Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Derrota de la Razón
Eduardo García Gaspar
17 marzo 2011
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No es que su nombre sea improbable, sino que su razonamiento es imposible. Una nota reciente (Grupo Reforma, 15 marzo 2011) narra los hechos, que tienen como personaje central a Diva Hadamira Gastélum.

Diva es, diputada del PRI y presidenta de la Comisión de la Familia en la Cámara de Diputados.

Según la nota, ella está a favor de despenalizar el aborto. Hasta aquí nada de particular, aunque sí algo curioso: existe una comisión de diputados a cargo de la familia y su responsable es partidaria de matar hijos.

Viene ahora lo interesante, que bien vale una segunda opinión y que trata de los argumentos que Diva Hadamira utiliza para, no tanto defender su posición, como para atacar a quienes no son partidarios del aborto.

Veamos esto de forma analítica.

Primera defensa de su posición: quienes se oponen a su idea, “huelen feo”. La argumentación es interesante y abre toda una nueva área al campo del razonamiento, la de la aromática. Según esto, la razón se da a quien huela mejor, o tenga un aroma menos malo. De la aromaterapia se ha pasado a la aromargumentación.

Segunda defensa: dice que el tema del aborto no es en sí mismo escabroso, más bien es un tema prohibido al que “le tenemos mucho miedo entrar a la discusión, discutámoslo, mi cuerpo es mío nadie me va a decir qué debo hacer con él. Así de fácil”.

Es una argumentación de facilidad y sencillez, todo el tema del aborto se reduce a una persona la que tiene propiedad sobre su cuerpo y decide qué hacer con él. El problema es que hay un olvido, no pequeño, el de otra persona, otro cuerpo, otra vida, a la que la diputada no escucha.

En apoyo a esa simplicidad, dice ella que lo que ella hace con su cuerpo es su problema y de nadie más. Un buen punto, si es que se trata de cosas como fumar, o comer, o beber. Si ella quiere usar drogas, que las use. Pero se olvida que en el caso del aborto, para usar su propio cuerpo como quiere, debe matar a otro.

Tercera defensa: la narración de casos. Usó, según la nota, dos historias para hacer convincente a su propuesta. La primera, la de una menor violada a la que se le impidió abortar y que “víctima de los tabúes existentes en México”.

La historia es usada como defensa del aborto en casos de violación, una apología curiosa que resulta en la pena de muerte de quien nada tuvo que ver en la violación.

La otra historia en defensa de su posición está basada de nuevo en la idea de que el cuerpo de cada mujer es de ella y que pueden hacer lo que ellas quieren, igual que ella no les dice a los hombres “lo que tienen que hacer con sus ‘cositas’”.

Es interesante la elementalidad del argumento: cada quien tiene derecho a hacer lo que quiere con “sus cositas”. Y esto le da cabida a argumentar que “si no, vamos a ver la historia de [Marcial] Maciel”. ¿Qué tiene que ver Maciel en esto? No tengo la menor idea.

Total, tenemos un caso digno de ver más de cerca. El caso de una diputada que apoya el aborto y forma parte de una comisión estatal de la familia. El caso de una diputada que apoya el aborto con tres argumentos, de acuerdo con la nota. Dos de esos argumentos son irrelevantes.

Y el tercero se basa en la idea de que su cuerpo es suyo, una propiedad que nadie puede tocar. Un argumento que se destruye a sí mismo al hacer ver que el cuerpo del no nacido es entonces de él y tampoco debe ser tocado por nadie más.

Termina la diputada su defensa con uno de esos clisé que son estándares: dice que se debe discutir sobre el tema, se debe debatir el asunto, perodice que lo que ahora existe no es un debate y que quienes se oponen a su idea son esos que “huelen feo y si no vamos a ver la historia de Maciel”.

Obviamente la diputada tiene su opinión y la tiene clara. Tan clara como sus razones son menesterosas. Si ella quiere realmente defender la idea de la despenalización del aborto, el tema merece una apología mejor, de sustento fuerte. No razones como las reportadas. Su posición crea la expectativa de una opinión sólida, y da una raquítica.

Y esto es lo que produce temor: con esa defensa tan amortecida del aborto no tiene ella otra opción que la de hacer de lado el uso de la razón y hacer uso del poder que tiene para implantar su idea. Ese es el debate que quiere, una polémica de poder, la única arma que puede ella usar para hacer su voluntad.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Aborto.

Sobre la aromargumentación de la diputada es irresistible preguntar qué olor es peor al de la muerte de un infante no nacido.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Derrota de la Razón”
  1. Corina Dijo:

    El mismo argumento de siempre que empezó en el Huerto del Eden con la serpiente argumentando con Eva que podia hacer lo que ella quisiera, sin tomar en cuenta la voluntad de Dios.Tal y como sucede en hoy que se le dice a la mujer hasta el cansancio que puede hacer con su cuerpo lo que quiera porque es dueña de él, pero no se toma en cuenta que dice el que creó ese cuerpo o sea Dios, que nos dice que escogamos la vida y no la muerte. Y lo mas triste de todo son las mujeres como esta Diputada que da sus opiniones sobre el aborto para que despenalice…





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras