Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Regreso Del Salvaje
Eduardo García Gaspar
13 marzo 2008
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El embrollo de los terroristas de las FARC en Ecuador atacados por Colombia sacó a la superficie algo que es menos sorpresivo de lo que aparenta. Me refiero a la presencia de estudiantes mexicanos en el campamento atacado por el ejército colombiano. El caso más famoso es el de la joven Moretti, herida en ese ataque, pero hay más. La situación ha sido discutida bajo dos puntos de vista.

Las partes que defienden a los estudiantes mexicanos que se encontraban en un campamento terrorista señalan que esas personas no eran terroristas. Que eran investigadores, que realizaban estudios, que eran gente con inquietudes, que no se les debe calificar de criminales. Del otro lado están los juicios más escépticos, los que dicen que no es muy creíble que los terroristas hayan aceptado la presencia de estudiantes o investigadores que no fuesen partidarios suyos absoluta y totalmente dignos de su confianza.

Una mente más o menos razonable, partiría de un principio lógico: no conceder la razón a ninguna de las partes hasta no tener pruebas en alguno de los sentidos. Pero, además, esa misma lógica puede funcionar por mero sentido común y concluir que estar asociados con las FARC no es una posición imposible para el ala violenta de la izquierda mexicana, la que cree que el problema político se resuelve por medio de la violencia que destruya el orden establecido.

Las simpatías hacia las FARC son muy conocidas en ese segmento de la izquierda muy localizado en la UNAM. Sería sorprendente que no hubiese también contactos entre las partes. El celo con el que opera un grupo terrorista es comprensible y sólo abriría sus puertas a simpatizantes reales, probados e involucrados en su misión. No creo que si usted y yo pedimos visitar sus instalaciones nos acepten porque estamos haciendo una investigación académica. Mi conclusión es la natural y lógica, con la información que existe.

¿Sorprende el descubrimiento abierto? No lo creo. Es más bien una confirmación de otras situaciones que apuntan en la misma dirección: existen ligas entre los movimientos terroristas y guerrilleros de varios países. También ellos se han globalizado y acuerdan tratados de intercambio y colaboración. Lo que sorprende es otra faceta del embrollo y que no ha recibido tanta atención: aún existen personas que creen en la opción política violenta. Es como un regreso a principios del siglo pasado y los anarquistas con bombas.

Me parece claro que todavía existe quien piensa que atentar contra la vida de otros y que matar y secuestrar es una vía aceptada para cambiar por la fuerza la política de un país. Sé que existe esa mentalidad, pero no la comprendo. No entiendo que quiera destruirse todo para construir de la nada una sociedad que ellos quieren imponer en el resto. Es una opción peor que la de una guerra. Las guerras entre naciones al menos admiten que se trata de una última opción. Para éstos, es la única opción.

Me gustaría conocer en detalle cómo es que personas relativamente jóvenes han aceptado esas ideas… porque no son ellos quienes las crearon. Han sido otros quienes las produjeron y lograron convencer a algunos pocos de ellas. Los jóvenes son aún muy tiernos para tener ideas propias: son ellos más bien seguidores entusiastas de creencias ajenas. El problema es que algunas de esas creencias son terribles. Aceptar que la violencia es la única opción política es validar regímenes terribles, como los de los nazis y los soviéticos, donde las personas eran medios y no fines en sí mismos.

Lo que me parece razonable es suponer que no son esos jóvenes los que crearon las ideas, sino otros quienes los han indoctrinado de maneras que son fanáticas y fundamentalistas. Para ellos no hay posibilidad de hablar, de razonar, de discutir, ni de negociar. Si no se hace lo que ellos dicen, entonces matan. No quito responsabilidad a los jóvenes que optan por esa vía, pero pongo el origen de su indoctrinación en otros. Si su forma de comportarse se volviera regla normal, la edad de las cavernas sería vista como una época de progreso y prosperidad.

Post Scriptum

Reportó Grupo Reforma:

Respaldaba estudiante mexicano a las FARC (12-Mar-2008).- MÉXICO.- Juan González del Castillo, el joven mexicano muerto en Ecuador a manos del Ejército colombiano, se reconoció hace cuatro años ante Grupo REFORMA como miembro del Núcleo Mexicano de Apoyo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)… González pereció el 1 de marzo durante el ataque de tropas colombianas contra las FARC en territorio de Ecuador…


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras