Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué es Actitud?
Leonardo Girondella Mora
5 mayo 2016
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


La definición de la palabra ‘actitud’ suele referirse a «el estado de ánimo que se expresa de cierta manera».

O bien, comprenderse como:

«un procedimiento que conduce a un comportamiento en particular. […] el comportamiento habitual que se produce en diferentes circunstancias. Las actitudes determinan la vida anímica de cada individuo. Las actitudes están patentadas por las reacciones repetidas de una persona».

Y, más aún, suele incorporarse un elemento de optimismo versus pesimismo, en aclaraciones como esta:

«Aquellas disposiciones que nos ayudan a desenvolvernos frente a las exigencias del ambiente pueden englobarse en lo que se denomina actitud positiva. […] la actitud negativa es fuente inagotable de sinsabores y sentimientos derrotistas».

Como todo elemento abstracto, ‘actitud’ admite ser definida de diversas maneras, soliendo contener elementos como los siguientes:

• Un elemento personal o subjetivo, propio de cada individuo y variable entre ellos.

• Ese elemento de variedad podría ser usado para construir distintas tipologías de actitud —con la positiva/constructiva versus la negativa/destructiva como la más clara, aunque puedan existir muchas más.

Por eso se habla de actitudes egoístas, altruistas; emocionales, racionales; sensibles, insensibles; impulsivas, reflexivas; y demás.

• Contiene un claro elemento de predisposición personal que se manifiesta en el momento en el que la persona está frente a eso ante lo que tiene predisposición.

La persona, por su actitud, tiende a reaccionar de la misma manera todas las veces que tiene frente a sí un mismo estímulo o estímulos similares —como el ateo frente a la religión en general, ante un rabino o ante el Papa.

• Un elemento de intensidad variable de esa predisposición, que puede ser muy bien ilustrada en la actitud intensa de los fans de equipos de futbol ante equipos contrarios, especialmente los enemigos más marcados —comparado con la escasa intensidad de quien no es fan de ese deporte.

• Un elemento observable, típicamente conductual, que manifiesta una forma de comportarse frente al estímulo —como cuando se habla de observar actitudes provocativas, de desinterés y otras más.

Este elemento observable podrá mantenerse oculto mientras la persona no tenga frente a sí al estímulo que es su objeto.

• Otro elemento de consistencia en el tiempo que da lugar a un patrón de conducta observable y consistente —lo que puede ser ilustrado en la actitud machista que quien tiene esa cierta actitud frente a las mujeres.

• La predisposición que contiene la actitud necesita de un elemento cognitivo, es decir, de conocimiento del estímulo y sobre el que se presupone saber algo —como puede sucederle a quien «sabe» que todos los hombres son violadores y actúa en consecuencia.

• En la predisposición actitudinal hay contenidos esos contenidos de «conocimientos» considerados reales por la persona y que le conforman una inclinación que puede ir de favorable o desfavorable en intensidades muy variables.

Esto es lo que lleva a, por ejemplo, considerar siempre como positivo todo lo que hace y dice el candidato favorecido por la persona —incluso desechando lo malo que se diga de él, quizá por medio de explicaciones extremas.

• La actitud es claramente direccional y específica —está orientada a un objeto que es el estímulo que permite observar la actitud, aunque esto puede ser a veces muy difícil.

Es decir, necesita un objeto externo a la persona hacia el que se dirige la actitud, es decir, esa predisposición interna a la persona.

• Puede ser comprendida como una disposición previa en el ánimo de la persona al enfrentar estímulos diferentes, pero de manera consistente ante estímulos iguales o similares.

• Las actitudes se forman en el tiempo por una mezcla compleja de factores como educación familiar, escolaridad, experiencias, influencias de terceros —y mucho más.

Esta formación paulatina de actitudes muestra que su cambio no puede ser veloz y que en lo general requerirá también tiempo.

&&&&&

Una gran manera de resumir lo anterior es la siguiente, en una página que merece ser visitada para este tema:

«Conjunto de creencias y de sentimientos que nos predisponen a comportarnos de una determinada manera frente a un determinado objeto» psicologia-social-roiel.blogspot.mx/

Y que contiene tres elementos centrales:

Cognitivo: el conocimiento que la persona presupone tener acerca del objeto de su actitud,

Afectivo: la opinión resumida general, favorable o no, del objeto de la actitud.

Conductual: la predisposición orientada a la conducta de patrón consistente.

Addendum

Las actitudes tienen un gran terreno de observación y estudio en la Política:

«La actitud política es una disposición persistente que condiciona las reacciones ante situaciones políticas. Se manifiesta en diversos modos de afrontar las relaciones con el poder: frente a la autoridad (obediencia, aceptación, rebeldía); frente al gobierno (aceptación, indiferencia, cuestionamiento) ; y en diversas representaciones sobre los fines que debiera cumplir el poder, o reacciones frente a estímulos políticos diversos: tensiones internacionales, conflictos sociales, problemas financieros, cuestiones religiosas, etc». eumed. net

Incluso, las preferencias políticas de muchos podrían verse como ejemplos de actitud frente a, por ejemplo, mercados libres por parte de un socialista, un liberal, un conservador, un capitalista, o cualquier otro —ante los que ellos mostrarán diversas intensidades favorables o desfavorables.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras