Un producto del capitalismo

Una idea tan obvia que se esconde de todos estando a plena vista. De la que se extraen realidades innegables que indican las bondades no perfectas de la libertad económica. ¿Qué es la división del trabajo?

5 minutos

Introducción

Es innegable, como una constante humana que, por esa razón, logra escasa o nula atención. Algo que se toma como dado e incluso obtiene el desprecio de lo obvio. Se le llama división del trabajo.

Ha sido explicada así:

«Es la sistemática (pero no necesariamente planeada ni impuesta) división de funciones, tareas o actividades». McLean, Iain,McMillan, Alistair. The Concise Oxford Dictionary of Politics (Oxford Paperback Reference) (p. 157). Oxford University Press. Kindle Edition.

División del trabajo: constante universal

El diccionario citado usa a Platón y La república como una instancia de división del trabajo: los filósofos que hacen la ley, los militares, los gobernantes, los productores.

La Ilíada podría ser otro ejemplo muy remoto de esa división del trabajo: la jerarquía militar y los marinos. Los comerciantes viajeros de tantas civilizaciones y los constructores son especializaciones constantes.

Como un rasgo inherente en la naturaleza humana, parte de esa inevitable tendencia a comerciar que Adam Smith apuntó. La idea que está en las diferentes funciones de un equipo de futbol: portero, delanteros, medios, defensores y el resto de sus variaciones.

Una lógica natural

La división del trabajo es una respuesta a una pregunta no planteada explícitamente. Es simplemente lógica. Las personas tienen diferentes capacidades, gustos, habilidades, inclinaciones y eso tiene efectos en lo que ellas hacen o pueden hacer.

Y en tareas incluso poco complejas resulta intuitivo que las tareas sean divididas. Parte obvia de la simple observación de la conducta humana en todas partes y que crea a una ciencia concreta.

El descubrimiento de lo obvio

Esa simple constante humana tan intuitiva y obvia cobró importancia cuando se explicó que así las cosas mejoraban. Una tarea de varios pasos, al ser dividida por personas, producía más: daba más resultados más baratos.

La división del trabajo coordinaba funciones y repartía responsabilidades formando un todo armónico y ordenado que se presentaba en muchas partes. Incluso proveyó la base del concepto de la ventaja relativa entre países.

Más aún, se convirtió en una explicación de que era posible elevar la riqueza de una sociedad. La frase «división del trabajo» era el porqué podía elevarse la productividad y elevar el bienestar de todos.

Lo que se había hecho por siglos fue observado con perspicacia y se convirtió en la explicación de progreso, muy ligada al sistema capitalista.

Definición

La división del trabajo «consiste en la fragmentación de las tareas necesarias para la producción de un bien o servicio, las cuales se reparten entre una serie de individuos, habitualmente, en base a su fuerza, capacidad, especialidad o naturaleza».

«La división del trabajo es la fragmentación o descomposición de una actividad en tareas más elementales, así como su reparto entre diferentes personas, según su fuerza física, habilidad y conocimientos», lo que permite un resultado superior al posible sin esa división.

Su esencia es simple: un trabajo a realizar puede ser dividido en etapas y partes que son asignadas a personas diferentes que las realizan coordinadamente. Eso permite hacer más en menos tiempo y a costo inferior.

Profundidad variable

En la división del trabajo, la fragmentación de tareas tiene niveles que varían sustancialmente. Las tareas dentro de una cocina admiten una división sencilla de funciones y tareas, pero si se le añade las cosas que usan una cocina, las cosas se complican.

En la cocina se necesitan sartenes de metal. Solo tomando este producto se verá que tenerlo disponible necesita aún mayor división de trabajo: la producción de ellas, la producción de las máquinas y habilidades de quienes las diseñan y producen.

Más la extracción del metal que ellas necesitan y el personal necesario en minas y demás. La descripción de qué se necesita para hacer un lápiz es un clasico ejemplo.

Yo, el lápiz (en inglés)

Nadie podría hacer un lápiz por si solo y, sin embargo, hay millones de ellos disponibles a todos.

Conclusión

La división del trabajo es la frase que hace referencia a la separación de una labor en varias partes o funciones que pueden ser realizadas por diversas personas. Esto logra resultados notables en aumentos de producción y reducción de tiempos y costos.

Cada persona, por tanto, puede especializarse y ayudar a lograr aún mayores resultados, en mucho ayudadas por la disponibilidad de capital, es decir, facilitación del trabajo.

La fantástica división del trabajo, sin embargo, no está libre de problemas. Puede llevar a una especialización extrema que obstaculiza en desarrollo general de la persona. También, produce algunas tareas repetitivas que cansan y frustran.

Las diferentes habilidades y capacidades personales producen ingresos diferentes en relación a la contribución realizada. Algo que es una consecuencia natural de la valuación de esa contribución.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2021-11]