Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Miedo a López Obrador
Eduardo García Gaspar
20 septiembre 2005
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Muchas personas han expresado miedo ante la posibilidad de que López Obrador llegue a ocupar la silla presidencial y trate de implantar su programa de gobierno, una mala mezcla de medidas populistas y socialistas atrasadas.

Están equivocadas. Al ex-alcalde de la capital mexicana debe temérsele, eso sí, pero por otras razones muy diferentes y de las que hay señales claras.

En columnas anteriores he señalado que una de las mayores variables a vigilar en el proceso electoral mexicano es el anuncio del ganador de la presidencia y la reacción de los partidos perdedores.

Es aquí donde López Obrador entra y produce miedo.

La variable a considerar es pensar sobre lo que este personaje haría en caso de no resultar ganador. El futuro no puede preverse, pero ayuda a pensar en posibilidades el ver lo sucedido antes.

Seamos razonables y veamos una pieza de información reciente, poco analizada en lo que he leído, pero digna de las primeras planas que nunca recibió.

López Obrador ha comenzado a querer crear la impresión de que las autoridades electorales mexicanas están en su contra. Es una estrategia para preparar el terreno ante la posibilidad de que él pierda la elección: tendrá él así una explicación de complot en su contra, que le dará una excusa de protesta callejera.

Y también seamos claros. López Obrador tiene los rasgos necesarios para lograr una preocupación nacional mayor. No por sus miope plataforma, sino por sus ansias de poder a toda costa. La pregunta clave es qué hará él en caso de perder la elección presidencial. La respuesta no es agradable.

Hace meses que apunté que muy probablemente echaría a andar una andanada de protestas violentas. Eso es lo que apunta su historial pasado y su propuesta de gobierno.

Cuando perdió la carrera de gobernador en Tabasco, bloqueó pozos petroleros y en la capital estatal sus partidarios tomaron la plaza central. Hubo violencia y López Obrador habló de desobediencia pacífica (!).

Tiempo después, volvió a las andadas, con otro bloqueo instalaciones petroleras. Y, por si fuera poco, su administración en la capital estuvo plagada de corrupción, incapacidad administrativa, mala elección de personal y lamentos de complots.

En una población escasamente educada e inclinada a buscar mesías políticos, la inteligencia política de López Obrador ha encontrado suelo fértil, cultivando mil veces la idea de conspiraciones en su contra, provocando el olvido de sus orígenes y estrategias, que ignoran a la ley cuando ella no le es propicia.

El populista no sabrá nada de economía, pero sabe mucho de intrigas y maquinaciones de las que es autor, como la última: iniciar el proceso de hacer creer que el IFE está en su contra.

Entremos al corazón del asunto pensando en el riesgo que López Obrador está corriendo, es decir, la apuesta que ha hecho. Todo lo que es y tiene lo ha apostado a ganar la presidencia mexicana. Perderla es igual a anularse, a terminar su carrera política al menos durante seis años.

El monto de la pérdida personal posible de López Obrador es brutal y, desde luego, no la aceptará fácilmente. Menos aún, reconocerá su derrota cuando él se piensa ser depositario del apoyo del pueblo para realizar sus propuestas. Volvamos a ser claros, muy claros.

El peligro que López Obrador presenta no es el de ser de izquierda, ni el tener propuestas políticas de baja calidad.

Una vez en la presidencia, las propuestas de López Obrador podrán ser frenadas y afinadas por el legislativo y el judicial. Quienes ven a este candidato como peligroso por ser socialista y populista se equivocan. López Obrador no es peligroso por su populismo.

López Obrador es la variable de mayor peligro en las elecciones mexicanas por su insaciable apetito de poder, incapaz de reconocer derrotas, y por los actos probables que realizaría en caso de no ser el ganador presidencial o, en caso de serlo, cuando el legislativo rechace sus propuestas. El último de los sucesos es claro y muestra la trayectoria que viene.

Uno de los asesores del candidato dijo que los miembros del IFE han emprendido una campaña de amenazas en contra del este hombre. En mi opinión, la estrategia es totalmente clara, confirmada por ese pequeño suceso, y su sed de poder es innegable.

POST SCRIPTUM

En abril de este año, escribí que López Obrador, en caso de llegar a la presidencia y recibir negativas de los otros poderes,

“no enfrentaría a su presidencia con el legislativo y el judicial, sino al pueblo mismo con esos poderes políticos. Son previsibles manifestaciones populares en casos en los que esos poderes contradigan a la presidencia. El Banco de México y los medios noticiosos podrían ser también presa de marchas de protesta si llegaran a contradecir a la presidencia. Recuérdese que [López Obrador] presupone abiertamente que él tiene el apoyo del pueblo y que la presidencia tiene la sensibilidad para interpretar la voluntad de ese pueblo.”

Un análisis de la plataforma de gobierno de este candidato se encuentra aquí y señala, entre otras cosas, que él se siente depositario de la voluntad popular, a tal punto que se limita a invitar a otros a unírsele en su realización, pues con los demás o sin ellos, él realizará la voluntad popular. La posibilidad de no ser elegido no es siquiera considerada.

ContraPeso.info publicará pronto, en octubre, un análisis de escenarios mexicanos en el que expresamente se señala como variable crucial el reconocimiento de su derrota por parte de los perdedores en la carrera presidencial.

Todo indica hasta ahora que en caso de perder, López Obrador se rehusará violentamente a aceptarlo, atacando la credibilidad del IFE y realizando marchas y bloqueos.

Éste es el peligro real de López Obrador y no su populismo, como se cree. Debe vérsele más como un agitador de masas, que como un político. El 17 de este mes, López Obrador usó estas palabras para hablar del IFE, “… me traen ganas, me ven con malos ojos… no tengo confianza en el árbitro… espero que demuestre que no son empleados del PRI y del PAN… me querían poner una trampa… andan buscando la forma de hacerme a un lado…”

Claramente sigue explotando sus teorías de confabulaciones en contra suya y preparando terreno para colocar dudas en el IFE.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



6 Comentarios en “Miedo a López Obrador”
  1. Roberto Dijo:

    Totalmente de acuerdo, AMLO es un personaje que siempre se ha desenvuelto con estos tintes, provocando la ilegalidad, conflicto y la falta de etica para saber perder.

  2. Aaron Ortiz Dijo:

    Creo que es de gran importancia que el pensamiento del autor se difunda ampliamente entre la poblacion a fin de que tengamos la oportunidad de normar nuestro criterio, tambien seria interesante que alguien del equipo de AMLO nos diera su púnto de vista (si es politica de esta revista). Finalmente estoy de acuerdo con el asunto el problema es que me espanta ver como podemos destrozar nuestro país ya de por si maltratado.

  3. Lorena Figueroa Dijo:

    Excelente reportaje y coincido totalmente con ustedes… Es verdaderamente temible este señor porque sus lucubraciones y ambición de poder son hasta donde tenga que llegar por conseguirlas… Esperemos que los mexicanos seamos conscientes y actuemos con cordura y realidad…
    Gracias

  4. Romualdo Lopez Dijo:

    No entendi cual es el peligro, pero si vi desacalificiones. Me gustaria comentarios serios y de contenido. Clouthier(el gordo) me enacantaba y no se me hacia peligro o que fuera el coco. De verdad no encuetro carnita ni fondo. Ni analisis politico, economico, serio.

  5. Ricardo Dijo:

    En todo lo que escribio el autor nada tiene objetividad, cuando una persona se siente perdida lo más fácil es descalificar y el autor es lo que hace. Ya nomas le falto a el autor echarle una porra a EPN que mal!!!,,, pero en fin, yo solo les pido que a la hora de votar no se dejen engañar con personas como estas que solo descalifican y hablan sin argumentos claros, pero aún mas sin objetividad. Gerras sucias ya no queremos basta!!!!, al pueblo ya no nos engañan.. Lo único que les pido es que antes de votar nos informemos, busquemos información de todos los candidatos y de diferentes fuentes no nos cerremos a nada, pero sobre todo de fuentes que sean objetivas. NOTA DEL EDITOR: ¿falta de objetividad? la columna predijo exactamente lo que hizo López Obrador, exactamente.

  6. Salvador Zendejas Dijo:

    Autor, eres una verguenza. Tambien te lavo la cabeza el PAN en 2006? no eres objetivo, mas alla de mi preferencia politica, la columna no tiene sustento y son solo ideas tuyas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras