La superioridad de una estrategia de diversificación de organizaciones independientes responsables de la oferta de bienes vitales para la sociedad, muy por encima de la estrategia de utilizar empresas únicas. Los riesgos sociales y cómo disminuir el peligro por medio de su diversificación.

13 minutes

Introducción

El tema a examinar es el de los riesgos que corre toda sociedad dependiendo de sus niveles de concentración de poderes económicos, políticos y culturales. ¿Por qué no deben existir monopolios estatales, por ejemplo, de energía, salud, o educación?

A mayor concentración de esos poderes más será el riesgo que corra la sociedad y viceversa; cuanto menor concentración de poder sufra, más bajos serán sus riesgos. Lo que sigue expone esa idea.

Definición de conceptos

Para explicar más adelante cómo disminuir los riesgos que corre un país cualquiera dependiendo del nivel de concentración del poder que allí se tenga, primero deben explicarse los conceptos centrales de la propuesta.

Los riesgos sociales

Un riesgo es simple de entender. Se trata de la posibilidad de que acontezca un suceso indeseable con consecuencias negativas.

Un riesgo social es esa eventualidad de que tenga un efecto negativo la decisión tomada por alguno de los miembros de una comunidad. Especialmente las personas que están en posiciones de poder y las consecuencias de sus acciones tienen un amplio impacto en el resto.

Los riesgos sociales que se examinan aquí son los de decisiones erróneas tomadas por personas en organizaciones y que por ser equivocadas producen consecuencias negativas en el resto de la sociedad.

La diversificación de riesgos

La diversificación, en general, «[…] consiste en hacer heterogéneo lo que antes era homogéneo, de forma que aquello que antes era uniforme, ahora tiene diferentes variaciones».

Concretamente, la diversificación de riesgos es una estrategia de manejo de posibilidades de sucesos indeseables.

«Es un principio básico de la operativa en mercados financieros, según el cual los riesgos pueden controlarse si el importe global que se pretende invertir se distribuye entre productos con diferentes expectativas de rentabilidad y riesgo. La idea que subyace es que, integrando activos de riesgos opuestos, éstos puede compensarse en distinto grado, de modo que el riesgo del agregado resulte inferior». eleconomista.es. Mi énfasis.

En asuntos de inversión, por ejemplo, «se entiende que los riesgos pueden mitigarse si repartimos nuestro dinero en productos con distintas expectativas de rentabilidad y riesgo».

📌 El refrán de «no poner todos los huevos en la misma canasta» explica la esencia de la diversificación. Es menor riesgosa una cartera de inversión con varios activos de diferente tipo que una en la que todo se ha invertido en un solo valor.

Ejemplos de diversificación

Una empresa que vende un solo producto se diversifica si añade otros. Por ejemplo, si vende un remedio para el dolor de cabeza únicamente, podrá añadir una medicina adicional para dolores de estómago.

Un país que tiene un solo grande producto de exportación diversificará sus riesgos si se añaden otros productos extras, reduciendo la dependencia monoexportadora, como sucede en el caso de la obsesión petrolera.

Un muy breve repaso de probabilidades

Unos dados

Empecemos con un poco de teoría: supongamos que tenemos un dado de seis caras, numeradas del uno al seis y en el que todos los números tienen igual oportunidad de salir, por lo que la probabilidad de que salga una de las seis caras es de un sexto (1/6).

Tirando Los Dados. / Rolling The Dice.«Tirando Los Dados. / Rolling The Dice.» by Gonzalo Barrientos is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Seguimos ahora con otros dados. Tenemos cuatro de ellos y, por supuesto, la probabilidad de que salga un cinco para cada uno es ese 1/6. ¿Cuál es la probabilidad de que tirando una vez cada dado salga en todas las tiradas en mismo número?

Es decir, que tirando el dado A salga un cinco, tirando el dado B salga otro cinco, igual con el dado C y D. Eso es posible de calcular:

  • Probabilidad de cinco en dado A: 1/6
  • De cinco en dados A y B: 1/36
  • En dados A, B y C: 1/216
  • En dados A, B, C y D: 1/1,296

Mientras que en cada tirada de cada dado la probabilidad de que salga un cinco es de 1/6, la probabilidad conjunta de que salga el mismo número en los demás dados disminuye conforme aumenta el número de dados (añadiendo otro dado a los cuatro anteriores, la probabilidad de un cinco en todos ellos sería de 1/7,776, es decir, 0.000129).

Varias barajas

Lo mismo sucede con las barajas. De un juego de cartas, con 52 de ellas, la probabilidad de sacar un cinco en perfectamente conocida: 4/52, ya que existen 4 cincos en ella.

Si se tienen tres juegos de barajas, por tanto, se tienen estas probabilidades:

  • Probabilidad de sacar un cinco en la baraja A: 4/52
  • De un cinco en las barajas A y B: 4/52 X 4/52 = 16/2,704
  • De un cinco en las barajas A, B y C = 64/140,608, es decir, 0.0004551661356

Decisiones de inversión

Ahora ya no hay dados ni barajas, sino empresas en las que una persona invierte. Digamos cuatro empresas que tienen la misma probabilidad de quebrar haciendo que el inversionista pierda su dinero.

Si la probabilidad calculada de que cada una de esas empresas fracase es de 20% se tiene el siguiente análisis para el inversionista.

  • Probabilidad de que quiebre la empresa A: 20% = 0.20
  • De quiebra de empresas A y B: 0.20 x 0.20 = 0.04
  • De quiebra de empresas A, B y C: 0.20 x 0.20 x 0.20 = 0.008

Esta es la diversificación de riesgos de inversión. Si la persona coloca todo su dinero en una sola de las empresas, el riesgo de perderlo todo es de 20%. Pero si lo divide entre tres empresas, ese mismo riesgo total es de 0.8%, notablemente más bajo.

Diversificación de riesgos sociales

Los mismos razonamientos anteriores pueden usarse para evaluar riesgos sociales. Es decir, los peligros de decisiones erróneas tomadas por personas en organizaciones y que por ser equivocadas producen consecuencias negativas en el resto de la sociedad.

El caso extremo de una sola organización nacional

En esta situación, una sola empresa es la que produce un bien para todo el país. No hay otra y ese bien no tiene sustitutos fáciles. Supongamos que provee servicios de Internet y nadie más lo hace.

La empresa, además, tiene una buena administración y su riesgo de tomar una mala decisión que altere gravemente el servicio que ofrece es de 10%.

En otras palabras, los servicios de internet de todo el país tienen un riesgo de ser severamente alterados de 0.10. Un nivel de riesgo serio que tendría repercusiones muy dañinas.

El caso de varias organizaciones

En este escenario, hay varias empresas que ofrecen servicios de Internet. Todas ellas están manejadas por personas tan capaces como las del caso anterior y tienen una probabilidad de 10% cada una de tomar una decisión fatal.

¿Qué sucedería en este caso de varias empresas?

  • Probabilidad de error conjunto de dos empresas: 0.10 x 0.10 = 0.01 = 1%
  • De tres empresas: 0.10 x 0.10 x 0.10 = 0.001 = 0.10%
  • De cuatro empresas: 0.10 x 0.10 x 0.10 x0.10 = 0.0001 = 0.01%

La diferencia es notable. Con cuatro empresas, el servicio de Internet de un país tiene un riesgo de fatalidad de 0.01%, mientras que con una sola empresa tendría 10%.

📌 Aumentar el número de empresas ha diversificado el riesgo social de carecer de un servicio importante para el funcionamiento de su economía.

Y ahora la situación de empresas menos inteligentes

En las dos situaciones anteriores, la probabilidad de una decisión fatal de las empresas es de 10%, lo que llama a una pregunta natural. ¿Qué sucede si la sola empresa tiene una administración que se equivoca menos que las gestiones de las varias empresas?

Esto puede examinarse suponiendo que la sola empresa tiene una probabilidad de decisión fatal de 10% y todas las empresas en el otro caso son menos inteligentes y se equivocan en el 20% de los casos, el doble.

  • Probabilidad de error fatal de una sola empresa inteligente: 10%.
  • Probabilidad de error conjunto de dos empresas menos inteligentes: 0.20 x 0.20 = 0.04 = 4%
  • De error conjunto de tres empresas menos inteligentes: 0.20 x 0.20 x 0.20 = 0.008 = 0.8%

📌 Es decir, incluso en el caso de empresas con administradores menos capaces, el servicio de Internet del país se maneja con riesgos menores que en el caso de una sola empresa más capaz.

Riesgos sociales diversificados

Son los números los que diversifican los riesgos sociales de peligros como la alteración grave de servicios de Internet. Como gran estrategia, por tanto, es menos riesgoso para los habitantes del país disponer de varias empresas oferentes de bienes de uso general y escasos o nulos sustitutos.

El principio aplica al resto de esas organizaciones que proveen vienes vitales para el país, como, por ejemplo electricidad, combustibles, servicios de salud y otros más.

Si se manejara la labor de vacunación de un país con una sola organización responsable, los riesgos sociales de salud serían mucho mayores a la opción de diversificar la vacunación con varios organismos independientes.

Esa diversificación de riesgos sociales aplica en toda actividad de centralización y, por ejemplo, expone los riesgos de un control central de los planes educativos de un país. Un error perfectamente posible en ellos dañaría a toda la labor educativa nacional.

⚠️ Esta es una de las razones más poderosas por las que los monopolios estatales de productos importantes son riesgos nacionales considerables que impiden el progreso. Significa que es mucho menos riesgoso tener varias empresas petroleras independientes que un monopolio estatal (incluso si este fuera administrado admirablemente).

La idea de las decisiones fatales

Una decisión equivocada, o una medida mal aplicada no tiene una manifestación inmediata y claramente notoria. Los detalles de todos los días las oscurecen y no las dejen ver sino hasta después que haber pasado tiempo.

Incluso, hay decisiones que pueden aparecer como buenas al principio y que no lo son al cabo del tiempo, o que podrían haber sido notablemente mejores. Los grandes fracasos, como los grandes éxitos, están rodeados de una multitud de detalles técnicos, burocráticos y administrativos que los hacen difíciles de percibir de inmediato.

Un fracaso dentro de un monopolio, no significa que esa empresa se declarará en quiebra al día siguiente, pero sí quiere decir que puede estar operando bajo condiciones que no son todo lo favorables que pudieran haber sido.

Esas condiciones desfavorables alterarán la calidad de sus productos, sus precios, sus tiempos de entrega, su manejo de efectivo, su estructura financiera, las prestaciones y los sueldos de sus empleados y otros similares.

Todo eso afectará negativamente el bienestar general de la sociedad, como se ha visto con claridad en los casos de fondos para jubilaciones que varios años después han acabado por agotarse a causa de la imprevisión de gobernantes.

Empresa pública y privadas, la diferencia

Desde luego, esa misma situación podría darse dentro de empresas independientes, pero ellas no tienen a su alcance los recursos oficiales que tendría la empresa pública y que pueden hacer que ella opere bajo condiciones artificiales debido a la ayuda que el mismo gobierno le da para financiar su operación con cargo al erario público.

Y cabe recordar que para el gobernante que siente poseer la verdad, esa situación de fracaso de alguna empresa gubernamental va a ser difícilmente aceptada, tal vez ni creída siquiera, y él hará lo que sea con tal de mantenerla. Por ejemplo:

«Petróleos Mexicanos (Pemex) perdió medio billón de pesos de enero a marzo de 2020, más que todas las pérdidas durante 2019. La cifra también es superior a todo su presupuesto de 2020». forbes.com

O bien:

«La empresa eléctrica nacional registró de enero a marzo pasado una utilidad neta negativa equivalente a 121 mil 800 millones de pesos». elfinanciero.com

Ventana de ideas conexas

📍 Es una simple aplicación de sentido común. Es la teoría de todos los huevos en la misma canasta. Si ella se cae, todos se rompen, pero si hay varias canastas, es menos probable que todas ellas se caigan. En Economía, esta es la estrategia de la competencia y la razón por la que es mejor tener varios oferentes de productos vitales que uno solo.

📍 Es una poderosa razón por la que la filosofía liberal es superior a la de regímenes políticos que proponen estrategias de concentración de recursos en el poder político. No solo concentran la riqueza y crean más desigualdad, también elevan el riesgo de errores que ponen en riesgo a todo un país. Por ejemplo, con la falla de un monopolio estatal de electricidad.

Conclusión

Ha sido expuesta la idea de la diversificación de riesgos sociales. Esto es, de peligros de decisiones administrativas con efectos fatales en la población de un país, como la escasez de gasolina por una decisión centralizada de ese tipo.

Ha sido mostrada la superioridad de una estrategia de diversificación de organizaciones independientes responsables de la oferta de bienes vitales para la sociedad, muy por encima de la estrategia de utilizar empresas únicas.

La sola existencia de varias empresas oferentes de bienes con escasos sustitutos actúa como un mecanismo de defensa en contra de las consecuencias de decisiones que alteran la oferta de esos bienes.

Por ejemplo, es mucho menos riesgoso para la sociedad entera el tener varias empresas que provean servicios de reparto y distribución de cartas y paquetes, que el tener una sola empresa con exclusividad de hacer esas funciones.

El análisis presentado no ha incluido variables extras como corrupción y desincentivos administrativos. Se ha supuesto que a la sola empresa monopólica la administra un gobierno tan eficientemente como una empresa de propiedad particular.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-03]

Notas extras sobre la diversificación de riesgos sociales: un mundo imperfecto

La lección de lo anterior es clara: lo mejor que puede hacerse es optarse por la diversificación de oferentes de bienes, especialmente de bienes sin sustitutos y que son de gran importancia para todos.

Una sola empresa muy inteligente con probabilidad de 10% de decisiones fatales es inferior a la situación de dos o tres empresas solamente, incluso con probabilidades mayores de error cada una.

La probabilidad de error conjunto

Antes se vió esta situación:

  • Probabilidad de error de una sola empresa: 10%
  • Probabilidad de error conjunto de dos empresas: 0.10 x 0.10 = 0.01 = 1%
  • De tres empresas: 0.10 x 0.10 x 0.10 = 0.001 = 0.10%
  • De cuatro empresas: 0.10 x 0.10 x 0.10 x0.10 = 0.0001 = 0.01%

Pero falta examinar otra cosa para ser realmente objetivos.

La probabilidad de acierto conjunto

Se sabe que la probabilidad de una decisión errónea fatal para la sociedad en el caso de cuatro empresas es de 0.01%, muy inferior al 10% de una sola empresa.

Eso queda así para el caso de cuatro empresas comparado con el de una sola:

  • Probabilidad de acierto de una sola empresa: 90%
  • De acierto conjunto de cuatro empresas: 0.90 x 0.90 x 0.90 x 0.90 = 0.6561 = 65.61%.

La comparación de acierto conjunto es fascinante. La empresa sola tiene probabilidad de acierto de 90% pero las cuatro empresas la tienen de 66%, 24 puntos inferior. ¿Es mejor entonces la estrategia de una sola empresa?

El mundo imperfecto de la diversificación

En en caso de las cuatro empresas, digamos productoras de gasolina, sucede lo siguiente:

  • Probabilidad de error fatal conjunto de cuatro empresas: 0.10 x 0.10 x 0.10 x0.10 = 0.0001 = 0.01%
  • De acierto conjunto de las cuatro: 0.90 x 0.90 x 0.90 x 0.90 = 0.6561 = 65.61%.
  • De mezcla de errores y aciertos de ellas: 0.01 + 0.6561 = 0.6562. Y 1 – 0.6561 = 0.3438.

Es decir, hay 34% de probabilidad de una combinación de aciertos de unas y errores de otras. Algunas fallarán y otras no. Un mundo imperfecto de fallas y aciertos que mantendrán muy reducido el riesgo de una falla total de la oferta del bien vital para todo. Algo que recuerda a la destrucción creativa de Schumpeter y el dinamismo de los libres mercados



Artículo anterior14 Domingo Ordinario (ciclo B)
Artículo siguienteDictadura: significado y características
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.