Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Manzana Ataca de Nuevo
Eduardo García Gaspar
5 mayo 2003
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El mercado de la música debe ser uno de los más grandes que existen, o al menos uno de los más universales. Prueba de esto es la existencia de mercados piratas de música, que son el aprovechamiento ilegal de una oportunidad de mercado, es decir, sencillamente un robo abierto.

También está otro fenómeno de lo más interesante, que es el intercambio gratuito de pistas musicales por medio de la RED. Desde luego, la consecuencia es una enorme pérdida de ingresos en la industria de la música y sus afiliados.

Lo interesente es explorar la razón por la que millones de personas se han salido de los mercados formales y acuden a la RED, o al mercado pirata. Adelanto dos razones posibles.

Una es el costo ridículamente alto de los discos legales.

Otra es la ignorancia que la industria de la música muestra sobre nuevos canales de distribución, o lo que es lo mismo su atraso tecnológico.

Pero en una época como la nuestra, las cosas suceden a pesar de que alguien se quiera quedar quieto.

Un ejemplo de esto es el fenómeno del iPod, creado por Apple, los ingeniosos tipos que nos dieron la mejor computadora que ha existido hasta ahora. El IPod es en realidad un disco duro externo, pero que tiene una particularidad, la de poder almacenar música comprimida aún más que el sistema MP3 y que suena mejor.

Hay varias versiones, todas muy pequeñas, y pueden almacenar desde 2,500 canciones hasta 7,500. Es decir, usted puede traer en el bolsillo muchísimas más canciones que las que tocan las estaciones de radio que usted oye.

El ataque de la tecnología es por tanto, doble, a la radio y a la industria de la música.

Porque, además, Apple pondrá a la venta en línea canciones por menos de un dólar que cualquiera podrá bajar de la RED y almacenar en el IPod. Y esto es una amenaza para las tiendas de discos.

En fin, sucede lo que tiene que suceder y eso es sencillo: la tecnología cambia las reglas del juego y quien no está al día, ve a su negocio quedarse atrás. La industria de la música no dio respuesta al uso de otros canales de distribución y se quedó quieta insistiendo en precios altos.

La radio se queda limitada en su estrecha selección musical y sus esquemas antiguos, mientras los consumidores poco a poco se van moviendo a escuchar lo que quieren, sin sufrir las consecuencias de la promoción pagada de las disqueras.

Y las tiendas de discos irán reduciendo sus ventas a menos que ofrezcan otras opciones. Le digo, la tecnología es maravillosa y en manos de la gente de Apple, ella se convierte en realidades que desafían la imaginación.

Por lo pronto, ya encargué mi iPod, el más reciente, con capacidad de 7,500 canciones, con agenda y directorio. Voy a seleccionar lo mejor de mis discos y me sobrará espacio para bajar de la RED legalmente la música que yo quiera para oírla cuando yo lo quiera en donde yo lo desee.

Sin las molestias de estaciones de radio que insultan la inteligencia, de tiendas de discos que no tienen lo que yo quiero y sin pagar precios absurdos por discos que tienen pistas que no me interesan.

La lección es fenomenal: la industria que se queda quieta va a ser tarde o temprano golpeada duramente por la bienvenida tecnología que satisface mejor mis deseos. ¡Viva Apple!

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras