El concepto de elaborar un proyecto de vida enfatiza es una buena idea. Pero suele olvidar frecuentemente que debe examinar qué es la vida y qué duración tiene. No es un olvido pequeño.

8 minutos

Introducción

Es una frase común. Hace referencia a las metas y propósitos que se tienen para uno mismo. Es la expresión, ‘proyecto de vida’. Es una buena idea, pero una que suele olvidar un factor obvio.

📌 La idea de un proyecto completo de vida plena enfatiza el olvido frecuente que se sufre y que es el de poner atención en una palabra que se toma como dada, la vida misma.

Pero antes de entrar en ese punto, veamos qué es un proyecto de vida en su acepción común.

Definición de proyecto de vida

📌 La idea comprende lo obvio. Ese proyecto es un plan individual general de la vida propia que comprende un período largo y contiene metas generales a lograr y alguna idea de cómo hacerlo.

Puede ser detallado o general, de plazos medios y largos. Generalmente comprende ideas sobre momentos claves de la vida, como matrimonio, hijos, carrera, ambiciones particulares. Es algo profundamente personal, prácticamente imposible de conocer por otros y dinámico. Es decir, puede cambiar en el tiempo.

Ha sido explicado así:

«Un proyecto de vida es un plan personal a largo o mediano plazo que se piensa seguir a lo largo de los años. Se diseña con el fin de cumplir determinados objetivos o metas concretas y se basa en gustos personales, valores o habilidades». concepto.de

Sus elementos básicos son claros:

  1. Un período de tiempo de medio plazo al menos,
  2. Las metas que se busca alcanzar y
  3. Los entornos que las metas contienen.

Implícitamente contiene, en el punto 3, las circunstancias personales y las habilidades, actitudes, gustos y limitaciones propias.

Puede tomar la forma explicada así «[…] una cronología de tu futuro en la que dices cuándo quieres hacer o conseguir cada cosa».

Otra manera más abstracta de entender un plan de vida es esta, como un examen de la existencia propia.

«El proyecto vital es la forma que las personas tenemos de plantearnos nuestra existencia, para conseguir nuestras metas y deseos en relación a distintos ámbitos de desarrollo personal y social: el trabajo, la familia, las amistades, los afectos, el desarrollo personal, los bienes propios, el ocio…». acpgerontologia.com

Características de un proyecto de vida

Ese plan contiene claramente estos elementos o características centrales.

🩸 Es personal. Lo hace la persona para sí misma y lo afina y modifica a su voluntad. En él está contenida una buena parte de lo que ella ha definido como su felicidad. Nadie más puede hacerlo.

🩸 Contiene metas y medios. Esta parte contiene logros, propósitos, fines, ambiciones y los grandes deseos de la persona. Además, trata sobre las formas y maneras en las que todo eso será logrado.

🩸 Considera un marco de tiempo. De mediado o largo plazo, los planes de vida toman en cuenta los tiempos y momentos, a veces considerando los eventos grandes de la vida: graduación, noviazgo, matrimonio, hijos, vejez.

🩸 Contiene circunstancias. Esto se refiere a limitantes externas a la persona, sus circunstancias particulares, pero también a las internas —sus habilidades, capacidades, opiniones y creencias.

Pero falta un quinto elemento que es el más importante.

El olvido del proyecto completo de vida plena

La idea que propongo es que ese plan personal suele olvidar el significado y la duración de una de sus partes, la misma vida. No es una omisión pequeña. Hablar de proyecto de vida sin reflexionar sobre su significado y duración es un error considerable.

Duración de la vida

Al realizar un plan propio, implícitamente se consideran plazos más bien largos y que terminan dentro de mucho tiempo, posiblemente con la muerte.

No es que se especifique abiertamente, pero la persona presupone una expectativa de vida. Si se trata de un noruego o un suizo, se pensara en unos 83 años y bajará a unos 77 si se trata de un colombiano. Pero si se habla de Lesoto o Somalia, ella baja a menos de los 60 años.

Esta larga esperanza de vida es un fenómeno nuevo. Desde 1770 hasta 1870 ella era de unos 35 años en todo el mundo, incluso menor dependiendo de dónde. Las cosas mejoraron a partir de la última parte del siglo 19 aunque en algunas partes ello ocurrió hasta mediados del siglo 20.

¿Tiene sentido la idea de un proyecto de vida con expectativas de tan corto tiempo? Muy posiblemente no. Con sobrevivir es suficiente. La idea solo tiene sentido cuando la esperanza de vida es mucho mayor y existe un mínimo de progreso. La duración, por tanto, importa y mucho.

¿Cuánto dura la vida?

Esta es la variable que sugiero que se olvida cuando las personas se plantean un proyecto propio de vida. ¿Cuánto tiempo voy a vivir? La vida plena necesita una respuesta.

Responder esa pregunta y examinar las consecuencias de cada respuesta es lo que hago a continuación. Esto tiene un impacto fuerte en la idea del proyecto completo.

Dar una respuesta a cuánto dura la vida:

🩸 Primera respuesta. La vida dura hasta la muerte y en ese es el fin de la persona. No hay nada después de morir. Todo proyecto de vida termina allí.

🩸 Segunda respuesta. La vida no termina después de morir físicamente y ella continua posteriormente, en una vida eterna. El proyecto de vida sigue sin fin.

El lector puede especular lo que él haría dependiendo de la respuesta dada. Lo que seguramente sacará en conclusión es que cualquier proyecto de vida será diferente dependiendo de cada escenario.

Parece razonable especular que conforme se reduce el plazo de la duración de la vida se actuará con menor sentido de responsabilidad ante las consecuencias futuras de decisiones del presente.

Si la vida es muy corta, el proyecto de vida importará poco o nada, pero él irá adquiriendo importancia conforme aumente la duración de la vida, hasta llegar al clímax de una vida eterna.

La vida plena

Tener un proyecto de vida y olvidar tener una idea de la vida es una equivocación colosal. Para tener un buen plan de vida, es obvio que debe tenerse una buena repuesta a qué es la vida y cuánto dura ella.

📌 Este es el punto central de la columna: es necesario ponerse a pensar acerca de qué es la vida. Y una buena forma de empezar a hacerlo es reflexionar sobre cuál es su duración. ¿Termina con la muerte o continúa después? La respuesta tiene consecuencias mayores.

Más aún, si se entiende que en ella se viven las consecuencias y efectos de los actos realizados, es posible especular que conforme más larga sea ella más debe meditarse acerca de esas consecuencias. Esto puede examinarse en algunos escenarios extremos que servirán para comprender.

Escenario corto

En este escenario, una persona cualquiera tiene un año de vida y cree que con la muerte todo acaba.

Aquí se tiene poco tiempo para sufrir las consecuencias de actos imprudentes con malos efectos. Podrá beber lo que quiera sin pensar en cirrosis, comer hasta hartarse sin preocuparse por colesterol. Robar sin importarle la captura y condena.

Escenario largo

En este caso, la persona supone que vivirá varias décadas y que su vida no termina con la muerte.

Sabe ella que las consecuencias de sus acciones seguramente las vivirá, que los efectos de su conducta presente serán vividos en el futuro. Tiene la persona, por tanto, un incentivo fuerte en comportarse de manera que las consecuencias futuras sean positivas o, al menos, no muy malas.

El esquema del entendimiento de la vida plena

De lo anterior, puede obtenerse una conclusión asombrosa. Si el plazo de nuestra vida influye en el tipo de actos que realizamos, entonces hay una serie de posibilidades ilustradas en estos casos:

• Una expectativa de vida muy corta, de pocos años. La persona podría llevar una vida de excesos y vicios sin temer que ellos tengan consecuencias: morirá antes de que, por ejemplo, padezca cáncer.

• Una expectativa de vida muy larga, de muchos años y nada más que eso. La persona hará bien en considerar los efectos durante la vejez de una vida viciosa e irresponsable durante su juventud y madurez.

• Y el extremo total: la expectativa de vida es eterna, nunca se morirá. Ahora el cambio es radical: las consecuencias de lo hecho en los primeros años tendrán consecuencias por siempre.

Ventana de ideas asociadas

📍 La noción de un proyecto completo de vida plena es un ejercicio personal que es parte de las inquietudes que muestran a la Filosofía como el hacerse preguntas. Es decir, entrar a ese deporte extremo y necesario de ponerse a pensar y que llega a ser una molestia para muchos.

📍 Lleva también al planteamiento conocido como la apuesta obligatoria sobre Dios que planteó Blas Pascal. También pone sobre la mesa a las ideas del sentido y propósito de la vida y de las características de una vida realizada, que son de gran ayuda para realizar un proyecto completo de vida plena.

Conclusión

Un proyecto de vida plena, si quiere ser completo, debe contener una parte en la que la persona responda honestamente a la pregunta de cuánto tiempo cree que realmente vivirá. Su respuesta tendrá un enorme impacto en lo que después incluya en su proyecto de vida.


Otros lectores también leyeron

[Actualización última: 2022-10]

Artículo anteriorPolitización y politizar: significados
Artículo siguienteLos pasos del método socrático
Más de cuatro décadas de escribir columnas de opinión y análisis políticos en periódicos y en línea. Autor de tres libros.