Definición, características de las tres revoluciones sexuales. La visión original y las separaciones que definen ese suceso. ¿Qué es la revolución sexual? Las separaciones o cortes que ella significa y sus consecuencias.

6 minutos

Introducción

La expresión revolución sexual tiene demasiadas connotaciones y acarrea mucha vaguedad —cada quien la interpreta como más le conviene.

Resultará, por eso mismo, de utilidad intentar una explicación más específica de lo que constituye la revolución sexual —que es lo que intento en lo que sigue.

Más adelante se presentan las tres revoluciones sexuales.

Para llamar a algo revolución, es decir, un cambio drástico, se necesita primero una situación inicial que es la que se modifica notablemente. A esta postura original la llamo precisamente eso, original —es el punto de partida.

Visión original del sexo

Es una creencia en la asociación entre la actividad sexual y la procreación. Un reconocimiento abierto y claro de que el sexo está ligado al crear vida en los hijos.

Como consecuencia el sexo se comprende solo en una unidad familiar, propicia al cuidado del proceso de maduración de los hijos.

También, se considera una asociación profunda entre la actividad sexual de las dos personas que la realizan —suponiendo que entre ellas existe amor y exclusividad mutua.

Por ejemplo, para el Cristianismo la formación de una familia es de tal importancia que se considera un sacramento. Una decisión de dos que hacen una promesa ante Dios.

Esta visión original toma al sexo como algo serio y fundamental, considerando faltas serias al sexo fuera del matrimonio y los actos de infidelidad conyugal.

La actividad sexual en su visión original también considera una idea de complemento entre hombre y mujer —la única manera en la que se entiende el sexo legítimo.

Revolución sexual: las separaciones

En oposición a esa visión original se han creado posturas opuestas que trato en lo que sigue.

Separación sexo — procreación

Es la separación entre actividad sexual y procreación, los dos elementos inseparables de la visión original.

La separación puede hacerse utilizando dos métodos, (1) los anticonceptivos y (2) los abortivos. Se impide la fecundación del óvulo o se mata al producto temprano de esa fecundación.

Separación sexo — exclusividad

La separación entre actividad sexual y amor exclusivo, los dos elementos inseparables de la visión original.

La separación se logra cambiando las percepciones sobre el sexo y haciéndolo ver como un placer personal al que se tiene derecho para una vida afectiva supuestamente satisfactoria.

El sexo se tiene con quien sea que acepte esa relación inmediata, sin compromiso posterior, ni reclamo de exclusividad.

Separación hombre — mujer

La separación de la idea de sexo complementario entre hombre y mujer, otro elemento inseparable de la visión original.

La separación se logra cambiando la percepción de la dualidad hombre-mujer, a la percepción de multiplicidades sexuales entre sexos que se expresan en variaciones de gustos.

En otras palabras

En resumen la visión original del sexo presupone la unión indisoluble de elementos en el acto sexual y que establece la unión inseparable entre el sexo y

  1. La procreación.
  2. El amor exclusivo.
  3. La complimentaridad entre hombre y mujer.

Revolución sexual, definición y efectos

La revolución sexual, por tanto, puede ser definida con mayor precisión Ella es un movimiento que está formada por tres elementos opuestos a la visión original. La revolución sexual:

Primera revolución sexual: separa al sexo de la procreación

Retira la consecuencia natural posible de la actividad sexual por medios abortivos y anticonceptivos. Al hacerlo promueve el aumento de contactos sexuales con algunos efectos colaterales, como la mayor transmisión de enfermedades.

Es una disociación entre la sexualidad humana y la reproducción de la especie, ilustrada en la popularidad de medios que impiden la concepción o la destruyen

Segunda revolución sexual: separar al sexo del amor fiel

Retira la condición de exclusividad comprometida en un matrimonio.

Al hacerlo promueve el aumento de contactos sexuales posibles, sin condiciones de compromiso, con posibles efectos colaterales como el aumento de divorcios y la destrucción del ambiente de maduración de los hijos.

Es otra disociación, ahora entre el amor y la sexualidad. La idea anterior ligaba al sexo con el afecto amoroso hacia una sola persona, pero este cambio asocia a la sexualidad con la idea de un placer disponible con cualquiera disponible. Ya no hay necesidad de amar.

Tercera revolución sexual: separar al sexo de la complimentaridad masculina y femenina

Retira la condición de complemento biológico. Al hacerlo promueve también un aumento de contactos sexuales posibles sin la condición de complemento biológico, con posibles efectos secundarios como la transmisión de enfermedades y la redefinición de familia.

Es también una disociación del complemento que significa la relación mujer-hombre. Ahora eso es irrelevante pues ya no cuenta la determinación biológica del sexo, porque ella es producto de la voluntad y produce opciones ilimitadas

Ventana de ideas relacionadas

Claramente este es el campo de la perspectiva de género y las ideas del significado de casamiento y la decisión de tener o no tener hijos, más las diferentes visiones del matrimonio. Se asocia con los temas del matrimonio homosexual y del intervencionismo moral cuando el gobierno se adjudica responsabilidades morales más allá de los límites de las leyes humanas.

La idea de Norma Barba de Muñoz sirvió de basa al esquema de las tres revoluciones, un tema asociado con el aborto legal y el aborto moral.

Más ampliamente, el medio ambiente de la discusión puede ser mejor comprendido si se atiende a las mentalidades del «sé tú mismo» y «haz lo que quieras», más el derecho al placer sexual. Con derivaciones en pornografía, divorcio fácil y amigos con derechos o privilegios.

Conclusión, la revolución sexual

Finalmente, el gran contraste entre las dos posturas es ya sencillo de intuir.

Para la visión original, el sexo es algo serio e importante, una capacidad humana que merece ser cuidada y tratada con respeto. Por lo que necesita condiciones como la inseparabilidad de sexo y amor, de sexo y procreación, de sexo y complimentaridad biológica.

Para la revolución sexual, el sexo es un entretenimiento, un placer físico que no debe tener limitaciones ni condiciones. No tiene en el sexo seriedad ni respeto ni reglas que lo normen, es un dejar sin riendas la posibilidad de un placer físico al que no deben ponérsele condiciones.


Otros lectores también leyeron…

[Actualización última: 2022-02]

Artículo anteriorDesarrollo sustentable: elementos y definición
Artículo siguiente¿Qué es periodismo? Definición y tipos
Lector frecuente y culto, defensor de la libertad y de la moral objetiva. Cofundador de Contrapeso.info.