Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Estudios y Oportunidad de Trabajo
Eduardo García Gaspar
2 noviembre 2007
Sección: ESCUELAS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es la historia, hasta hoy a sus 24 años, de un hombre que vive con sus padres en Buffalo, EEUU. No encuentra trabajo y debe mucho dinero. Se considera ambicioso y trabajador. Tiene estudios universitarios, para los que pidió prestado. Terminó la carrera, de Historia y dice que para eso no existen empleos bien pagados, que el mundo es cruel, que no quiere un trabajo con horario de nueve a cinco.

Por un tiempo fue guía de turistas en Alaska durante la temporada, pero regresó a su casa, la de sus padres. No desea sacrificar sus ideas trabajando en un banco u otra empresa. Pero tiene que pagar sus deudas y eso, según él, le impide trabajar para mejorar a su país y no le deja viajar. Quiere cambiar la manera en la que el gobierno financia la educación superior.

Aunque el texto original de la columna escrita por ese joven resulta ridícula por sus razonamientos y expectativas, el tema que trata es uno de importancia. O mejor dicho dos temas. Uno es el de la conexión entre los estudios y las oportunidades de trabajo; el otro es el de la conexión entre la mente de los jóvenes y el mundo real. Son dos cosas diferentes.

Primero, esa conexión entre el mundo y la academia. Una historia ejemplifica esto. Un alumno mío estudiaba Letras Españolas. Le pregunté cuál sería su trabajo una vez terminada la carrera. Me dijo que podía ser escritor, o profesor de la misma materia de letras, o trabajar en una editorial. Reconoció limitaciones de su especialidad, cosa que no hizo otro estudiante, que estudiaba Sociología: no tenía la menor idea que qué trabajos había para él.

Esto lleva a poner en tela de juicio un prejuicio. Se dice que es mejor tener educación universitaria que no tenerla. No está mal como principio general, pero hay más. Debe tenerse la educación universitaria correcta. Por correcta quiero decir la que proporcione oportunidades razonables de trabajo posterior. Y esta es una consideración que el joven debe hacerse antes de entrar a la universidad. Quien entra a realizar estudios de varios años de un campo tiene la responsabilidad de saber con cierta certeza las posibilidades de trabajo posterior.

Golpearse con la realidad de no encontrar trabajo posterior puede ocasionar la absurda reacción del joven estadounidense, pero también, la creación de grupos de universitarios desempleados que descontentos con su decisión quieran culpar al resto de su error y comiencen revueltas buscado regímenes ideales para ellos. El corazón del asunto es doble. Por un lado, estudiantes buscando carreras de las que poco conocen de sus oportunidades futuras. Pero también, universidades ofreciendo esas carreras sin información sobre posibilidades de empleo.

Segundo, la conexión entre el estudiante terminando su carrera y el mundo real al que se enfrenta. Es muy diferente a la conexión anterior. El mundo estudiantil es diferente al real, más idealista, descansado y tranquilo que el real. No hay en el mundo estudiantil una relación tan directa entre libertad y responsabilidad como en el mundo real del trabajo. Algunos de los estudiantes pueden querer no aceptar el mundo real y verlo como injusto, malo, imperfecto.

Esta reacción negativa, creo, será en general más pronunciada conforme el tipo de carrera se aleje del mundo real. Un administrador de empresas o un ingeniero químico o un abogado o un contador tendrán más contacto con el mundo real durante sus estudios que los alumnos de otras carreras, como Filosofía, Historia, o Letras…. que son las que me imagino, también posean menos oportunidades de empleo.

Si lo que digo es cierto, entonces podría proponerse una tesis a probar: las personas con más tendencia a inquietar a la sociedad en lo político con ideas de tener un sistema más justo serán los que hayan estudiado las carreras con menos oportunidades de trabajo posterior. Como ese joven estadounidense, que quiere mayor intervención gubernamental para que exista un mundo justo, en el que él no tenga que pagar sus deudas de estudio.

En fin, es sólo una idea que no suena descabellada. Lo poco que he leído al respecto indica que sí, que esa tesis es real.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras