio —lo que apoyaría la idea de que es un ser con vida. Contra esto se argumenta que a pesar de tener ADN, en ese momento, el cigoto carece de un sistema nervioso y, por eso, no puede considerarse una persona.

Lo anterior es disparatado —solicitaría que se considerase persona legalmente a sólo los que tienen un sistema nervioso desarrollado, el resto no lo serían. No creo posible que se emita una ley que decrete esa disposición y, todavía más, tenga que entonces reglamentar si los enfermos del sistema nervioso se declaran personas o no.

En estas discusiones, casi inevitablemente, se hace referencia a Santo Tomás de Aquino, doctor de la Iglesia Católica, y su idea de que la vida es infundida por Dios al nuevo ser a los tres meses de formación. El argumento tiene cierto atractivo: no se entiende cómo los católicos reprueban el aborto si uno de sus santos más influyentes lo permitió en las primeras semanas.

Aceptar eso tendría consecuencias: deberá aceptarse que los conocimientos biológicos de Aristóteles siguen siendo ciertos y que no ha habido adelantos desde entonces —esos conocimientos fueron la base de Santo Tomás, no los actuales. De lo que se deduce lo opuesto: con los conocimientos científicos actuales, el santo consideraría al aborto un asesinato.

 

• Como tema marginal, se ha expresado una razón en contra de que los estados en México tengan constituciones que difieren en cuando a decretar cuándo empieza la vida —que ello es una función de la constitución del país, no de los estados. Que un país tenga estados que varíen en esa definición, se argumenta, es ilógico.

Si se sigue esa línea de pensamiento tendría que tenerse un decreto mundial legal que resolviera la cuestión definitivamente —ya que sería igualmente ilógico que los países difirieran en esto.

&&&&&

Al hacer estas anotaciones sigo enfatizando un par de ideas: las razones que se usan en defensa del aborto se mantienen débiles y no ayudan a la defensa de esa postura; el centro del tema es la determinación del momento del inicio de la vida en el ser humano.

Nota del Editor

La posición de Santo Tomás sobre el tema está bien explicada en Santo Tomás y el Aborto. Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Aborto.

Fue reportado hoy que la Suprema Corte de Justicia, en su votación, mantiene vigente lo contenido en la constitución de Baja California, que considera se es una persona desde el momento de la concepción. “Siete ministros argumentaron que [esa consideración en la ley de Baja California] viola los derechos fundamentales de las mujeres y es contrario a la Constitución federal, pero se requerían ocho votos para declarar su invalidez, por lo que la acción de inconstitucionalidad fue desestimada sin pronunciamiento de la Corte” (El Universal, 29 septiembre 2011).

Por lo tanto, esos 7 ministros argumentan que es un derecho fundamental de la mujer el matar a un ser vivo dependiendo de la edad que tenga: en edades muy tempranas puede hacerse. Es incomprensible que la noción de derechos haya sido llevada hasta la interpretación extrema de matar a otro ser que por ley claramente no tiene derecho alguno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras