Ciclo B

Inicio TEXTOS DE UN LAICO Ciclo B

Textos de un laico: ciclo B

Cada columna contiene un intento de encontrar los comunes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo del ciclo B. Ellas presentan un resumen del Evangelio del día, y de las dos lecturas anteriores.

4 domingo adviento (ciclo B)

0

Dios está cerca de nosotros, tan cerca que envía a su propio hijo en cumplimiento de la palabra dada.

2 Domingo adviento (ciclo B)

0

Los festejos deben realizarse, pero más importante es que la casa esté limpia. Esa casa es nuestra alma. Por eso debemos limpiarla de las faltas que hemos cometido y así Nuestro Señor llegará a un lugar limpio y digno.

25 domingo ordinario (ciclo B)

0

El bien es superior, infinitamente superior: es la paz, la comprensión. Es Dios mismo, como el justo que se pone frente al mal y triunfa con la resurrección y la salvación universal.

3 Domingo Cuaresma (ciclo B)

0

Lo que hizo Jesús en el templo es lo que debemos permitir que haga en nosotros, sacando de allí a todo el mal que nos ha impedido convertirnos en templos de Dios...

32 domingo ordinario (ciclo B)

0

Creer en Dios nos lleva a hacer cosas que humanamente no se comprenden y que nos harán aparecer como tal vez locos o insensatos.

6 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

La sencilla combinación de reconocer que soy un pecador y que, al mismo tiempo, Jesucristo puede salvarme.

2 Domingo Pascua (ciclo B)

0

Todo lo que nos falta hacer es decir, «¡Señor mío y Dios mío!» desde nuestro más profundo interior...

15 Domingo Ordinario (ciclo B)

0

Debemos ser imitadores de Pablo. A nuestro nivel, dentro de nuestras limitaciones, pero es obvio que Dios no nos dice «quédate cómodamente sentado...

4 Domingo Cuaresma (ciclo B)

0

Desea salvarnos. Nos ha enviado mensajeros, incluyendo a su propio Hijo. con ese mensaje de misericordia y amor. Ha venido para salvarnos, para llevarnos a la vida eterna junto a Él.

2 Domingo Cuaresma (ciclo B)

0

Y escuchar a Jesús es lo que debemos. Escucharle con confianza absoluta. ¿Cómo no hacerlo si Dios sacrificó a su hijo por nosotros? ¿Qué más demostraciones pueden pedirse?

Subscribe to our mailing list

* indicates required