Ciclo B

Inicio TEXTOS DE UN LAICO Ciclo B Página 2

Textos de un laico: ciclo B

Cada columna contiene un intento de encontrar los comunes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo del ciclo B. Ellas presentan un resumen del Evangelio del día, y de las dos lecturas anteriores.

26 domingo ordinario (ciclo B)

0

Es sencillo comprender el repetido mensaje de la soberbia que produce lo material, pero es más difícil entender la altanería que puede tenerse cuando uno piensa ser...

24 domingo ordinario (ciclo B)

0

Un círculo virtuoso de amor: amando a los demás es que en nosotros se logra la fe y con la fe logramos tener la fuerza que Dios nos da para evitar nuestras debilidades...

17 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Tengamos fe en Dios, una fe de tal calibre que nos haga ignorar lo imposible si es que Dios ha dado su palabra.

2 Domingo Pascua (ciclo B)

0

Todo lo que nos falta hacer es decir, «¡Señor mío y Dios mío!» desde nuestro más profundo interior...

Domingo Pentecostés (ciclo B)

0

Tenemos a Dios mismo entre nosotros en el Espíritu Santo y a él debemos seguir, tomándolo como el que nos guía en esta existencia.

Domingo de Ramos (ciclo B)

0

"Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios" y había muerto en su forma humana para salvarnos. El acto de amor más grande que puede realizarse y que no puede ser descrito con palabras humanas.

Cristo Rey (ciclo B)

0

Cristo Rey se nos presenta como una brújula que guía nuestra vida, el destino final al que debemos ir: esplendoroso, regio. Saber que tenemos un destino así es ocasión de gozo y alegría sin fin.

33 Domingo ordinario (ciclo B)

0

Quien no se encuentre preparado obviamente temerá el fin de los tiempos y sólo pensar en ello le ocasionará pesadumbre. Por el contrario, el fiel seguidor...

19 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Así se define a la real libertad, la de optar por voluntad propia seleccionado el alimento divino por encima de cualquier otro bien...

6 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

La sencilla combinación de reconocer que soy un pecador y que, al mismo tiempo, Jesucristo puede salvarme.

Subscribe to our mailing list

* indicates required