Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
“Amlocracia”
Leonardo Girondella Mora
1 diciembre 2006
Sección: GOBERNANTES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


A principios de septiembre, Enrique Krauze, el historiador y escritor mexicano, publicó una columna que vale la pena recordar en sus partes centrales, especialmente en este día en el que inicia un nuevo gobierno mexicano —antes, en Agosto, había yo escrito también la columna “La democracia soy yo” con el mismo tema, sobre AMLO como Su Alteza Terquisísima.

La intención de Krauze es tratar de entender qué es lo que López Obrador piensa que la democracia es —obviamente no es como la entiende el ciudadano común, pero tampoco como la comprende el experto en la materia.

Con la suavidad de su estilo, Krauze deja una idea simple: para López Obrador la democracia es López Obrador y todo lo demás son tonterías. Dice el escritor que,

“Un caudillo carismático con aspiraciones mesiánicas, mentalidad totalitaria y métodos fascistas ha logrado convencer a un sector minoritario, decreciente, pero todavía significativo de la opinión (tal vez 4 millones de personas, el 10% del electorado), de que la democracia no es la democracia: que la democracia es la “verdadera democracia”, según él la decreta”.

La definición de López Obrador es, en otras palabras, egocéntrica: la democracia soy yo, lo que yo diga, lo que yo piense, lo que yo mande. Las evidencias que apoyan la tesis de Krauze son abrumadoras —incluyendo la fantasía de un nombramiento “legítimo” con todo el ceremonial imaginado.

Poco hay que agregar al respecto, pero sí sobre el momento de la historia mexicana en el que todo esto sucede. Tomo los datos del escritor,

• “1867-1876, un primer intento de estado de derecho y régimen constitucional, que finalizó en un golpe de estado.

• 1911-1913, el segundo intento, fracasado con otro golpe de estado.

• 2000 – ?, el tercer intento, en proceso y amenazado por “un mesías tropical”.

Los golpes de estado no fueron disfrazados con palabras agradables de disfraz democrático. El tercer intento sí tiene esa amenaza, la de “la retórica de la democracia para acabar con ella”. Es decir, la redefinición de la democracia a un concepto personal, subjetivo que significa: democracia es lo que López Obrador diga y mande.

Y en ese intento son reveladas, en mi opinión, partes de su mentalidad:

• Las leyes son instrumentos de imposición porque limitan las acciones que él puede realizar —él es el poder y no debe tener las limitaciones que imponen las democracias.

• La división del poder es un freno al poder que él debe tener —él es legislador, juez, ejecutor —la división democrática del poder es indebida porque le impone limitaciones.

• Él encarna la voluntad del pueblo —es el líder, el salvador y es moralmente erróneo sujetarlo a procesos como elecciones.

• El lenguaje está a su servicio para redefinir a la democracia, para llamar “pacifico” a lo violento, “legítimo” a lo falso.

• La disyuntiva es clara: si no ha conseguido el poder por medio de las elecciones, lo conseguirá por medio de la violencia —no hay otras opciones y ahora una sola de ellas le queda disponible.

Termina Krauze su columna con estas palabras,

“Hace casi 86 años México cerró el ciclo de una revolución que costó un millón de muertos. Desde entonces ha vivido en paz. Es un país plagado de problemas de injusticia, pobreza y corrupción, pero ha hecho avances notables en su transformación económica, sus programas sociales y su vida política. Sería una desgracia que desembocara en la violencia.

México no es una democracia más en el mapa mundial: es el vecino y socio de Canadá y Estados Unidos y el fiel de la balanza para que América latina marche por el camino de Brasil y Chile, no por el de Cuba y Venezuela. El apoyo y la comprensión de la opinión internacional a la democracia sin adjetivos que hemos conquistado es ahora más necesario que nunca”.

Lo que los mexicanos tenemos enfrente es y ha sido muy claro por meses —no es posible ignorarlo ni permanecer indiferentes: López Obrador tiene en mente una revolución que lo lleve al poder.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras